GRUPO PLAZA

panel de expertos

Nueve financieros explican el porqué de la pujanza de las operaciones corporativas en la Comunitat

8/08/2021 - 

De izquierda a derecha arriba: Ximo Villarroya (Livinsgstone Partners), Maite Ballester (Nexxus Iberia), José Ignacio Lluch (Main), Alicia Martín (LB Oprent) y Francisco Soler (Garrigues). Abajo, y en el mismo orden, Ignacio Aparicio (Andersen), Francisco Martínez (Uría Menéndez), Enrique Lucas (Anaford) y Roberto de la Cruz (Saville Capital)

VALÈNCIA. 'El despertar del capital riesgo en la Comunitat Valenciana en plena pandemia'. Así titulaba este diario el pasado 24 de enero, cuando no se había cumplido ni el primer mes del año. Seis meses y medio después, las operaciones M&A -mergers and acquisitions o fusiones y adquisiciones en español- se han disparado, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. 

Pero, ¿qué hay detrás de ello? Nada mejor que contactar con nueve reputados expertos en la materia para conocer su visión al respecto, con el fin de dar una mayor pluralidad de opiniones a los lectores de Valencia Plaza.

A continuación sus respuestas sobre el porqué de esta 'efervescencia', si se están encareciendo los precios, tendrá esta tendencia continuidad en los próximos meses y a qué se debe que principalmente sean los sectores agroalimentarios e industrial los que están en el radar de los 'players'.

Enrique Lucas, socio de Anaford

-¿Cuáles son las claves de la pujanza de las operaciones M&A en la Comunitat Valenciana en lo que va de ejercicio? ¿Se están saliendo los precios por encima de lo normal?
-Desde mi punto de vista el aumento de las operaciones de M&A en la Comunitat Valenciana es el resultado de un incremento en la demanda a nivel general, unido al especial atractivo que presenta el tejido empresarial valenciano. Por un lado, la situación actual de tipos de interés y de los mercados financieros de renta fija ha provocado una deriva -o mayor demanda- de la inversión privada hacia el private equity en busca de mayores rentabilidades. Adicionalmente cada vez es mayor la tendencia a la concentración empresarial, buscando aumentar la competitividad empresarial. Todo ello en un mundo cada día más globalizado donde el 'pequeño' lo va teniendo cada vez más difícil. Ambas circunstancias, entre otras, han provocado un aumento en el número de operaciones en los últimos años. A esa tendencia generalizada se le suma el especial atractivo que tiene el tejido empresarial valenciano, tanto para determinados fondos de inversión de capital privado como para compañías en búsqueda de integraciones. Contamos con empresas que siendo punteras en sectores como el agroalimentario, cerámico e industrial todavía tienen un enorme potencial de crecimiento. Además, por su tamaño tienen un encaje perfecto en procesos de integración o concentración. No hay que perder de vista también el carácter familiar de nuestro tejido empresarial. Muchas empresas familiares encuentran en las operaciones de M&A una solución o salida al problema que puede generar el relevo generacional y la sucesión. Todo ello propicia un ambiente favorable a este tipo de operaciones. Por lo que respecta al precio, desde luego el exceso de liquidez en el mercado del private equity genera un aumento de los precios, pero hay que ponerlo en perspectiva. No es solo una mera cuestión de oferta y demanda, el potencial de crecimiento y el posicionamiento en sectores y mercados estratégicos influyen en el valor de determinadas compañías. El problema es que, erróneamente, muchas veces se toma como comparable el precio de una transacción determinada.

-¿Tendrá continuidad este proceso en los próximos meses?
-Sin duda, creo que seguiremos viendo un gran número de operaciones interesantes durante los próximos años y que la tendencia será creciente. Pese a que pueda llamar la atención el incremento de este número de procesos, proporcionalmente estamos muy lejos del volumen de operaciones de este tipo que, por ejemplo, se hacen en Estados Unidos.

