GRUPO PLAZA

entrevista al síndic del pspv en Les corts valencianes

Manolo Mata: "La visibilidad se la pelean los grupos minoritarios; Compromís lo es"

19/04/2021 - 

VALÈNCIA. Manolo Mata (València, 1959) es uno de los pesos pesados del PSPV. Además de ser vicesecretario general de su partido, es síndic de los socialistas en Les Corts Valencianes y uno de los hombres de confianza del president de la Generalitat, Ximo Puig. Hace unas semanas, una intervención quirúrgica le apartó de los focos mediáticos y de sus responsabilidades. 

Apenas unos días después, Mata, abogado de profesión, ha vuelto a tomar las riendas de su grupo parlamentario en Les Corts y a colaborar de forma estrecha con el jefe del Consell. Valencia Plaza se reúne con él para hablar de su futuro político, del estado de alarma, de la reforma del modelo de financiación, de cómo ha vivido la salida de Cantó -con quien colaboró en presupuestos- de la política valenciana, o de la relación con Compromís y los últimos desencuentros con la coalición liderada por Mónica Oltra, entre otros muchos asuntos. Además, Mata responde, en una segunda parte de la entrevista, a diversas cuestiones como vicesecretario general del PSPV.

-¿Cómo está después de su paso por el hospital? 
-Estoy muy bien. He hecho mucha introspección y te das cuenta de qué es importante y qué no. Estoy normal y contento. 

-¿Seguirá ejerciendo de síndic o se ha replanteado en algún momento dejar de serlo?
-Si no pasa nada sí. Es un compromiso de legislatura y la vida que elegí llevar es la que es. Llevo 40 años de mi vida de militante del PSOE, de esos 40 años he sido cargo público unos 12 ó 13 con muchos espacios intermedios, ahora esta última etapa es la que más tiempo seguido he estado. 

Foto: EDUARDO MANZANA

sobre ampliar el estado de alarma: "De aquí al día 9 de mayo aún queda tiempo; habrá que ver lo que hace la gente"

-El 9 de mayo se levanta el estado de alarma. ¿Cree que sería necesario ampliarlo? 
-Yo creo que está esa posibilidad y también otras. De aquí al 9 de mayo aún queda tiempo y habrá que ver lo que hace la gente. Porque es muy llamativo que los que se oponían al estado de alarma hoy sean adalides de esto. La situación de las comunidades no es igual en todos los territorios y es cierto que en algunos pueden necesitar instrumentos jurídicos. El TSJ ha sido más beligerante con normativa autonómica en el País Vasco y en cambio aquí ya cerramos la hostelería y tomamos medidas muy duras sin la cobertura del estado de alarma. Yo creo que de aquí al día 9 vamos a vivir una Conferencia de Presidentes, un escenario de cogobernanza y se irá afinando el tema jurídico. 

-Ha dicho que hay otras posibilidades, ¿qué mecanismos cree que deben darse para otorgar esa seguridad jurídica a las autonomías?
-Las leyes sanitarias permiten muchas cosas. Cullera por ejemplo ha cerrado sus playas sin que la Generalitat le haya habilitado para ello. La gran duda sin el estado de alarma son los cierres perimetrales, porque quitando de eso el resto de medidas pueden tener cobertura. Lo que pasa es que hay que motivarlas y explicarlas. Hoy hemos visto que el TSJ ha levantado las restricciones a los salones de juego y hoy -el pasado viernes- hay un decreto del Consell regulándolo. Es muy difícil un estado autonómico; Alemania ha recentralizado competencias, pero yo creo que esa no es una buena opción porque aquí hay muchos mecanismos de cooperación. Vox por ejemplo es claro y transparente: se niega a cualquier estado de alarma. Bildu es claro y transparente: apoya el estado de alarma porque en el País Vasco la situación es la que es. Los partidos importantes tendrán que decir cosas. Para hacer un decreto ley de estado de alarma basta un Consejo de Ministros. Luego tendrás que buscar la ratificación, pero yo confío en que haya soluciones dialogadas y de cogobernanza que se asuman de una manera colectiva. 

-La oposición acusa a Sánchez de electoralismo por no alargarlo por las elecciones del 4M. ¿Cree que la posición del Gobierno puede cambiar después de la cita en las urnas? ¿Existe margen para ello?
-No es electoralista, es que yo creo que de aquí al 9 de mayo hay tiempo. Yo creo que un estado de alarma sería aplaudido por la mayoría y lo que sería electoralista sería decretar el estado de alarma. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-Pero a veces este tipo de decisiones se apuran hasta el final. Y también sabemos que hasta el 9 de mayo también habrán pasado unas elecciones...
-Sí, pero se apuran por dos motivos: uno es por generar más apoyos y otro es que la evolución de la pandemia es determinante, porque aquí estamos contenidos pero la Comunidad de Madrid ya tiene un número de casos preocupantes y la curva nacional va subiendo poco a poco. También ocurren cosas como que si Pfizer o AstraZeneca tienen un problema de suministro de vacunas lo alteran todo. Si hoy se dijera que el Gobierno va a aprobar el estado de alarma se diría que es una decisión electoralista porque la mayoría de gente entiende que hacen falta restricciones. Sería electoralista una cosa y la contraria. 

