X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la coalición plantea sustituir a miembros socialistas en algún organismo sensible

La fractura en València se profundiza: Compromís advierte al PSPV de posibles "consecuencias"

18/10/2019 - 

VALÈNCIA. Si alguien esperaba que la almohada hiciera repensar las posturas de los dos socios del gobierno municipal de València, estaba en lo erróneo. Este jueves, Compromís y PSPV no sólo no dieron su brazo a torcer sino que se reafirmaron en sus posturas del día anterior sobre la comisión de trabajo para investigar el fraude de cuatro millones perpetrado contra la EMT, que se ha convertido en motivo de profunda disensión entre ambas formaciones.

Este miércoles, el vicealcalde y edil de Compromís, Sergi Campillo, había hablado de "un antes y un después" en las relaciones entre ambas formaciones, de una "crisis de gobierno sin precedentes". El PSPV había aprobado junto a la oposición que el presidente de la EMT y concejal de Compromís, Giuseppe Grezzi, tuviera que abandonar la comisión de trabajo cuando se le tomase declaración a un empleado de la empresa municipal, para evitar posibles interferencias o intimidaciones en las comparecencias. Un movimiento que, según la coalición valencianista, no había sido pactado de esta manera.

El rebote en las filas de la coalición valencianista era de magnitudes difíciles de mesurar. Campillo subrayaba que era la primera vez desde 2015 que los socialistas votaban con la derecha y en contra de su socio de gobierno, e insistía en que su grupo iba a incumplir el acuerdo aprobado por socialistas, PP, Cs y Vox. La "ruptura de la unidad" en el seno del gobierno municipal se tradujo en un importante enfado y malestar en Compromís, que ha acabado derivando en la búsqueda de una suerte de resarcimiento.

Este jueves, tras el pleno extraordinario convocado para tratar el fraude contra la EMT, el alcalde de la ciudad y dirigente de Compromís, Joan Ribó, compareció ante los medios y reafirmó la postura de Campillo manifestada el día anterior, si bien rebajó levemente el tono al no querer hablar de crisis de gobierno. Ahora bien, sí que calificó el voto del PSPV en la EMT de "una cuestión de gravedad", "una cosa a la que no estamos acostumbrados".

"Es un tema grave", admitía, para añadir que la coalición estudiaría durante el mediodía lo sucedido: "Vamos a ver qué significa esto. A nosotros las cosas nos gusta estudiarlas con calma, con tranquilidad y vamos a ver qué consecuencia tiene esto". Más tarde, el grupo se reuniría para abordar estas "consecuencias". Un encuentro cuyas conclusiones, si las hubieron, no trascendieron pero en el que, explican fuentes internas, se habrían puesto sobre la mesa posibles decisiones para marcar territorio por parte de la coalición después de que el PSPV intentara "humillar a un miembro de Compromís" -en palabras de Campillo el pasado miércoles-.

Giuseppe Grezzi y Joan Ribó (Compromís) antes del pleno. Foto: EDUARDO MANZANA

Así, en la reunión se habrían escuchado posibles medidas a adoptar, según ha podido saber este diario de fuentes internas de la coalición, como por ejemplo, el recambio de algunos miembros socialistas en organismos importantes donde el Ayuntamiento ostenta representación. En este sentido, el Consorcio Valencia 2007 se perfilaría como uno de los probables por experiencias similares en el pasado, cuando se intentó introducir como vocal del Consejo Rector a Carlos Galiana en sustitución de Sandra Gómez. El alcalde, Joan Ribó, preside dicho órgano.

Otro planteamiento que podría adoptarse se refiere a la renovación de los alcaldes de las pedanías de València. A finales de septiembre terminaba el período para el que habían sido nombrados los alcaldes pedáneos desde 2015. Llegada la fecha límite, por falta de un acuerdo entre Compromís y PSPV para su renovación, esta decisión se quedó en el aire y está todavía encasquillada. De hecho, el gobierno municipal ha tenido que prorrogar a los alcaldes pedáneos hasta que se selle un pacto con los socialistas. Así, en Compromís podrían realizar en este impás algún movimiento al respecto y de carácter independiente a sus socios de gobierno.