-¿Por qué se están concentrando especialmente en los sectores de agroalimentación e industrial?
-Por lo que respecta al sector agroalimentario, su carácter anticíclico y el grado de especialización y profesionalización de muchas empresas del sector, lo hacen especialmente atractivo. En España -y especialmente en la Comunitat Valenciana- contamos con empresas muy sólidas y relevantes en el sector. Son compañías que han sabido internacionalizarse y estar presentes de manera solida en los mercados internacionales. Adicionalmente hay una tendencia en el sector hacia la concentración y esto está acelerando muchas transacciones. Por su parte, el sector industrial es quizás el más tradicional en este tipo de operaciones. La concentración, la integración de procesos y la búsqueda de economías de escala son siempre un aliciente en el sector industrial, incluso a veces se convierten en necesidad.

José Ignacio Lluch, socio director de Main

-¿Cuáles son las claves de la pujanza de las operaciones M&A en la Comunitat Valenciana en lo que va de ejercicio? ¿Se están saliendo los precios por encima de lo normal?
-El parón de la actividad provocado por la pandemia y la consecuente crisis económica junto a la incertidumbre han acelerado estrategias entre los empresarios en dos líneas muy definidas: por un lado, la decisión de desinvertir o dar entrada a nuevos socios en su capital; y, por otro, impulsar un crecimiento por adquisiciones y aprovechar las oportunidades que toda crisis genera. Otra clave es la enorme liquidez existente en los mercados que, una vez superada la etapa más crítica, vuelve a interesarse en invertir en empresas creadoras de valor. En cuanto a los precios hay de todo. Valoraciones ridículas por sí cuela, formas de pago del precio con un componente aplazado y condicionado a determinados resultados futuros y, a su vez, altas valoraciones en empresas de un cierto tamaño, bien gestionadas y con capacidad de crecimiento ya sea orgánico o por adquisiciones. Este tipo de empresas, al haber mucha liquidez en el mercado y escasez de excelentes activos, provoca una importante tendencia a subir la valoración.

-¿Tendrá continuidad este proceso en los próximos meses?
-Indudablemente. La tendencia para lo que queda de ejercicio va a ser de mucha actividad de M&A, dado el número de transacciones ya iniciadas y en marcha.

-¿Por qué se están concentrando especialmente en los sectores de agroalimentación e industrial?
-El agroalimentario se ha mostrado como un sector donde las crisis en lugar de hundirlo lo potencian. En la Comunitat Valenciana hay muchas y buenas empresas del sector y, por su carácter familiar y tamaño, suponen un importante nicho de adquisiciones o transacciones corporativas. El sector industrial ha sufrido mucho por la crisis y está bastante fragmentado, por lo que por razones estratégicas también se están produciendo transacciones. Se busca crear tamaño y consolidar grupos más solventes para competir.

Francisco Martínez, socio de Uría Menéndez

-¿Cuáles son las claves de la pujanza de las operaciones M&A en la Comunitat Valenciana en lo que va de ejercicio? ¿Se están saliendo los precios por encima de lo normal? 
-Hay una enorme cantidad de liquidez que ya existía antes de la pandemia y que se ha visto de alguna forma contenido durante todo este tiempo. Ahora que parece que estamos -a pesar de la quinta ola y la regresión que supone- en la dirección correcta para superar la crisis sanitaria; todo ese apetito inversor está proyectándose de una forma extraordinaria. Esto es especialmente evidente en la Comunitat Valenciana por la tipología del tejido empresarial: pequeñas y medianas empresas, con una clara vocación exportadora y con un componente notable de innovación. Son objetivos especialmente atractivos para ser objeto de adquisición por industriales (con la concentración que implica) y por inversores más financieros.

-¿Tendrá continuidad este proceso en los próximos meses?
-Sí, es muy probable que presenciemos un mantenimiento de la intensidad de la actividad de fusiones y adquisiciones en 2022 y en 2023.

-¿Por qué se están concentrando especialmente en los sectores de agroalimentación e industrial?
-Son sectores que han resistido muy bien a la pandemia. Las cadenas de suministro no se han interrumpido y esa situación ha contribuido a robustecer a aquellas empresas que no estaban ligadas a la actividad turística. También cabe destacar la pujanza del sector energético por estar inmersos en un proceso de transición energética imparable. En este sentido, el M&A en el ámbito de las energías renovables se encuentra en un momento álgido.

