Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

proyectos "piloto"

Estos son los procesos participativos seleccionados para Nazaret, Orriols y Benimaclet

5/09/2016 - 

VALENCIA. Esta misma semana se inician los procesos participativos en los barrios de Nazaret, Orriols y Benimaclet, cada uno con un presupuesto de 18.000 euros. El área de Participación, Derechos e Innovación Democrática, liderada por Jordi Peris, pone en marcha un proceso sin precedente en el gobierno local, tres proyectos "piloto" con los que buscan introducir un nuevo paso en la comunicación entre el tejido social y administrativo basado en la participación. Es el propio concejal quien critica que las políticas se hayan llevado con una "perspectiva holística" y quiere que las conclusiones de estas estrategias sirvan como guía en lo que queda de legislatura. La división del proyecto en tres, cada uno encargado de un equipo distinto, se debe, tal y como justifica el portavoz de València en Comú, a que cada barrio tiene "características diferentes", algo que se debe reflejar desde el primer momento en los procesos participativos planteados por los equipos contratados por el Ayuntamiento de Valencia. Así son los tres proyectos que, desde hoy y hasta febrero de 2017, se desarrollarán en tres barrios de la ciudad:  

Nazaret

El proceso para Nazaret ha sido adjudicado al equipo formado por Estudi La Dula, el arquitecto David Estal y el espacio La Repartidora y se centrará principalmente en las reivindicaciones históricas en relación a infraestructuras y movilidad, además de su relación con la fachada marítima, huerta y Albufera. Si bien el aislamiento físico es importante, este proyecto tiene un carácter eminentemente social, priorizando las áreas de Bienestar Social, la inserción socio-laboral  y vivienda, así como una especial atención a los grupos poblacionales en riesgo: gitanos, gitanos rumanos y africanos. En este sentido, la estrategia de trabajo pasa por buscar personas 'puente', no forzosamente participantes del tejido asociativo, para enlazar a estos sectores con la acción política.

Este equipo ha sido seleccionado por su "conocimiento específico" del barrio, explica el concejal Jordi Peris, y se centrará no tanto en talleres y puntos de encuentro oficiales, sino en fomentar la presencia de dinamizadores en espacios más informales. El proceso se estructura en dos órganos: el grupo motor, unas quince personas de la asociación de vecinos, líderes naturales dentro de los colectivos vulnerables y vecinos no asociados, así como un grupo de trabajo de cinco personas ligadas al movimiento asociativo con perspectiva histórica de la ciudad. El segundo órgano se trata de una comisión de técnicos representantes de la administración. Este proceso se divide en cinco fases: presentación del proceso y creación del grupo motor, diagnóstico participado, taller de formación, elaboración de la estrategia y presentación y evaluación. Además, el proceso se hará "desde una perspectiva de género", con lo que los talleres contarán con guardería.

Orriols

Organizado por Carpe Vía, equipo que desarrolló el proyecto Siembra Orriols, en colaboración con Contexto Arquitectura y Fent Estudi, han sido seleccionados porque "ya cuentan con una buena agenda de contactos y ya tienen detectados los principales problemas y reivindicaciones vecinales". El eje transversal del proyecto es la "interculturalidad del barrio vista como potencialidad". Este trabajo se integrará, destacan desde la concejalía, en redes internacionales como CivicWise, se ubicará en un espacio municipal del barrio y quiere hacer uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

Las técnicas incluidas en la metodología son: mapeo, sociograma (indicar agentes sociales con poder e influencia que sirvan de puente), línea de tiempo (localizar los eventos más importantes), análisis DAFO, un flujograma (detectar la causa y efecto de los factores que han afectado al barrio) y entrevistas. El proyecto se divide en cuatro fases: presentación y contextualización, autodiagnosis participada, formulación de propuestas y consensos y redacción de la propuesta y devolución del proceso. 

Benimaclet

El proceso participativo de Benimaclet será gestionado por el arquitecto Arturo Sanz, del despacho Gradolí&Sanz, que coordina el equipo que ganó el concurso de ideas de Benimaclet Est en 2015. En este caso es el PAI el mayor reto, pues lleva a una necesaria interlocución con los bancos, propietarios de los terrenos donde se ubican los huertos urbanos, para facilitar la transición entre huerta y ciudad. Para ello, entre otras actuaciones, recogerán itinerarios habituales de los vecinos, fomentando el "análisis a partir de la experiencia cotidiana de los barrios".

Este proyecto se divide en cuatro fases: participa en tu barrio, en la que conectar a organizaciones, colectivos y entidades para explicar la dinámicas de la participación y las líneas estratégicas; descubre tu barrio, en la que se llegará al autodiagnóstico; dibuja tu barrio, en la que se elaborará la propuesta final, y administra tu barrio, que consiste en la elaboración de una guía de coresponsabilidad y gestión, con las normas de convivencia y uso. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email