División palpable, pese a la unidad en el pleno

Estas conversaciones en el seno del grupo municipal ocurrieron tras el pleno extraordinario convocado para tratar el fraude de la EMT. De buena mañana, amanecía en la capital del Túria sin que se movieran las posiciones de PSPV y Compromís. Entrevistado por Plaza Radio, Campillo insistía en que Grezzi se quedaría en la comisión de investigación, en contra del acuerdo adoptado; mientras que la socialista Elisa Valía subrayaba en la emisora que no podría ser así.

Más tarde, PSPV y Compromís volverían a evidenciar sus discrepancias en el consistorio. No ocurrió dentro del hemiciclo, donde los socios de gobierno mantuvieron la unidad de voto, convenientemente pactada de forma previa. Pero un imprevisto en plena sesión avivó la llama si en alguna ocasión se había apagado: Grezzi lanzó un comunicado en redes sociales cargando duramente contra los socialistas. En él decía lo siguiente.

En romano paladín, instaba a los socialistas a revocar el acuerdo aprobado en la EMT. Un comunicado que en las filas del PSPV no sentó nada bien, y desde donde atribuyeron la actitud de Grezzi a la tensa situación que atraviesa la EMT, que preside el propio edil de Movilidad Sostenible. Asímismo, pedían "prudencia y sensatez" porque lo importante, decían, era esclarecer lo sucedido en la compañía pública.

Durante el pleno, Ribó había subrayado en diversas ocasiones su plena confianza tanto en Grezzi como en el gerente de la EMT, Josep Enric García, por su "buena gestión" al frente de la empresa municipal durante los últimos cuatro años. Preguntado por el comunicado del edil de Movilidad, sin embargo, prefirió no mojarse: "Es su opinión. Es respetable pero es una opinión que yo ni he hecho ni he dicho. Me responsabilizo de aquello que digo, de nada más".

Por parte de los socialistas, el portavoz adjunto en funciones del PSPV, Ramón Vilar negó que hubiera "tal crisis de gobierno" y apuntó que "la situación no es tan dramática". Antes del pleno, el edil había considerado que Campillo había estado el día anterior un tanto "melodramático". Palabras de serenidad y calma en los mentideros socialistas, donde valoraron positivamente que el alcalde rebajara el tono en público.

Ramón Vilar (PSPV) y Giuseppe Grezzi (Compromís). Foto: EDUARDO MANZANA

El PSPV se mantiene e insta a Grezzi a cumplir el acuerdo

"Una votación puntual en una comisión de investigación donde se debe votar lo que cada uno considere que es más beneficioso para la transparencia y el esclarecimiento de lo que se va a investigar no puede significar ni una crisis de gobierno ni calificarlo como grave", sostuvo Vilar, además de indicar que hubiera deseado que Grezzi motu proprio se hubiera comprometido a abandonar la comisión cuando vaya un empleado de la EMT.

Sobre las declaraciones de Compromís acerca de que sí existía un acuerdo sobre el papel de Grezzi en la comisión, el como portavoz en funciones y adjunto de los socialistas aseguró que no había pactado nada. "No puedo pactar que un trabajador cuando vaya a una comisión de estas características tenga a su jefe directo delante. Tengo conciencia de protección a los derechos de los trabajadores", declaró al respecto.

Preguntado por la posibilidad de que Grezzi esté en esas comparecencias, Vilar subrayó que se vería que no ha aceptado "una votación democrática dentro de un órgano oficial como la comisión". Y finalmente sentenció que si lo hace, "será su responsabilidad. La nuestra es proteger los derechos de los trabajadores como partido de izquierdas".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email