Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Los promotores emplazan al consistorio a una reunión

Convent Carmen: "El cierre es una tropelía y un ejercicio de violencia administrativa"

Los promotores del espacio ven "arbitraria" la decisión y advierten de la inseguridad jurídica en València. "Hay miles de proyectos parados en la ciudad. Ya avisamos a los futuros inversores de que no vengan", aseguran. 

4/03/2020 - 

VALÈNCIA. Y finalmente se consumó el cierre. El espacio sociocultural Convent Carmen bajaba este miércoles la persiana tras firmar definitivamente el Ayuntamiento de València la orden para el cese de su actividad por un problema con la licencia. Pero antes de cerrar, los promotores del espacio, Juan María Sánchez y Santiago Máñez, criticaron una decisión que califican de "arbitraria e irregular". "Es una tropelía y un ejercicio de violencia administrativa absoluta y radical", subrayaron.

En una rueda de prensa con gran presencia vecinal, los promotores del proyecto recalcaron que "las hipotéticas deficiencias" por las que se ha llevado a cabo el expediente de cierre son "subsanables". "Jamás nos hemos saltado las normas. Siempre hemos actuado conforme a derecho. No existe causa objetiva para el cese de la actividad", recalcaron para defender que se trata de una iniciativa pionera en la ciudad "colectiva, de todos, de futuro" que asienta un nuevo modelo de ciudad.

Consideran, por tanto, que se trata de una decisión "arbitraria" que demuestra la "inseguridad jurídica" que tienen los empresarios a la hora de poner en marcha un proyecto en la ciudad. Incluso, llegaron a admitir que han avisado a futuros inversores a no decantarse por la plaza valenciana por la parálisis de las licencias y lentitud burocrática que existe. "Hay miles de proyectos parados. Yo ya les digo que no vengan a invertir", afirmó Máñez.

El espacio abrió sus puertas en septiembre de 2018 en el antiguo Convento de San José y Santa Teresa de València como espacio sociocultural y con la intención de instalar un hotel a medio plazo. Sin embargo, las obras para convertir parte del recinto en un alojamiento hotelero llevan paradas desde agosto por un problema con la licencia. Ya incluso desde el principio, el proyecto tuvo que hacer frente a algunos detractores como vecinos y asociaciones como Amics del Carme que habían emprendido una larga batalla para cerrar el recinto alegando incumplimientos de la normativa acústica y daños en el valor patrimonial del inmueble.

Sin embargo, no ha sido hasta el miércoles cuando el Ayuntamiento de València ha ordenado de manera inmediata el cierre de Convent Carmen por un problema con la licencia. El departamento de Actividades, que dirige Lucía Beamud, entiende que es un centro en el que predomina la restauración y la hostelería, una actividad para la que no tienen permiso, ya que su licencia solo permite las actividades socioculturales, según explicaron fuentes municipales. Un extremo que los empresarios rechazan porque definen el proyecto como espacio sociocultural.

Santiago Máñez y Juan María Sánchez. Foto: KIKE TABERNER

"Es evidente que no está todo perfecto, pero cualquier error tiene carácter subsanable, por lo que no es viable el cese de la actividad", admitió Sánchez no sin antes incidir en que todas las denuncias que se han presentado contra el espacio por su actividad parten de un solo denunciante que pertenece a un colectivo vecinal y han sido todas ellas archivadas.

Tres frentes de "ataque"

Según explicaron, el ayuntamiento ha intentado actuar por tres frentes: su actividad, las obras en el antiguo convento y, finalmente, la definición de lo que es el proyecto. En cuanto a la actividad, indicaron que se han subsanado todos los requerimientos municipales que se les han hecho y, en ningún caso, se ha cuestionado la legalidad de su actividad porque "cumple con la normativa".

Sobre la intervención en el convento acusaron al Ayuntamiento de contradecirse porque mientras el informe del técnico indica que el proyecto excede lo permitido en la iglesia y en el jardín, un informe de la dirección territorial de Educación, Cultura y Deporte, al que tuvo acceso este diario, desmontaba estos argumentos al concluir que "no se han producido daños irreversibles sobre las partes más significativas del antiguo monasterio", aunque sí emplazaba a elaborar un estudio integral del inmueble para valorar algunas otras cuestiones en el seno de la Comisión Municipal de Patrimonio. 

Jardín de Convent Carmen. Foto: Foto: KIKE TABERNER

Huelga recordar que, como había publicado este diario, éstos habían pedido la recusación de uno de los técnicos, al que acusaban de mantener una relación de amistad íntima con uno de los denunciantes, ambos arquitectos de profesión. El Ayuntamiento rechazó apartar al mencionado funcionario al no considerar probada la íntima cercanía de esta ligazón, si bien el técnico admitió conocer al denunciante de la época estudiantil. Ahora bien, no se han tenido en cuenta sus informes en la resolución de cese de actividad, según explican fuentes municipales.

"Somos un espacio sociocultural"

No obstante, Sánchez ha querido lanzar un mensaje al funcionario: "nosotros no disparamos al aire. Si no se aparta del expediente, elevaremos el caso a los tribunales que no serán tan indulgentes como sus compañeros y probablemente tenga responsabilidades penales". Y es que, aunque ahora se reunirán con sus abogados para estudiar la hoja de ruta a seguir, no descartan acudir a los tribunales.

Por otra parte, desde Convent Carmen consideran que "se está forzando" la interpretación de la Ley de Espectáculos Públicos, que distingue entre salas polivalentes y restaurantes, ya que aseguran que es evidente que Convent Carmen "no es el sumatorio de estos dos conceptos", sino "una sala sociocultural, tal y como está definida en la Ley" y, por lo tanto, "cualquier interpretación que distorsione dicha definición es subjetiva y arbitraria y, en consecuencia, denunciable". "La ley dice lo que dice y no lo quieren algunos que diga".

El cierre del espacio supondrá el despido de 60 trabajadores, la mayoría menores de 30 años, que durante 16 meses trabajaban en un espacio en el que se han invertido unos 4 millones de euros. "No vinimos a forrarnos, sino a dejar huella, a construir una mejor ciudad y sumar", lamentaron. Pese a todo no desistirán. Aunque advirtieron de que si no se llega a un punto de acuerdo con el consistorio, Convent Carmen se convertirá en un espacio exclusivo para lo huéspedes del futuro hotel, van a agotar la vía administrativa pidiendo la suspensión cautelar del cierre para reconducir esta situación.

Precisamente, el alcalde València, Joan Ribó, se mostraba seguro de que se podía encontrar un punto de entendimiento. "Hay una serie de elementos alegales, no ilegales, que se deben reconducir y se está trabajando en esta dirección", afirmaba. El tiempo dirá qué pasa con este espacio y vuelve a abrir sus puertas al público.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email