X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

encuentro con los actores y el director de 'el bar'

"La calidad artística está en todas partes, pero solo se mira la del centro del país"

21/03/2016 - 

VALENCIA. La nueva película de Alex de la Iglesia, El bar, se rueda en Valencia desde el día 13 de marzo. El rodaje comenzó poco después de los Goya, el 8 de febrero, y se trasladó a los estudios Galaxia de Paterna para poder finalizar el rodaje de interiores. Los planos exteriores serán una combinación de los ya rodados en Madrid y los que se tomarán del barrio del Carmen.

La idea para este film surgió en El Palentino, el bar de referencia de Alex de la Iglesia. Se encuentra en el totalmente desconocido barrio de Malasaña y es un escenario habitual para los encuentros entre el director y su guionista de referencia, Jorge Guerricaechevaría.

La posibilidad de rodar una película con un bar como escenario principal surgió entre el rodaje de El día de la bestia y Perdita Durango, aproximadamente allá por 1996. Una idea inacabada e imposible de realizarse en su momento que se materializó en película cuando pasó algo en España que cambió el ritmo de los acontecimientos y supuso un punto y a parte. ¿El qué ha pasado en este país en un período de veinte años? Tantas cosas que todo podría cuadrar dentro de la descripción de algo que marca un punto y a parte, ya que no queda claro si es a nivel del país en su conjunto o a nivel personal del director. No lo sabremos hasta que se estrene la película, ya que el director guarda el secreto “porque si lo cuentan ya desvelan toda la historia”.

De la sinopsis por ahora sabemos muy poco, pero suficiente si recordamos que la película aún se está rodando y que no tiene fecha de estreno prevista todavía: Nueve de la mañana: un grupo de personas absolutamente heterogéneo desayuna en un café en el centro de Madrid. Uno de ellos tiene prisa: Al salir por la puerta, recibe un disparo en la cabeza. Nadie se atreve a socorrerle. Están atrapados.

En la rueda de prensa ofrecida por Álex de la Iglesia, Blanca Suárez, Mario Casas, Secun de la Rosa, Carmen Machi, Joaquín Climent y Jaime Ordónez en Valencia nos quedamos con las ganas de saber el súper acontecimiento pero sí que nos sirvió para conocer más sobre los personajes y su rol en la película.

Blanca Suárez encarna a Elena, ha quedado con alguien por internet y no tiene batería en el móvil, por lo que entra al bar buscando un enchufe. Mario Casas es un hipster que trabaja en una agencia de publicidad y que va al bar de mala muerte en el que transcurre la película convencido de que eso ahora es lo más moderno que hay. El normcore en su máxima expresión. Con estos dos personajes tenemos el gancho para el público joven, que se sentirá fácilmente representado a través de dos cazatendencias que no pueden separarse del móvil.

Carmen Machi interpreta a una mujer que se gasta todo el dinero que tiene en las máquinas tragaperras del bar. La ludopatía es una excusa para no tener que ver a nadie a lo largo del día, solo a la máquina y a su posibilidades de conseguir algo a cambio de tantas horas allí delante. Diego Braguinsky es un oficinista con muy mala suerte y Secun de la Rosa trabaja para Terele Pávez, dueña del bar, y su vida consiste en hacer sándwiches. Jaime Ordónez interpreta a un hombre sin hogar, que va al local para que la dueña le sirva su chupito diario.

Una vez presentados los personajes pasamos al escenario: el bar. Y ya está. Alex de la Iglesia vuelve a meternos en una única localización y si nos remitimos al pasado, más claramente a La comunidad, sabemos que el hecho de estar encerrados lleva a los personajes a su extremo.

Según el propio director, “es un truco narrativo, en el momento en el que los personajes se encuentran encerrados tienen que tomar decisiones para poder sobrevivir y eso precipita la acción y el conflicto, a mi me resulta más interesante. Es un reto a nivel de dirección. Está siendo un rodaje complicado por las escenas, pero rodar consiste en ponerte complicaciones y tirar hacia delante”.

Carmen Machi destaca que El bar podría ser perfectamente una obra de teatro. “Por la estructura y guión, todos los personajes tienen que estar en el rodaje, todos son necesarios, necesitas mucho de los compañeros y eso es muy de teatro”. De la Iglesia acaba la respuesta a la pregunta asegurando que “esto es mucho más complejo. Carmen en el teatro puede moverse, tiene libertad de movimientos dentro de un guión. Aquí el plano es muy marcado y complejo, tiene que estar en un determinado sitio sin poder moverse durante mucho tiempo. Mucha gente no aguantaría esto: es muy fácil de rodar o un verdadero infierno”.

Del personaje que más se habla en este encuentro con los medios es del de Mario Casas: “es un personaje muy pegado a la realidad que se va transformando cada día”. Cuando habla de él con el director lo hacen en tercera persona y aseguran que están fascinados con él, que tiene vida propia. Alguien tiene la ocurrencia de preguntar si en este papel Mario Casas se quita la camiseta. Ante el gesto de desagrado de todos los actores por la pregunta, el protagonista del momento asegura que “se puede preguntar algo más interesante” y que se está pasando por alto el resto de su carrera con esa cuestión.

Otro de los temas principales de la charla es la familiaridad del rodaje: muchos también estaban presentes en Mi gran noche, la anterior película del director. Blanca Suárez afirma que “hay mucha confianza en el rodaje para lo bueno pero también para lo malo, uno no se anda con rodeos”.

La presencia valenciana en la película es uno de los elementos más destacables del film. Ya no solo porque parte del rodaje se desarrolle aquí, sino por la presencia de actores y la compañía Nadie es Perfecto. Diego Braguinsky nos sirve la conclusión en este encuentro con los medios: “la calidad artística está en todas partes pero solo se mira la del centro y se olvida la de la periferia (en referencia a Valencia) y lo que pasa es que cuando nos juntamos es genial”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email