Ignacio Aparicio, socio director del área de Mercantil y M&A de Andersen

-¿Cuáles son las claves de la pujanza de las operaciones M&A en la
Comunitat Valenciana en lo que va de ejercicio? ¿Se están saliendo los precios por encima de lo normal?

-Son muchos los factores clave de la pujanza de las operaciones de inversión en nuestra Comunitat que están creando una suerte de 'tormenta perfecta' para las inversiones:

  • La gran liquidez en el mercado, propiciado por los poderes públicos para la recuperación tras la pandemia y por el ánimo inversor del capital privado. Los fondos de inversión siempre han sabido adaptarse a las crisis cíclicas y adelantarse a los acontecimientos. Sin duda, esta situación no es una excepción y se está viendo cómo, en muchos casos, el capital privado está ganando la batalla por la financiación a entidades bancarias o mercado de capitales, sabiendo interpretar las mejores opciones para movilizar el dinero.
  • El interés de dicho capital privado en sectores estratégicos de nuestra economía, fundamentalmente en aquellos tan resilientes como el agroalimentario o tecnológico puesto de manifiesto en las épocas más difíciles, siempre resistentes y adaptables en momentos de crisis.
  • Nuestro dinamismo, la cada vez mayor competitividad de nuestras empresas por varios factores como la progresiva profesionalización y crecimiento de nuestra empresa familiar, nuestras excelentes infraestructuras logísticas, el espíritu de emprendimiento e innovación de nuestro tejido empresarial...

Todo ello determina que la recuperación económica -tras la gran crisis sufrida por la pandemia- pueda desarrollarse con mayor velocidad en nuestra Comunitat. En cuanto a los precios, salvo en algún sector u operación reciente y si se puede generalizar, no percibimos que estén por encima de lo normal. Es cierto que hay gran competitividad en la inversión pero ello no equivale a pagar más por lo mismo; la gran especialización de los fondos y necesidad de los vendedores de recibir la inversión para crecer propician la inversión en el proyecto más allá de realización de valor por los vendedores por desinversiones o exits. Se dice siempre que las épocas de crisis suelen ser buen momento para comprar, no para vender.

-¿Tendrá continuidad este proceso en los próximos meses?
-Los datos no engañan y durante los primeros seis meses de 2021 se han movilizado más de 50.700 millones de dólares (43.000 millones de euros, aproximadamente) en transacciones con participación española, el mejor dato de los últimos tres ejercicios. Se puede predecir que esta tendencia va a continuar en los próximos meses viendo la actividad del mercado. Nosotros lo percibimos claramente en nuestro día a día como firma de servicios especializada en asistir en los procesos de inversión, tanto por el número de deals -rondas de financiación que manejamos- como por los procesos de revisión previa de compañías que se nos encomiendan con relación a otros años. Sigue creciendo el interés de los fondos en nuestro país y la recuperación económica, que sin duda se va a producir, va a propiciar aún más el ánimo inversor. El capital privado es mucho más ágil y profesionalizado que las ayudas y mecanismos de participación organizados por el Estado a través de SEPI y/o Cofides, que llegan tarde o no están llegando, en la mayoría de los casos mediante financiación y si es con participación en capital, no aportarían la experiencia y capacidad gestora del private equity y compartición de riesgo y ventura de la empresa, maximización del beneficio... Es buen momento también para aquel inversor industrial -no financiero- que desea reforzarse y posicionarse bien en el mercado a través de alianzas e integraciones para optimizar la recuperación económica que se nos viene.

-¿Por qué se están concentrando especialmente en los sectores de
agroalimentación e industrial?

-Añadiría el sector de las renovables y la transformación medioambiental (gestión del agua, de residuos, energías limpias, biotecnología y el sector de nueva movilidad). Lo haría por diversas razones: son sectores muy resilientes y resistentes -como el agroalimentario- o bien con gran capacidad de recibir inversiones, aplicando innovación a procesos productivos tradicionales, todo ello pese a los retos del sector de adaptarse a nuevas necesidades y exigencias de mercado, mejorar la productividad y competitividad. Las empresas están reforzando sus capacidades tecnológicas para originar oportunidades de inversión, especialmente todo lo relacionado con la automatización de procesos y robótica. Asimismo, la propia estructuración de nuestro tejido empresarial valenciano en determinados sectores -todavía dispersa y atomizada- propicia la concentración mediante fusiones y adquisiciones. Por último, destacar que todo lo relacionado con los criterios ESG tendrá una gran importancia en esta segunda mitad de 2021 a la hora de la toma de decisiones para invertir.

