Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Jerónimo Franco (SAV): "Con los proyectos europeos WaystUP! y HOOP hemos situado a la región a la vanguardia europea de la economía circular"

5/06/2020 - 

VALÈNCIA (VP). A principios de siglo XX, los agricultores valencianos recogían los desechos urbanos de la ciudad a través de las puertas de entradas, como las Torres de Serrano, y más tarde depositaban y separaban la materia orgánica del resto. De esta forma, la materia orgánica era usada como enmienda para suelos y los productos obtenidos vendidos en los mercados de la ciudad. Un grupo de ellos se constituyó en sociedad y así nació, en 1900, S.A. Agricultores de la Vega de Valencia (SAV), aplicando un modelo de economía circular cuando todavía no existía ese término, ni nadie hablaba de las 3 R: recuperación, reciclaje y reutilización. 

Ese compromiso con el medio ambiente también está relacionado con otra de sus señas de identidad, la innovación. "Para ser la empresa referente medio ambiental durante 120 años en la Comunidad hemos tenido que innovar permanentemente. Muestra de ello ha sido el disponer de los primeros recolectores de carga lateral a nivel nacional; ser la primera contrata de jardines y zonas verdes en tener una flota 100% eléctrica, también a nivel a nacional; ser pioneros a nivel europeo en implantar, de la mano de la danesa DNV, la medición de la huella hídrica en zonas ajardinadas o construir y gestionar una de las plantas de tratamiento de residuos más modernas de Europa. La lista es interminable", afirma Jerónimo Franco, director de I+D+i y proyectos europeos de SAV. 

La apuesta por la innovación y por el medio ambiente les ha llevado a participar en innumerables proyectos europeos en estos años. "El ser parte de un consorcio europeo significa una oportunidad para enfrentarse conjuntamente con organizaciones top a los desafíos medio ambientales. El compartir infraestructuras, conocimientos y el poder desarrollar I+D+i en consorcios público-privados permite no solo trabajar en las áreas más científicas o técnicas sino que desde el kick off del proyecto los desarrollos son dirigidos para ser integrados en políticas públicas lo que asegura que tendrán una incidencia directa en la mejora del medio ambiente y por ende de la calidad de vida de los ciudadanos" destaca Jerónimo Franco que también añade que a la hora de establecer nuevos modelos de negocios, "los consorcios permiten contar con todos los actores necesarios para su creación, desde los end users, suministradores o usuarios finales hasta socios que desarrollan la parte de marketing, business entre otros".

En la actualidad SAV participa en dos proyectos europeos, WaystUP! y Hoop, dentro del marco de la economía circular. "Hoy en día, la transición a una bioeconomía es imprescindible y una economía basada en un modelo lineal, de ‘usar y tirar’, ya no es una opción válida. La adopción de un modelo circular proporcionará beneficios ambientales y sociales al tiempo que brinda nuevas oportunidades económicas y comerciales", asegura el director de I+D+i y proyectos europeos de SAV.

-    Tanto WaystUP! como Hoop están coordinados por SAV, ¿qué objetivos se han marcado en estos proyectos? 

-    En el caso de WaysTUP! su objetivo es utilizar los recursos biológicos de la agricultura, las aguas residuales y los desechos orgánicos para crear nuevos productos sostenibles y de valor. Por lo tanto, WaysTUP! es un proyecto basado en la bioeconomía dentro de un marco de economía circular. Por ejemplo, vamos a utilizar subproductos de la pesca (gestionados por pequeños productores) o excedentes de carne de los mercados municipales para producir nuevos subproductos valiosos, como gelatinas y piensos. 

Otro ejemplo interesante dentro del proyecto será el uso de biochar de los procesos de tratamiento de agua como fertilizante en huertos locales de pequeños agricultores en Valencia, para retener la estructura del suelo y la humedad durante los tiempos secos mientras retiene los nutrientes durante los períodos húmedos. 

Ahora mismo, dentro de este proyecto, estamos construyendo una planta de bio-procesos en la provincia de Valencia, que esperamos esté en funcionamiento para principios de 2021. Esto nos va ha permitir fomentar la economía circular en todo el territorio valenciano, ya que se podrá medir el potencial de conversión de multitud de subproductos en nuevos bio-productos de valor. Daremos soluciones medio ambientales a las empresas valencianas, pero siempre teniendo muy presente que el mercado en términos de viabilidad financiera será el europeo. Como se puede observar, entre los principales objetivos de WaysTUP! esta apoyar la economía y el empleo local.

Por su parte, el proyecto Hoop ha sido la propuesta estrella de la Comisión Europea en la última convocatoria y precisamente empieza donde WaysTUP! acaba. A partir de las experiencias previas se van a desarrollar pre-estudios sobre una gran variedad de bio-productos para que aquellas ciudades que deseen aplicar la economía circular cuenten con una guía práctica y una plataforma europea donde se incluirán todas las posibilidades de bio-productos así como los actores de dentro de la Unión Europea. Este proyecto tiene un fuerte carácter mediterráneo ya que fue impulsado por ITENE, Cetenma (Murcia) y SAV. Sin duda con estos dos proyectos hemos situado a la región a la vanguardia europea de la economía circular. Esto no lo decimos nosotros, nos lo comentan desde la Comisión. 

¿Por qué es importante este tipo de proyectos de economía circular en este momento?

-El mundo está presenciando la vulnerabilidad de los sistemas actuales de producción y consumo. WaysTUP! y Hoop demostrarán que, además de transformar los desechos y subproductos en materias primas de alta calidad, a fin de reducir el impacto sobre el medio ambiente, también se puede contribuir hacia una economía más competitiva en Europa. 

¿En qué otros proyectos europeos participan o tienen pensado presentar?

- Ahora mismo estamos en la última fase del proyecto Plasticircle, que pretende mejorar las diferentes fases para transformar residuos plásticos en productos valiosos, desde el diseño de los contenedores inteligentes para la recogida selectiva de residuos hasta la mejora de las rutas de transporte y las tecnologías de clasificación. Estamos trabajando junto al Ayuntamiento de Utrecht (Holanda) en la segunda demo del proyecto que previamente se desarrolló en Valencia.

Por otro lado, este mes empezamos un proyecto dentro de la Bio-based Industries Public-Private Partnership llamado Recover. Se trata de una propuesta disruptiva, construida sobre las necesidades reales de la agricultura para resolver la contaminación de los campos agrícolas con productos no biodegradables. Con esto se mejorará la gestión de estos residuos municipales, al disminuir drásticamente esta fracción, ya que suponen un coste importante en términos de recolección y, por supuesto, en términos medio ambientales.

En este proyecto pondremos en funcionamientos nuestros Agro-labs, diferentes campos agrícolas a lo largo y ancho del territorio valenciano que vamos a destinar a la I+D+i más puntera y sostenible. De algún modo los genes que mantenemos de nuestros orígenes nos han llevado a este tipo de proyecto. Estamos tremendamente ilusionados con él.

- ¿Por qué es importante la innovación en SAV? 

- El proceso de I+D+i es complejo al tratarse de una gran empresa donde todos los departamentos están involucrados en este proceso, por eso establecer una sistemática sólida y un marco que fomente la creatividad ha sido una prioridad por parte de la organización. En los últimos años hemos creado un marco para fomentar la I+D+i, la verdad que ha sido un proceso laborioso y largo, que culminamos hace dos meses con la certificación por parte de AENOR de la norma UNE 16004 en el ámbito de la Investigación, Desarrollo e Innovación en biotecnología para el tratamiento, aprovechamiento y reducción de residuos urbanos y subproductos derivados.

Además, hemos ido introduciendo técnicas de gestión de equipos multidisciplinares, como metodologías Agile o design thinking, y se ha creado un marco para facilitar la generación de ideas y el intraemprendimiento. Y no menos importante, hemos establecido métricas para medir nuestro proceso de innovación. Los resultados han demostrado que el esfuerzo y la inversión ha valido la pena y ahora estamos recogiendo los frutos de lo que sembramos. Muestra de ello fue la obtención del primer premio nacional de colaboración publico privada en proyectos medio ambientales el año pasado. Pero la mejor prueba que lo estamos haciendo bien es que cada vez más clientes, municipios y ciudadanos confían en la organización para gestionar su medio ambiente urbano, desde la limpieza y recogida de residuos hasta la depuración de aguas, mantenimiento de zonas ajardinadas o medios naturales entre otros.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email