GRUPO PLAZA

nació en 2014 como un estudio amateur, ha conseguido profesionalizarse y tiene 12 empleados

Crear, portear y publicar videojuegos desde Castelló es posible... y rentable: el caso Catness Game

29/11/2021 - 

CASTELLÓ. Los videojuegos son, y valga la redundancia, mucho más que solo juegos. Desde hace un tiempo han conseguido la etiqueta de industria por derecho propio y es que el sector mueve más de 100.000 millones al año. Solo en la Comunitat Valenciana esta industria prevé facturar 130 millones de euros en 2022. 

En Catness Game Studio han experimentado 'en sus propias carnes' está evolución. Y es que lo que en 2014 nació siendo un estudio amateur fruto del empeño y la ilusión de David Rodriguez y Marco Navarro -estudiantes del Grado de Videojuegos de la UJI- se ha acabado convirtiendo en una empresa con 12 empleados que no solo diseña, sino que portea y publica videojuegos desde Castelló. 

Catness cuenta con videojuegos propios como Hive: Alternum Wars, The Savior's Gang o Super Karotama. Pero sin duda, uno de los factores diferenciadores de Catness es su diversificación, ya que en lo que se refiere al porteo, es decir, la adaptación de videojuegos a diferentes plataformas, han conseguido especializarse en el motor Unreal Engine, de Epic Games. "A finales de 2019 empezamos con el porteo por un acuerdo con EastAsia y gracias a esta línea de negocio hemos conseguido muchos proyectos que nos aportan financiación para seguir reinvirtiendo en la empresa y poder desarrollar nuestros propios juegos", explica su responsable de PR y marketing, Israel Mallén. Sin embargo, lo que empezó como una vía para obtener ingresos se ha convertido en una de sus patas más rentables y sello de Catness.

Juegos NFT, Play to Earn y Metaverso

Hablar de videojuegos es hablar de diseño, de márketing pero también de innovación y de eso trata uno de los proyectos de este estudio castellonense. Se trata de los juegos NFT Play to Earn, o lo que es lo mismo, jugar para ganar (dinero). Pero, ¿qué es todo este embrollo? Pues bien, los NFT (Non Fungible Tokens) son archivos digitales que poseen un valor único e imposible de duplicar o falsificar al estar dentro del blockchain. Sería comparable a un cromo o cuadro de arte único en el mundo, es decir, pueden existir miles de copias de las Meninas de Velázquez aunque ninguna de ellas tiene el valor del cuadro original. Pero volviendo a los videojuegos, Catness Game ha formado parte de Binamon un juego Play to Earn en el cada criatura del juego tiene un cromo que a su vez está asociado a un NFT de forma que se dota de un valor único a cada personaje del metaverso. Una manera también de patentar los derechos de autor, y que está abriéndose camino también en el arte.

Según relata el propio Mallén, han cerrado cinco proyectos de juegos de economía virtual que "aunque no son tan populares nos reportan muchos beneficios a nivel empresarial". Tanto es el peso de este tipo de juegos que en solo tres meses Catness Game ha conseguido facturar lo mismo que en todo 2020. "Estamos hablando de un crecimiento del 163%", ilustra Israel Mallén.

Captación de talento

La última de las ramas del negocio de este estudio castellonense es el 'publishing', es decir que actúan también como sello para publicar los videojuegos de otros creadores. La captación de talento ha sido la última línea de negocio que han incluido. "Nosotros intentamos detectar ese talento antes de que llegue un publisher más grande y además, ofrecemos condiciones muy ventajosas para los creadores", resalta Mallén. Pero en Catness no solo publican el juego sino que asesoran a nivel técnico y de márketing a los propios creadores. 

Cara y cruz del sector

 El sector de los videojuegos empieza a despertar como industria que mueve millones pero también ha abierto debates sobre las adicciones que genera o el machismo en el sector. Sobre estos aspectos en Catness Game Studios afirman que les preocupa

los casos de ludopatía y adicciones que pueden generarse a raíz de los videojuegos pero defienden que las adicciones no son inherentes a este tipo de entretenimiento, y que además, muchos juegos tienen carácter educativo, e incluso social y que en ocasiones, sobre todo en la pandemia, han llegado a ser la única manera de comunicarse y socializarse para muchos jóvenes. Su responsable de comunicación Israel Mallén destaca que uno de los valores de Catness Game es su compromiso con la salud laboral, "estamos en contra de la autoexplotación, y de la explotación directamente porqué se han dado varios casos en este sector", puntualiza.

Tras ganar esta edición de los Premios Órbita ahora en Catness focalizan con optimismo el próximo año,“Órbita nos ha ayudado a dar ese salto a ser empresa de verdad, definir estrategias, nos ha estabilizado”, explican. Entre sus metas a medio plazo se encuentra poder escalar, "que en un mismo período de tiempo podamos hacer más con un coste parecido y generando más beneficios", detalla Mallén que añade que una de sus ilusiones sería llegar al millón de facturación y publicar algún título en edición física.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email