Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Algunos propietarios ceden sus inmuebles a sanitarios

Los pisos turísticos se pasan al alquiler tradicional para sortear la caída de la demanda 

6/04/2020 - 

VALÈNCIA. Vuelco en el mercado del alquiler. La actual situación de crisis por el coronavirus ha obligado a muchos países a decretar el confinamiento de sus ciudadanos y prohibir los desplazamientos, provocando el desplome del turismo. A ello se añade la incertidumbre sobre el futuro y el regreso a la normalidad. Una situación que ha llevado a propietarios y empresas de pisos turísticos a buscar una solución ante el frenazo de los visitantes en València. Y el resultado ha sido reconvertir esos inmuebles de corta estancia en alquiler tradicional.

Lo cierto es que el auge de los apartamentos turísticos en el cap i casal llevaba ya un tiempo desinflándose debido a las normativas aprobadas tanto en la ciudad como a nivel autonómico, pero el contexto actual ha precipitado su caída. De esto modo, pisos que hasta hace un mes se ofrecían en los portales inmobiliarios para estancias cortas, ahora se presentan para alquiler residencial ante la ausencia de demanda. "El auge de los apartamentos turísticos ya se estaba resintiendo por las restricciones para la concesión de licencias, pero esta crisis lo ha precipitado todo", explica a este diario la presidenta de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana (Asicval), Nora García.

Una tendencia que empezó a coger fuerza con la primeras medidas de confinamiento aprobadas por el gobierno. "Cayeron las reservas y muchos edificios que, por estas fechas estaban completos, se quedaron vacíos. Algunos reaccionaron rápido y decidieron pasar las viviendas a alquiler de larga estancia. Una salida ante la ausencia de turismo y, por tanto, de ocupaciones", explica. Un mercado del alquiler que, en consecuencia, se beneficiará del aumento de la oferta porque, según prevén los expertos, el turismo tardará tiempo en recuperarse. "La verdadera repercusión en los apartamentos turísticos la veremos cuando se levante confinamiento", señala. 

No obstante, esta tendencia podría prolongarse más allá de la actual situación excepcional. Y es que muchos propietarios necesitarán liquidez ante el parón en su actividad lo que les obligará a dejar esos pisos en el mercado tradicional del alquiler. "La rentabilidad es mayor en los pisos turísticos, pero en el momento en que no tienes público objetivo tienes que buscar una salida y el problema es que no sabemos cuánto va a durar y esos propietarios necesitan ocupar sus viviendas", asegura Vicente Díez, vicepresidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de la Comunitat Valenciana (Coapi).  

Foto: EDUARDO MANZANA

Asimismo, el estado de alarma también ha movido una inmensa ola de solidaridad en la sociedad que también tiene su refleja en el mercado inmobiliario. Son varios los propietarios que en los diferentes portales inmobiliarios ya ofrecen pisos con precios más asequibles, incluso gratuitos, para sanitarios que estén luchando contra el virus. "Centro Histórico Valencia, junto al Mercado Central Exclusivamente para personal implicado directamente en tareas relacionadas con el Estado de alarma (se requiere acreditarlo). Disponible los meses de abril y mayo", reza un anuncio de un piso en Ciutat Vella en la web Idealista.

"Ante la necesidad de ampliar plantillas en los hospitales o de profesionales que por prevención quieren aislarse de su familia para no contagiar el virus, propietarios han puesto a su disposición inmuebles", explica Díez. También para aquellos que tras largas jornadas necesiten un descanso o vivan lejos de su zona de trabajo.

De hecho, el sector inmobiliario junto a abogados y profesionales del marketing digital, ha lanzado la iniciativa solidaria 'Emergency Home' para facilitar alojamiento gratuito a más de 100 sanitarios y personal de hospitales que trabajan para combatir el coronavirus.  "Es una iniciativa altruita para ayudar desde el sector cediendo gratis los pisos", destaca la presidenta de Asicval.

Bajada de los precios a medio plazo

De cara al futuro y como consecuencia de esta crisis, el sector inmobiliario prevé que en el medio plazo el mercado del alquiler acabe abocado a una bajada de los precios de forma gradual. "Muchos propietarios que se resistían a sacar viviendas al mercado acabarán haciéndolo  eso añadirá más oferta", indica García. Y el incremento de oferta favorecerá a un ajuste de precios. Pero no solo eso sino que, además, el cese de la actividad de muchos negocios y la afectación de ERTE en varios sectores obligará a renegociar rentas a la baja ante la pérdida de poder adquisitivo.

"Muchas empresas de alquiler temporal, por ejemplo, ni siquiera van a poder levantan la persiana y optarán por la vivienda de larga estancia. Esto ya lo vivimos en la anterior crisis, pero la bajada fue paulatina. En este caso no será tan pronunciada, pero se notará", explica García quien estima que los valores podrían ser hasta un 20% inferiores a los actuales. 

Asimismo, el portavoz de Coapi considera que ante situaciones excepcionales que alteran la economía y generan paro e inseguridad, la tendencia es a la baja en los precios pero no cree que sea brusca, sino más bien moderada. "Si determinadas viviendas turísticas vuelven al mercado del alquiler tradicional eso será positivo para que los precios se moderen. Será bueno para todos", concluye. En cualquier caso, ambos se muestran prudentes sobre el futuro porque todavía el horizonte es incierto y muchas incógnitas siguen en el aire.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email