GRUPO PLAZA

El Consell acuerda la tramitación de urgencia del anteproyecto de la Ley de Barrios de la Comunitat

Foto: ESTRELLA JOVER
20/05/2022 - 

VALÈNCIA (VP). El Consell ha aprobado con carácter de urgencia la tramitación del anteproyecto de Ley de Barrios de la Comunitat Valenciana. La norma se contextualiza en el marco Fondo de Recuperación Next Generation aprobado el pasado 21 de julio por el Consejo Europeo y que movilizará 750.000 millones de euros que serán destinados a mitigar el impacto socioeconómico causado por la pandemia.

El propósito es crear una ley actualizada y con mirada estratégica para un proceso de rehabilitación, regeneración y revitalización de los entornos urbanos que han entrado en una espiral de degradación, agraviada por la crisis sanitaria y el despoblamiento.

Concretamente, la normativa valenciana propone varios objetivos principales. El primero de ellos es contribuir al mantenimiento de la viabilidad, diversidad y vitalidad de los centros históricos, compatibilizándolo con la recuperación y utilización del patrimonio natural, cultural material e inmaterial, etnológico e histórico.

Equipaciones de proximidad

Otra de las metas es cooperar en la dotación de equipaciones de proximidad, como lugares de encuentro y como nodos de complejidad social que puedan atender demandas de varios grupos de población. Esta dotación de equipaciones tiene que dar cobertura a las necesidades de servicios básicos a los ciudadanos en atención a los criterios de función y escala. Se realizará en función del tipo de tejido urbano, escala poblacional y estructura demográfica.

La norma, además, pretende potenciar las equipaciones en su papel estructurador en la configuración de la ciudad y barrio para conseguir que aportan un valor añadido capaz de generar elementos identitarios y de influir sobre los sentimientos de identificación con un lugar concreto y basarse en la reutilización como herramienta prioritaria de regeneración y revitalización de los tejidos urbanos existentes.

Otro de los objetivos pretende defender el uso preferente residencial en los barrios, con especial atención a la regularización de usos impropios en los edificios de viviendas.

También se persigue fomentar la ciudad amable potenciando actividades, servicios y comercios en cota cero y de proximidad, y participar en las infraestructuras urbanas verdes que articulan el tejido construido.

Asimismo, se busca ordenar la edificación y sus usos hacia criterios de eficiencia energética, de reducción de emisiones y residuos, la implantación de las energías renovables y, atender los procesos de obsolescencia urbana de los tejidos urbanos con carácter preventivo.

Cabe recordar que en la Comunitat Valenciana existen zonas suburbanas que viven profundas contradicciones sociales a causa del modelo dominante de desarrollo urbano y de una inadecuada planificación en sus asentamientos. Por eso, sufren las consecuencias del hacinamiento, los síntomas de la desagregación, la marginación y las disfunciones del desarrollo.

En el mismo sentido no hay duda que la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 ha puesto en evidencia la ineficacia de las ciudades para hacer frente a los problemas existen en la actualidad.

Esta situación crea la necesidad de instrumentar las medidas adecuadas que hagan posible la prevención de los procesos sociales y sanitarios que originan su actual desestructuración, la atención de su demanda asistencial, la promoción de recursos sociales suficientes y el control de sus propios riesgos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme