GRUPO PLAZA

varios partidos alegan no tener liquidez para afrontar los pagos

Les Corts estudian donar a los grupos una subvención extra para que paguen los despidos

Foto: CORTS/INMA CABALLER
13/07/2022 - 

VALÈNCIA. Los grupos parlamentarios se han dado hasta el mes de septiembre para resolver las cuestiones más complejas a las que se enfrentan y que pretenden incorporar en la reforma del Reglamento de Les Corts. Pero sus señorías no dejan de darle vueltas a la que más les lleva de cabeza: cómo afrontar los despidos de personal que están obligados a acometer a final de la legislatura. Y más específicamente: con qué dinero.

Todos los partidos cerraron un acuerdo en diciembre del año pasado que establece que los grupos parlamentarios se constituyen al inicio de cada legislatura con un NIF y una cuenta de cotización en la Seguridad Social "vinculados específicamente a la legislatura en que se constituyen". Éstos "se darán de baja con la extinción del grupo parlamentario al finalizar la legislatura". Es decir, en cada mandato cada partido tendría un NIF nuevo como si de empresas diferentes se trataran

El convenio añadía que cuando finalizase la legislatura los contratos laborales que suscribieran los grupos también se extinguirían y los trabajadores deberían percibir "los finiquitos o indemnizaciones que legalmente correspondan en cada caso salvo que la extinción se produzca como consecuencia de un despido que haya sido declarado judicialmente como improcedente o nulo". Un dinero que deberá extraerse de una "provisión" que cada grupo deberá hacer y que será de 12 a 20 días por año trabajado. 

Foto: CORTS/INMA CABALLER

El citado acuerdo se selló entre PP, Ciudadanos, Vox, Unides Podem, Compromís y PSPV para dar respuesta a las numerosas pegas que ha puesto año tras año la Sindicatura de Comptes sobre cómo gestionan las subvenciones que perciben de la Cámara para su funcionamiento. Pero desde luego, ha generado más problemas de los que parece que va a resolver

Con el texto en la mano, los partidos deberán despedir a los trabajadores que tiene a su cargo y abonar las indemnizaciones pertinentes cuando el Parlamento se disuelva. Para ello, deben contar con una provisión de fondos que no todas las formaciones han reservado, por lo que ahora que se acerca la fecha de poner fin a las relaciones laborales que suscribieron se encuentran contra la espada y la pared porque las cuentas no les salen: no tienen dinero para pagar los finiquitos de sus empleados. 

En esta tesitura se encuentra por ejemplo, según confirman fuentes consultadas por este diario, el PPCV. Lo mismo le ocurrió a Compromís, pero en este caso el grupo parlamentario tomó la decisión hace tres semanas de rescindir cuatro contratos para garantizarse poder abonar el dinero correspondiente y no acabar en los tribunales. El contexto es complicado y ha motivado que los populares hayan reclamado a la Cámara ayuda para resolver el desaguisado: que sean Les Corts las que indemnicen al personal o que en su defecto se incremente la dotación a los partidos

La primera opción es imposible de acometer porque quienes tienen suscritos contratos con los empleados son los grupos parlamentarios, pero la segunda ya ha comenzado a examinarse. Les Corts estudian estos días, a las puertas de verano, conceder una subvención extraordinaria a los grupos parlamentarios para que estos puedan tener liquidez para afrontar los despidos de su personal. 

Foto: CORTS/INMA CABALLER

La negociación, aún en fase embrionaria, deberá cerrarse en una comisión de Gobierno Interior, pero de entrada genera también algunas dudas. La intención, según fuentes de la Cámara, sería habilitar una nueva partida en el Presupuesto de Les Corts para hacer transferencias a los grupos, que estos abonaran las indemnizaciones pertinentes y a partir de la legislatura siguiente, que el personal contratado sea eventual. Es decir, que pasaría a ser fichado por el propio Parlamento. 

La medida sería "excepcional" para resolver el entuerto actual, pues esta partida extraordinaria no se habilitaría en cada legislatura según confirman fuentes parlamentarias consultadas por este diario. Sino que se pondría en marcha este mecanismo para poder hacer "borrón y cuenta nueva" con las contrataciones y "empezar de cero" con contratos eventuales que realizase la propia Cámara como ahora mismo ocurre con la Mesa de Les Corts. Huelga resaltar que para que esto ocurra, lo primero que se debería cambiar es el acuerdo actual que firmaron en diciembre y que establece que los contratos de los grupos son laborales. 

Una vez modificado este aspecto y estipulado que el personal de los grupos es eventual y lo contrata Les Corts, al finalizar la legislatura sería esta la que se haría cargo de cualquier tipo de responsabilidad patrimonial. 

¿De dónde saldría el dinero?

El apaño, no obstante, tendría condicionantes en caso de acordarse. En primer lugar, la Mesa debería fijar la cifra máxima que podrían percibir los grupos, una suerte de "techo de gasto". Pero para poder cobrarla, eso sí, las formaciones tendrán que justificar que van a destinarla a eso mismo: a pagar los despidos de su personal y no lo gestionan a su libre albedrío. 

Bancada del PSPV. Foto: KIKE TABERNER

Un 'pero' que no está ideado de forma casual ya que en la actualidad los grupos contratan de diferentes formas. En el caso del PPCV, por ejemplo, el grupo parlamentario contrata a parte de su personal -no a todo-, pero el PSPV, por contra, traslada al partido la subvención que percibe de Les Corts y es la propia formación la que contrata

En Presidencia no quieren ningún tipo de lío contable posterior que la Sindicatura de Comptes pueda apercibir, por lo que lo que es seguro es que será obligatorio la previa justificación para cobrar la subvención extra con la que afrontar los despidos. No en vano, dado que los contratos de los socialistas los suscribe el partido, el grupo parlamentario no tendrá que despedir a nadie porque a efectos prácticos no tiene a nadie contratado. Por lo que no tendría sentido que recibiera esa subvención que tendrá carácter finalista. 

Por el momento el montante económico que supondría esto es una incógnita, pero lo que sí parece resuelto es de dónde saldrá el dinero. Fuentes consultadas por este diario aseguran que anualmente el Parlamento cuenta con un remanente de entre dos y tres millones de euros y la estimación que se realiza al alza es que como mucho estarían hablando de una partida extraordinaria de medio millón de euros.

Un remanente que, eso sí, deberían ver cómo movilizar en el Presupuesto, dado que este se sitúa en el Capítulo 1 de personal por unas plazas de Les Corts que año tras año se quedan sin cubrir. También analizan la probabilidad de reducir el gasto en plazas de parking que reservan para los diputados. Un arreglo que, en cualquier caso, aseguran que podrá "acometerse" en las cuentas actuales si existe acuerdo entre los partidos. 

Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme