Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

DEBATE POLÍTICA GENERAL

Los anuncios de Puig para Sanidad complican el acuerdo con Compromís sobre el decreto de estructura

23/09/2020 - 

VALÈNCIA. La semana pasada el Botànic II tuvo que dejar sobre la mesa la modificación del decreto de estructura que el president de la Generalitat, Ximo Puig, quería acometer para transferir a la Conselleria de Hacienda las competencias sobre radio y televisión que actualmente dependen de la Secretaría Autonómica de Comunicación que dirige Beatriz Gallardo. ¿El motivo? La validación a este cambio estaba condicionado a que, a su vez, las tres fuerzas que componen el Ejecutivo valenciano cerraran un acuerdo sobre este decreto pero también sobre los Reglamentos Orgánicos y de Funcionamiento (ROF) de las consellerias. Una tarea que lleva sin resolverse desde hace ya más de un año. 

Las negociaciones entre PSPV, Compromís y Unides Podem, no obstante, no llegaron a buen puerto en el caso de los ROF, por lo que el esquema del Botànic II quedó exactamente igual al que esbozaron socialistas, valencianistas y morados al principio de legislatura. O lo que es lo mismo: no hubo cambios en el decreto de estructura. El tripartito aplazó una vez más unas negociaciones que el tiempo ha demostrado lo complejas que son en el caso de los ROF, y que ahora también dificulta cualquier cambio en el citado decreto. 

Un cóctel de complicaciones al que este lunes se le añadieron nuevos elementos: la reestructuración propuesta por Puig en Sanidad. Si bien es cierto que la aparición de una Comisionada de Atención Primaria no tendría porqué afectar a priori al decreto de estructura del Consell dado que éste es un cargo que no recibe ningún tipo de remuneración y se limita a ejecutar acciones encomendadas por Presidencia en un determinado momento -lo mismo ocurre por ejemplo con la Comisionada de Inteligencia Artificial-, no todos los integrantes del Botànic II realizan la misma lectura. 

Para empezar, porque en el organigrama la Secretaría Autonómica de Salud Pública gestionada por Isaura Navarro, de Compromís, tiene bajo su paraguas la Dirección General de Asistencia Sanitaria, con la socialista Maria Amparo García Layunta, departamento donde se gestiona precisamente la Atención Primaria. Así pues, a priori, la creación de esta comisionada sí podría influir y mucho -o al menos intentarlo- en las competencias que la coalición valencianista mantiene en la conselleria.

Además, desde Compromís consideran además que la creación del nuevo Servicio Valenciano de Salud sí puede tener repercusiones en la estructura del Ejecutivo del Botànic II porque algunas de las competencias que se le atribuyan amenazan también con colisionar con las que actualmente ostentan los valencianistas en este departamento.

Las funciones, según detalló el propio Puig en su intervención en el Debate de Política General, consistirían en "dirigir la prestación de la asistencia sanitaria, distribuir los recursos económicos, coordinar y gestionar los recursos humanos y desarrollar la docencia y la investigación". 

Con este escenario, los valencianistas miran especialmente con recelo este anuncio a la espera de que se concrete más la hoja de ruta a asignar a este nuevo servicio. Una concreción que, esperan, llegue cuando las tres fuerzas -pero en especial ellos y los socialistas- se sienten de nuevo a negociar el decreto de estructura que quedó encallado la semana pasada. Una cita en la que consideran que deberán reconsiderarse los equilibrios con los que queda el Botànic II. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email