Maite Ballester, Managing Partner in Private Equity en Nexxus Iberia

-¿Cuáles son las claves de la pujanza de las operaciones M&A en la Comunitat Valenciana en lo que va de ejercicio? ¿Se están saliendo los precios por encima de lo normal? 
-El incremento de operaciones de M&A está ligado al capital privado. 2019 fue un año récord en número de transacciones, y tanto en España como en la Comunitat Valenciana se están superando los datos de aquel ejercicio en lo que llevamos de 2021. En España, durante el primer semestre de este año, se mantiene la recuperación del sector de capital privado iniciada en el segundo semestre 2020. Se ha incrementado la inversión un 27% en términos monetarios respecto al mismo período del año 2020 y un 7% en términos de número de transacciones. Esta dinámica también se ha percibido en el tejido empresarial de la Comunitat que, de acuerdo con datos estadísticos, ha incrementado el número de transacciones un 207% en el primer semestre de 2021 respecto al mismo periodo del año pasado y un 13% sobre el mismo de 2019. Este aumento en el número de transacciones se debe principalmente a las oportunidades que genera el mercado español, la disponibilidad de recursos de las gestoras nacionales e internacionales y la confianza de las gestoras internacionales en la empresa de la Comunitat Valenciana. Algunas transacciones destacadas son Alnut comprada por el fondo italiano DeA Capital, Xilxes Llusar por MCH, Grupo Royo por Grupo Roca, Imex Products por Atitlán, Ivnosys fue comprada junto a Signaturit por el fondo PSG, Caiba por Portobello y Secna Natural Ingredients por EQT, entre otras.

-¿Tendrá continuidad este proceso en los próximos meses?
-No hay ningún indicio que haga pensar que vaya a disminuir el ritmo de transacciones. Los fondos de capital privado siguen disponiendo de mucha liquidez que debe ser invertida en los próximos meses. Adicionalmente, la pandemia de la covid-19 ha provocado que muchas compañías tengan que recurrir a estas fuentes de financiación para poder acometer sus planes de expansión. Además, en la Comunitat Valenciana, debido al gran número de transacciones realizadas en años anteriores, hay 251 compañías participadas por fondos de capital privado, que representan un valor de cartera de 2.105,2 millones de euros, que podrán salir a venta en los próximos meses.

-¿Por qué se están concentrando especialmente en los sectores de agroalimentación e industrial?
-El capital privado no mostró interés en el pasado por el sector agrícola debido a las características intrínsecas del sector como son la exposición a las condiciones meteorológicas y la variabilidad en los precios. No obstante, en los últimos años los fondos nacionales e internacionales han sido conscientes de que España -y más concretamente Almería, Murcia y la Comunitat Valenciana- presentan una ventaja competitiva sostenible por su clima respecto al resto de países europeos. Esto ha propiciado que se incremente el interés por el sector en los últimos años, algo que continúa con fuerza en 2021. Un ejemplo es la adquisición de la naranjera Xilxes Llusar por MCH. Además, la industria alimentaria y la agrícola muestran un comportamiento anticíclico, algo muy valorado en momentos de incertidumbre económica. Otro buen ejemplo de ello es la compra de Alnut por el fondo italiano DeA Capital o la adquisición de Secna Natural Ingredients por una compañía participada por el fondo EQT. El sector industrial, por su parte, también ha experimentado transacciones relevantes en la Comunitat Valenciana. Esto se debe, entre otros factores, a las mayores necesidades de capital del sector industrial para acometer planes de crecimiento, así como a la escasez de liquidez en las empresas como resultado de los diferentes períodos de cese de actividad económica. Además, la Comunitat Valenciana tiene una gran especialización en determinados subsectores del ámbito industrial como la producción de envases o la construcción de materiales de baño, lo que propicia la existencia de compañías especializadas que resultan interesantes para los inversores. Algunos ejemplos son la compra de Grupo Royo por Grupo Roca, la de Imex Products por Atitlán o la de Caiba por Portobello.

