GRUPO PLAZA

Los parkings municipales del casco histórico de València pierden fuelle el año de la pandemia

30/03/2021 - 

VALÈNCIA. Los aparcamientos del Ayuntamiento de València ubicados en el casco histórico de la ciudad han visto cómo el año pasado la pandemia redujo su actividad. Y también sus ingresos. Tanto el parking de la Plaza de la Reina, gestionado por la empresa municipal Aumsa, como el de la Plaza de Brujas, que administra la EMT, recaudaron bastante menos en 2020 respecto al año anterior.

El caso más notable fue el del aparcamiento de la Plaza de la Reina. Según las cuentas anuales de Aumsa, que pasaban este lunes por el Consejo de Administración de la empresa que preside Sandra Gómez, el aparcamiento registró unos ingresos por valor de 1,1 millones de euros. Una cifra que contrasta y bastante con los 2,1 millones de euros que ingresó el pasado ejercicio. la bajada es de casi la mitad. 

Además de las restricciones de movilidad por la pandemia de coronavirus, también se peatonalizó la Plaza del Ayuntamiento y se restringió el acceso a una gran cantidad de vehículos en esa dirección. Por su parte, el aparcamiento del Mercat Central-Centro Histórico, en la plaza de Brujas, notó una reducción de menor impacto en sus cuentas anuales. Las restricciones de movilidad se dejaron notar en la recaudación un 7% respecto al año anterior. 

Este lunes el Consejo de Administración de la empresa que preside Giuseppe Grezzi, conformado por la representación de los diferentes grupos del Ayuntamiento de València, daba luz verde a sus cuentas anuales e informes de gestión del pasado año, que arrojan unos resultados preocupantes debido a la bajada notoria de pasajeros entre otras cosas. En los resultados de la EMT se reflejan unas pérdidas de casi 18,5 millones de euros por el desplome de la facturación a casi a la mitad, desde los 46 millones de euros de 2019 a los 23,5 millones en 2020.

Aquí están insertos también los resultados del aparcamiento que gestiona la EMT, que en un comunicado el pasado mes de febrero hacía públicas las cifras relativas al año pasado. Según ellas, la instalación recaudó en 2020 más de 884.000 euros. Diciembre fue el mes con más afluencia, con más de 900 entradas diarias, superando las 600 registradas de media al día en todo el año.

En concreto, las plazas de rotación generaron 594.300 euros de ingresos, las de abonados 148.300 euros y las de residentes 53.900 euros. Una cifra de negocio total sensiblemente menor a la que se registró en 2019, que ascendía a unos 950.000 euros aproximadamente. De esta manera, el año de la pandemia se puede observar un descenso de casi el 7% respecto al anterior.

Del importe total de 2020, 331.000 euros irán destinados a abonar el canon al Ayuntamiento de València como contraprestación municipal, y según fuentes presenciales en el Consejo de Administración de este lunes, la empresa cifró en 465.000 euros los gastos en los que incurrió el aparcamiento, de manera que el beneficio neto de la gestión -si se tiene en cuenta el pago al Ayuntamiento como un gasto- ascendió a unos 90.000 euros aproximadamente.

Para Grezzi, "pese a haber sido un año complicado marcado por la crisis sanitaria, la buena gestión del aparcamiento ha permitido cerrar el año con beneficios, dando un servicio de calidad para toda la ciudadanía que acude al centro a hacer sus compras y a disfrutar de las zonas peatonalizadas".

Foto: KIKE TABERNER

Por su parte, el concejal de Ciudadanos, Narciso Estellés, explicó el 'no' de su partido a las cuentas aseverando que el consejo dejaba "una certeza y muchas preocupaciones. La certeza es que, por segundo año consecutivo, el aparcamiento de Brujas no funciona". A juicio de Estellés, "Grezzi se empeñó en tener un holding propio de empresas alrededor de la EMT, a costa del servicio y la calidad del transporte público, y finalmente el holding le está estallando en las manos".

Asimismo, recordó que de los 27 millones de euros del préstamo pedido por la EMT para hacer frente a la delicada situación, quedan 10. "Pero desde Cs nos preguntamos si en junio la empresa tendrá que pedir otro préstamo para salir adelante”, detalló Estellés, que insistió en la intervención de la EMT por parte del Ayuntamiento y de un plan de viabilidad, tanto financiera como integral de negocio, “como poco, hasta finales de 2023”.

También los consejeros del PP votaron en contra de las cuentas porque, dijeron, "en estas cuentas se constata que la gestión que están llevando a cabo su presidente, que está dejando a la empresa pública en una situación económica límite" y que, auguraron, "lamentablemente abocara al Ayuntamiento a hacer un esfuerzo financiero extraordinario para salvar a la compañía". Los ediles Carlos Mundina y Marta Torrado criticaron en que comenzar a gastarse ahora más de 12 millones de euros en cambiar las marquesinas, “más que una prioridad, es una grave irresponsabilidad".

El PP reclamó de nuevo el cese de Grezzi como presidente de la EMT y que la empresa sea intervenida por el Ayuntamiento y un plan de viabilidad urgente. Y en este sentido destacó que la deuda a largo plazo de la empresa "se dispara" un 39%  y se sitúa por encima de 67 millones de euros. Las deudas con entidades financieras a corto plazo incrementan un 74% respecto al año anterior y ascienden a más de 10,3 millones.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email