X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

sandra gómez acusa a valc de tratar de sustituir el movimiento vecinal por "círculos de podemos"

Crónica de un desencuentro (más) en La Nau a cinco meses de elecciones 

12/01/2019 - 

VALÈNCIA. Si bien los tres socios del Govern de la Nau -Compromís, PSPV y València en Comú- insisten tanto en público como en privado en la necesidad de mostrar unidad de cara a los comicios de mayo, o al menos evitar airear las disonancias mientras se gobierna, este viernes volvieron a incumplir dichas intenciones. Esta vez, a cuenta de la modificación del reglamento Orgánico de Gobierno y Administración del Ayuntamiento. Pero nadie se declara culpable; dicen ser todos inocentes.

Como cada semana, el ejecutivo municipal se reunía el viernes por la mañana para aprobar o rechazar todo tipo de cuestiones. Y concretamente, este viernes se votaba, entre pagos, subvenciones, adjudicaciones, y otro tipo de tramitaciones, dar luz verde al mencionado reglamento, en cuyo articulado se recoge el funcionamiento de las Juntas Municipales de Distrito. Era, en realidad, la segunda semana que entraba en el orden del día para su aprobación. Pero esta vez tampoco salió del cajón.

En la primera ocasión, el pasado 28 de diciembre, el PSPV liderado por Sandra Gómez pidió unos informes jurídicos para esclarecer si la modificación que se intenta aprobar repercute sobre los presupuestos municipales, ya aprobados a finales de 2018. También Compromís apoyaba esta postura. Y en la reunión de este viernes, según fuentes de la coalición, todavía no estaban listos los informes, de manera que socialistas y valencianistas optaron por esperarlos antes de dar luz verde al nuevo texto, algo que, a todas luces, motivó un manifiesto malestar en la impulsora de la norma, la edil de Participación Ciudadana Neus Fábregas, y la portavoz de su grupo Maria Oliver.

El presupuesto y las vocalías ciudadanas, la madre del cordero

Ambas convocaron a los medios para trasladar su molestia, donde explicaron que "se puede implementar con el personal y presupuesto" actual porque "no requiere ningún incremento" de los mismos. "Eso no es excusa", insistía Oliver. Mantendrían más tarde en Compromís que el texto incluye, por ejemplo, que el personal municipal pueda hacer informes en las Juntas de Distrito, lo que afecta directamente a los recursos y plantilla del Ayuntamiento.

No obstante, además de este desencuentro, el del cash, existía otro sobre las llamadas vocalías ciudadanas. Estas son una figuras que pretenden "democratizar" las Juntas, permitiendo a los vecinos participar en la confección de las políticas consistoriales. Vienen a romper, en ese sentido el "mero escenario político" en el que València en Comú considera que se han convertido las Juntas, "donde los grupos municipales presentan mociones, se debaten, y el vecindario es un mero espectador".

Maria Oliver. Foto: AYTO DE VLC

"La reticencia de Compromís y PSPV está en que con nuestro modelo no hay control político por parte del gobierno"

Considera el grupo municipal ligado a Podemos que es una "cuestión de fondo difícil de solucionar" con los socios de gobierno. Lo que plantea la formación morada es "un modelo mixto" donde el vecindario también pueda elevar mociones al Pleno. Sin embargo, acusaron a sus compañeros de ejecutivo de buscar "un modelo donde solo los cargos políticos tengan esa potestad". "La reticencia de Compromís y PSPV está en que con nuestro modelo no hay control político del gobierno" respecto a "lo que emana de las juntas de distrito", expuso Oliver

Argüía la portavoz que "la ciudadanía debe tener una asamblea con capacidad de control y ejecución política", pues "si la participación vecinal no es efectiva, la movilización de la ciudadanía es imposible". Recordó al respecto que era un punto explícito en el Pacto de La Nau que dio a luz el tripartito, que habla de "promover la participación directa en estos espacios y convertirlas en asambleas ciudadanas con capacidad de control y ejecución de políticas".

Fábregas insistió en que este reglamento se lleva trabajando durante toda la legislatura y que se había negociado tanto con los socios de gobierno como con la oposición, algunas de cuyas propuestas estaban ya recogidas en el texto refundido. Por ello, València en Comú mostró su malestar por haber dejado en el cajón, una vez más, el documento.

Sandra Gómez: "ValC intenta sustituir el movimiento vecinal por los círculos de Podemos"

Dicha rueda de prensa encontró respuesta de la portavoz socialista, Sandra Gómez, quien en un comunicado acusó a València en Comú de seguir una estrategia para "sustituir el movimiento vecinal" de la capital del Túria "por círculos de Podemos. Considera el PSPV que estas vocalías ciudadanas sustituirían el trabajo que hacen las plataformas vecinales. "La voz que representa a los vecinos y vecinas es la del movimiento vecinal, asociaciones que llevan más de cuarenta años trabajando".

Sandra Gómez. Foto: EVA MÁÑEZ.

En este sentido, la también candidata de esta formación aseveró que las asociaciones vecinales merecen "todo" el "respeto". "Esa es nuestra línea y es lo que vamos a defender hasta el final", sostuvo Gómez, que pidió rigor al grupo que dirige Oliver, al tiempo que defendió que los presupuestos obedezcan a la política que resuelve los problemas de la gente.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email