Roberto de la Cruz Guillén, socio de Saville Capital

-¿Cuáles son las claves de la pujanza de las operaciones M&A en la Comunitat Valenciana en lo que va de ejercicio? ¿Se están saliendo los precios por encima de lo normal?
-Hay una combinación de factores: desde compañías que quieren aprovechar la situación de competidores que han quedado tocados, pasando por empresarios cuyos sectores han avanzado 10 años en digitalización y necesitan cambiar sus modelos de negocio para adaptarse, innovar y crecer. Luego está el factor estructural de la jubilación de baby boomers, con empresas sin relevo generacional o con gobierno corporativo pobre, o que necesita avanzar en su profesionalización. Hay muchos fondos de capital riesgo con las alforjas llenas y eso junto con el efecto del coronavirus, que ha dejado a muchos sectores tocados, hace que los fondos solo tengan la mitad de la industria para invertir hoy, lo que genera procesos competitivos con enorme presión en precios al alza para poder entrar. La Comunitat Valenciana tiene un tejido industrial amplio y diverso, motivo por el cual es normal que haya actividad tanto por compradores industriales como financieros.

-¿Tendrá continuidad este proceso en los próximos meses?
-La situación mejorará para algunos sectores según como funcionen los fondos europeos de reconstrucción (asignación de capital, velocidad en la gestión...) y seguirá bien para los anticíclicos como salud, farmacéutico, alimentación..., por lo que el entorno de negocios puede ser el adecuado para mantener velocidad de crucero. El apetito de los fondos es enorme, lo que continuará actuando como catalizador de operaciones corporativas. El problema lo tienen aquellas industrias cuyos márgenes dependen de las materias primas -con alto consumo energético en sus procesos-, con proveedores de Asia, o que compran en dólar para no erosionar sus márgenes y capacidad de servicio. Las compañías que operen ahí deberían analizar sus opciones estratégicas para ganar tamaño y economía de escala bien, liderando procesos de concentración o bien formando parte de proyectos industriales y empresariales de mayor dimensión.

-¿Por qué se están concentrando especialmente en los sectores de agroalimentación e industrial?
-La alimentación es un sector anticíclico con una enorme diversidad. Por parte de la demanda, los retailers están enormemente concentrados y sigue su proceso de concentración, digitalización y adaptación a los nuevos modelos de demanda de los consumidores. Eso hace que por la oferta las compañías tarde o temprano tengan que llevar a cabo procesos de concentración para poder innovar, dar servicio y competir. España es una potencia en alimentación y la Comunidad Valenciana más en determinadas referencias como por ejemplo Grefusa, lo que significa que hay un tejido empresarial amplio y con liderazgo en determinados formatos y referencias con vocación de crecimiento inorgánico. Si Lidl saca un tender a nivel europeo, o tienes una dimensión mínima o no podrás entrar en determinadas gamas y segmentos del mercado porque no tendrás margen o no puedes garantizar el suministro en tiempo y forma. Esas circunstancias -unidas a la fragmentación de muchos segmentos de mercado- generan el caldo de cultivo perfecto para los fondos de capital riesgo que juegan a comprar, eficienciar las operaciones para ganar margen y comprar mas activos para ganar escala. Los industriales depende del sector; no es lo mismo automoción que robótica industrial pero en general los que no han tenido impacto o limitado por la covid-19 significa que tienen negocios resilientes e interesantes para ser analizados. Luego están los factores exógenos que decíamos anteriormente como la falta de sucesión, necesidad de inversión para pivotar el modelo de negocio, internacionalización...

