GRUPO PLAZA

la idea, reclamada por oltra, supone elaborar las cuentas por encima de hacienda

Puig asume una mesa política para negociar los presupuestos con sus socios

Foto: KIKE TABERNER
18/09/2021 - 

VALÈNCIA. La semana que ha marcado el primer foco de tensión en la elaboración de los Presupuestos de la Generalitat de 2022 finaliza con una novedad en la manera en la que se realizarán a partir de ahora. Ximo Puig ha asumido la idea que Compromís y su vicepresidenta, Mónica Oltra, llevaban reclamando años: que la negociación de las cuentas sea política y tenga lugar por encima de Hacienda, el departamento que habitualmente recibe las propuestas de cada Conselleria y departe directamente con ellas. De hecho, existe la posibilidad de que ni siquiera se presenten antes del 31 de octubre como hasta ahora. 

El formato escogido será una comisión dentro del propio Gobierno valenciano, tal como anunció este viernes Oltra tras el pleno que lo aprobaba. Aunque no existe todavía concreción sobre qué personas la conformarán, parece ser que existirá una combinación entre cargos técnicos y políticos designados por las tres patas del Botànic (PSPV, Compromís y Unides Podem). La primera reunión será a comienzos de la próxima semana. 

La fórmula supone un cambio en lo que ocurría hasta el momento. Hacienda, dirigida por el socialista Vicent Soler, siempre ha coordinado la confección de los presupuestos en su totalidad. Cada año a estas alturas le llega la carta a los Reyes Magos de las Consellerias en cifras como las previsiones de gasto. Una vez las estudia, se inicia la negociación directa con ellas para ajustar las partidas, lo que siempre incluye algún rifirrafe, hasta que finalmente se cierran a finales de octubre para presentar el anteproyecto de ley que posteriormente comienza su tramitación en Les Corts Valencianes. 

Este método radial, sin embargo, nunca ha convencido a Compromís, que considera que ha de poder opinar del conjunto de las cuentas. Algo que creen que nunca se ha atendido por parte del PSPV, aunque desde Hacienda remarcan que siempre han estado abiertos al diálogo y que todo se ha aprobado en tiempo y forma. A la coalición, además, se le ha sumado este año Unides Podem, coalición que entró en el Ejecutivo autonómico en la presente legislatura, con lo que la 'pinza' no iba a generar demasiada comodidad.

Mónica Oltra y Vicent Soler. Foto: GVA   

Tras varios choques durante los últimos días a cuenta de cómo se estaba manejando el asunto, finalmente habrá mesa política a tres bandas con independencia de los plazos técnicos marcados para los trámites de los presupuestos. Una cesión de Puig con la que trata de calmar los ánimos de sus socios, pero que está por ver si servirá para evitar los ya clásicos enfrentamientos o si los acuerdos acabarán cerrándose como siempre a última hora y entre importantes tensiones. 

"Las cuentas se abordarán de manera colectiva y colegiada para que cuando lleguen a su aprobación todos los miembros del Consell conozcan el contenido global y no solo su sección. La parte administrativa y técnica irán a remolque y en función del acuerdo político. No es el plazo el que marca el acuerdo, es el acuerdo el que marca el plazo", indicó Oltra, en alusión a la alteración de las prioridades que ahora se produce. En este sentido, llegó a apuntar a la posibilidad de que no se presenten a Les Corts dentro del plazo establecido (el 31 de octubre). "Si coincide antes del 31 de octubre, estupendo. Pero si se presentan el 7 de noviembre y se tienen que aprobar del 29 de diciembre, tampoco pasa nada", manifestó.

"No podía ocurrir lo del año pasado"

La vicepresidenta de la Generalitat expresó la posición de lo que desde su entorno se lleva transmitiendo desde hace bastantes días. "No podía pasar lo del año pasado, cuando los términos administrativos se impusieron a la política. El objetivo para 2022 es que todo el mundo sepa lo que vota el día que vota y tenga la capacidad de codecidir sobre las líneas estratégicas", apuntó. 

La comisión política será, por lo tanto, la encargada de esa negociación al margen de la coordinación que se lleve desde Hacienda. Una fórmula que también resulta relevante, puesto que uno de los planteamientos que surgían desde Compromís y Podem era que se convocara la comisión de seguimiento del Pacto del Botànic, de la que forman parte cargos más políticos. No será finalmente el foro.  

Soler e Illueca el pasado jueves. Foto: EP/ROBER SOLSONA

   

El acuerdo adoptado ayer viernes era la propuesta que Oltra tenía intención de trasladar a Soler en una reunión convenida para el jueves y que no se celebró puesto que ella la anuló. Aunque existen divergencias desde Hacienda y desde Vicepresidencia sobre cuándo le solicitó el encuentro –los primeros aseguran que la semana pasada y los segundos que antes–, la cuestión es que acabó en plante. 

En la tarde del miércoles, llegaba la comunicación oficial de la agenda del día siguiente. Soler se vería a las 10.00h con Oltra y a las 12.00h con Héctor Illueca. La incorporación del vicepresidente segundo (Podem) sin previo aviso, unido a que la previsión parecía ser que el conseller de Hacienda se iba a citar con el resto de titulares de departamentos las siguientes jornadas, provocó malestar en la también responsable de Igualdad. La interpretación era que no se había querido atender la petición y que no existía intención de dialogar sobre esa elaboración conjunta de los presupuestos (algo que se niega desde Hacienda). Motivo por el que, dos horas después de conocerse la convocatoria, Oltra la anulaba. 

Illueca, por contra, la mantuvo y en la comparecencia posterior al encuentro expuso lo mismo que probablemente habría hecho Oltra si hubiera acudido: la necesidad de un debate global de las cuentas entre los socios. Algo que Soler se comprometió a realizar.   

La vicepresidenta se refirió al plante este viernes y a que decidió desconvocar el encuentro "a la vista de que no se había entendido". "Probablemente no expliqué bien la finalidad de la reunión. Quería trasladarle a Soler que no se podía ir otra vez a una negociación radial, sino global", señaló, a la vez que negó que se hubiera producido un conflicto porque "aquí se convocan y desconvocan reuniones todos los días". Es más, comentó que acabó transmitiéndole lo que quería al conseller de Hacienda en un evento del jueves por la noche. Tampoco entró a valorar la cita con Illueca."No sé lo que presentó el vicepresidente segundo, pero sí lo que he propuesto, que así es como debía ser para que todo el mundo tenga capacidad de decidir las líneas estratégicas del presupuesto", zanjó. Primer conflicto resuelto a la espera del siguiente. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email