X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Top doce

Casa Carmela

Toni Novo

La paella más ortodoxa y perfecta de València es infinitamente más que eso: un restaurante ejemplar dedicado al producto y al hedonismo más radiante.

La gran subida de esta edición del Anuario 2020 de la Guía Hedonista es sin duda este Casa Carmela de Toni Novo —la pregunta ante la escalada (desde la sección Arroces hasta el flamante TOP12) parece de perogrullo: «¿Ahora te das cuenta, Terrés?»—. Pues sí: ahora me doy cuenta. Y es que, a veces, el amor es así, lo tienes frente a las narices y no lo ves precisamente por eso. Qué mala cosa es la costumbre.

La arrocería la monta su bisabuelo José a comienzos de la década de los años veinte (a puntito del centenario), pasa a manos de sus hijos Toni y Lola y después a los hijos de estos: Lola y Alfonso (padres de Toni) y sus tíos, Jesús y Carmen, quienes toman las riendas en los setenta. Dos momentos clave: en 2011 Toni toma los mandos del negoci y en 2017 lleva a cabo la reforma que acicala el restorán hasta lo que es hoy. Una barra que da la bienvenida al prójimo —¿una barra en una arrocería? pues sí, precisamente—, una entrada más luminosa y algunas sillas altas frente al espectáculo que debe ser cada día ver arder los arroces sobre la leña de naranjo: cómo deben flipar los noruegos con nuestro ritual de ascuas, sudor y alegría. Es lo que pasa cuando estás vivo, Johannes. Aquí, claro, no se juega con su señoría: azafrán, judías, arroz, pollo, agua, sal, aceite, garrofó, conejo y tomate.

La barra es perfecta porque allí la vida, que sucede entre las copas y el Mediterráneo, brilla con más ímpetu; Carmela son sus arroces pero también su excepcional mirada hacia el género, y aquí está el sorpasso del señor Novo porque no hay que dejarse engañar por el letrero: está usted ante una arrocería pero también ante una casa de comidas que gira en torno a una materia prima excepcional. Gamba roja de la lonja de Dénia, espardenyes, quisquillas, cañaillas, ortiguillas, navajas o tomate del Perelló.

Dice el proverbio que «ningún placer dura lo suficiente» pero el notas que lo escribió nunca vivió una sobremesa en este templo del vivir bonito.


¿Qué puedo encontrar?

  • Producto

  • Arroz

¿Qué pido?

Paella valenciana, evidentemente