Alicia Martín, socia de LB Oprent

-¿Cuáles son las claves de la pujanza de las operaciones M&A en la Comunitat Valenciana en lo que va de ejercicio? ¿Se están saliendo los precios por encima de lo normal?
-La Comunitat Valenciana ofrece excelentes oportunidades para el desarrollo de operaciones corporativas, salvo renombradas excepciones de grandes corporaciones valencianas nuestro tejido empresarial se nutre esencialmente de pymes y compañías middle market generalmente de origen familiar; estas compañías son muy atractivas para el mercado de M&A. Desde hace un tiempo los fondos de private equity estaban solo interesados en grandes compañías, pero esto ahora ha cambiado. Actualmente ofrecen un potencial de crecimiento vía concentración que aporta no solo tamaño, también sinergias muy interesantes por su impacto en la rentabilidad. El empresario valenciano lo está haciendo muy bien y hoy sabe valorar las distintas oportunidades que ofrece el mercado, incluyendo la entrada de un socio en su empresa que pueda acompañarle en el desarrollo de su plan de negocio. A esto hay que añadir la liquidez y el apetito que en estos momentos presenta el mercado. Lo que creo es que hay un equity value que sustenta estos precios; cuando los inversores analizan una operación están proyectando el plan de negocio, el precio está sustentado en la rentabilidad que va a generar el proyecto. Esto supone un win-win: para el empresario, porque pone en valor su compañía y puede hacer caja y seguir vinculado al proyecto, y para el inversor porque con su aportación va a dinamizar el plan de negocio al objeto de multiplicar el valor de la compañía.

-¿Tendrá continuidad este proceso en los próximos meses?
-Sí, sin duda, en los próximos meses veremos más operaciones de M&A en nuestra comunidad. De hecho en LB Oprent estamos trabajando en estos momentos en varias operaciones de deuda vinculadas a procesos de M&A en una doble vertiente: en una primera fase, para aportar un tramo de financiación en la operación de adquisición, e inmediatamente después para financiar capex previsto en el plan de negocio. Además, veremos operaciones no solo de entrada de private equity, también operaciones entre industriales.

-¿Por qué se están concentrando especialmente en los sectores de agroalimentación e industrial?
-El sector de agroalimentación y ciertos sectores industriales -añadiría también el de salud- son anticíclicos y han demostrado una capacidad defensiva en este periodo de pandemia. Es lógico que los inversores muestren mayor apetito por empresas en estos sectores. En todo caso, siempre los periodos de crisis son periodos de oportunidades para el M&A. La covid-19 ha provocado fuertes cambios en los hábitos de consumo, en las formas de trabajo, en la necesidad de impulsar el desarrollo tecnológico.... Todos estos cambios constituyen oportunidades para reinventarse, mejorar procesos y abrir nuevos mercados. Este escenario es, sin duda, muy interesante para el crecimiento de las operaciones de M&A.

Francisco Soler, socio responsable de Garrigues en Levante

-¿Cuáles son las claves de la pujanza de las operaciones M&A en la Comunitat Valenciana en lo que va de ejercicio? ¿Se están saliendo los precios por encima de lo normal?
-Durante el primer semestre de 2021 hemos asistido a una reactivación muy intensa de operaciones de M&A, afectando con carácter general a todos los sectores; si bien los más resistentes y vinculados a ciertas industrias como la agroalimentaria, la biotecnológica, la sanitaria, la de servicios y la tecnológica siguen estando entre los preferidos. El número de operaciones se ha incrementado sensiblemente, y aunque ha habido y sigue habiendo operaciones de importes elevados, se observa también un incremento muy significativo de las operaciones de volúmenes medios (mid-market), que resultan muy positivas para el incremento de la actividad del M&A en general, y en especial en zonas como la Comunitat Valenciana con un importante número de empresas innovadoras y punteras de tamaño medio. Uno de los aspectos a destacar es la relevante inversión de fondos extranjeros, que están participando en numerosos procesos de M&A en España, y en concreto en la Comunitat. En relación con las valoraciones, es evidente que la gran actividad en las operaciones de M&A -y sobre todo la existencia de más procesos competitivos- puede hacer que en algunos casos los múltiplos se eleven por encima de otros momentos.

-¿Tendrá continuidad este proceso en los próximos meses?
-Todo apunta a que el auge de operaciones de M&A mantendrá esta misma línea de crecimiento y actividad en los próximos meses. El rebote económico derivado de la salida de la crisis pandémica junto con otros factores coadyuvantes -llegada de los fondos europeos Next Generation, la elevada liquidez en los fondos de inversión, el desarrollo de las SPAC...-) nos harán ver al menos un final de 2021 en la misma línea de lo que llevamos de año.

-¿Por qué se están concentrando especialmente en los sectores de agroalimentación e industrial?
-Como decía anteriormente, si bien la actividad de M&A y las operaciones están produciéndose en prácticamente todos los sectores, es cierto que algunos como el agroalimentario y algunos industriales han demostrado una elevada resiliencia en épocas de crisis, lo que los hace un target perfecto para la inversión de fondos o inversores que busquen una estabilidad en los ingresos. Adicionalmente, el sector agroalimentario -tan importante en nuestra Comunitat- seguía altamente fragmentado, con lo que muchas de estas operaciones buscan asimismo generar jugadores de mayor tamaño que puedan conseguir economías de escala y mejorar su posición de negociación con sus clientes o proveedores.

Ximo Villarroya, socio de Livingstone Partners

-¿Cuáles son las claves de la pujanza de las operaciones M&A en la Comunitat Valenciana en lo que va de ejercicio? ¿Se están saliendo los precios por encima de lo normal?
-Para que haya actividad de M&A tienen que confluir dos circunstancias: por un lado, dinero en el mercado en manos de inversores y ahora hay mucho, tanto en manos de fondos de capital riesgo como de las grandes corporaciones que paralizaron en 2020 sus planes de expansión y que están retomándolos; y, por otro, compañías atractivas en las que invertir y hay más de las que esperábamos si echamos un año la vista atrás. En la Comunitat hay sectores como el agroalimentario o el de materiales de construcción en los que sigue habiendo -a pesar del coronavirus- numerosas compañías atractivas en cuanto a rentabilidad, a visibilidad de crecimiento, a elevada profesionalidad en la gestión.  ¿Precios por encima de lo normal? Cuando confluyen competencia entre inversores y buenas oportunidades, lo normal es que los precios estén en la banda alta del intervalo que podríamos considerar 'normal'. Y eso es justamente lo que estamos viendo. De hecho, lo llevamos observando desde la vuelta de verano de 2020. Además, los grandes grupos industriales de esos sectores están siendo valorados a elevados múltiplos, ya que todavía quedan por debajo de sus valoraciones en bolsa. Es verdad que no siempre todo es el precio, y por ello otros parámetros de decisión como minorías, estructuras flexibles, encajes con equipos directivos... permiten a los fondos competir de tú a tú con esos industriales dispuestos 'a pagar bien'.

-¿Tendrá continuidad este proceso en los próximos meses?
-Sí. Definitivamente sí. Mucho se ha hablado de que cuando llegue el momento de empezar a repagar los ICO-Covid serán muchas las empresas que no van a poder atender esas obligaciones y aparecerá entonces una ola de concursos de acreedores... Pero la verdad -o al menos la que estamos viendo desde Livingstone- es que salvo las empresas de aquellos sectores especialmente 'atacados' por las derivadas de la covid-19 (en particular los relacionados con el turismo), la mayoría 'salvaron' 2020 mejor de lo que cualquiera podía imaginar en marzo-abril del pasado año, mientras están teniendo un 2021 en el que están más que recuperando la senda alcista. Insisto en que esto 'va por barrios' o mejor dicho, por sectores. Y en aquellos en los que nosotros somos más activos -alimentación, materiales de construcción, healthcare, servicios industriales...- las empresas se están comportando especialmente bien; y esa es la base necesaria para atraer el interés tanto de inversores industriales como de inversores financieros. Posiblemente aquellas compañías que operan en los sectores que más han sufrido van a estar más preocupadas por tratar de retomar su actividad normal cuanto antes que por pensar en operaciones de M&A, porque si lo hacen será señal de que probablemente vean que no van a tener fuelle para aguantar más.

-¿Por qué se están concentrando especialmente en los sectores de agroalimentación e industrial?
-Como decía anteriormente, esos sectores han tenido la oportunidad de mostrar una resiliencia -como dicen ahora- extraordinaria, y de nuevo se han vuelto a mostrar como 'sectores refugio' especialmente el agroalimentario en toda la cadena de valor, desde la producción agraria hasta la industria de platos preparados, pasando por los fabricantes de ingredientes o aditivos. Esa resistencia la están traduciendo en muy buenos niveles de rentabilidad, que además parecen sostenibles en el tiempo; y eso es algo que a los inversores les tranquiliza mucho y les permite ofertar de un modo más alegre.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email