"la deuda es un apunte contable. el nuevo modelo de financiación tiene que pasar por un reajuste de lo que ha supuesto"

-¿Confía en que algún día se reforme realmente el sistema de financiación? 
-Me criticaron mucho hace tres o cuatro años cuando dije que el modelo de financiación igual tardaba 30 años en hacerse porque el problema del modelo de financiación es que no es un problema de estricta voluntad política, sino que es un problema de que los territorios compiten. Es la baza esencial del nacionalismo, porque los grandes partidos tienen que buscar sistemas de financiación que intenten ser no perjudiciales para todos los territorios que no tienen nada que ver. Es un mecanismo perverso y complejísimo. De hecho, cuando se aprobó el último modelo, desde el PP se vendía que favorecía a unos territorios, pero las liquidaciones demostraron que era al revés, que somos la comunidad peor financiada. Eso hoy es una prioridad absoluta, pero tenemos una suerte: desde que está Sánchez en el Gobierno nadie cuestiona que tenemos 1.350 millones de euros ahí, que eso es como si fuera el nuevo modelo de financiación; también se ha reformado el Estatuto y el Gobierno cumple porque destina el 10% de las inversiones a la autonomía; y sus informes y la AIReF insisten en que somos la comunidad peor financiada. Con lo cual son muy escrupulosos a la hora del reparto de las ayudas covid y de todo tipo de ayudas que pueda haber. Estamos viviendo como si tuviéramos un buen sistema de financiación con un inconveniente: que crece la deuda. Pero a mí Montoro ya me dijo: ¿Tú has visto alguna vez quebrar a alguna Comunidad Autónoma? ¿Qué más os da deber 40 que 50, que 55 si nunca la vais a pagar? Porque el problema de la deuda tiene que ver con la deuda del Reino de España con respecto a Europa, que es lo que obligaba antes a políticas de ajuste. Hoy la deuda es un apunte contable. Igual que se ha condonado la deuda de La Marina, porque es deuda del Estado. Cada vez que viene el FLA, nuestra deuda respecto al Estado es más elevada, pero es deuda ya de España. Por eso yo creo que el nuevo modelo de financiación tiene que pasar por un reajuste de lo que ha supuesto la deuda histórica y cómo afrontar el futuro, que es ahí donde nos jugamos mucho; esa va a ser una de las batallas más duras porque las comunidades que tengan menos deuda no van a querer eso. 

-¿Y le parece responsable que se abogue por que se siga incrementando esa deuda porque solo sea "un apunte contable"?
-Responsable no sé, pero es lo que ha decidido el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Unión Europea. Lo que se ha acabado es el neoliberalismo que piensa que la deuda es un instrumento perverso y que lo que hay que hacer es recortar; no. La UE tiene un plan de choque brutal que endeuda mucho a la Unión, EEUU lo ha hecho también y nosotros estamos en un nivel de deuda asumible perfectamente. Sobre todo cuando el coste del dinero es menor de 0. Y esa es otra de las perversiones del sistema, cuando a los bancos les cobra el Banco Central Europeo por darles dinero. Cuando los intereses son negativos estamos en un escenario imprevisible, con lo cual la deuda que tú tienes es cada día más barata. 

Foto: EDUARDO MANZANA

"Es impensable tener un modelo de financiación nuevo sin el concurso del PP"

-Ha dicho que hace ya dos o tres años dijo que la reforma del modelo igual tardaba 30 años. ¿Sigue pensándolo?
-Sigo pensando que es un escenario muy complicado cuando en la política española es muy difícil llegar a acuerdos. Es impensable tener un modelo de financiación nuevo sin el concurso del PP, porque no es un problema de mayorías estrictas. 

-Ha dicho también que la reforma es una prioridad para el Gobierno de Sánchez, pero a juzgar por los acontecimientos de los últimos años y el más reciente, que es el de prorrogar de nuevo ocho meses la presentación de su propuesta, cuesta creer que sea una prioridad real...
-Pedro Sánchez y el Gobierno de España tienen un problema serio ahora mismo y es que han hecho un Presupuesto en un tiempo dificilísimo de pandemia y las previsiones se alteran 2 puntos. El Gobierno de España tiene un plan para uniformizar determinados impuestos que beligerantemente rechaza el PP: todo lo vinculado a Sucesiones, Donaciones y Patrimonio. Ese tipo de cosas que pasan por una cierta homogeneidad, como el 'dumping' fiscal, no tiene aliados. ¿Qué ha hecho el Gobierno de España? Comprometerse a presentar su modelo. 

-Ya se comprometió hace muchos meses...
-Sí, pero el que hubieran presentado no valdría para mañana porque la situación económica de España no tiene nada que ver con la de hace 10 meses. La pandemia ha alterado todo. Cuando empezó la pandemia teníamos aproximadamente una deuda del Estado del 100% del PIB, y ahora es del 115%. ¿Quién iba a pensar que eso iba a pasar? El Gobierno ha dado a las Comunidades Autónomas miles de euros para afrontar la pandemia, a todas. La Comunidad Valenciana no tiene hoy un problema de solvencia o liquidez. ¿Por qué la Comunidad de Madrid da 0 euros a los empresarios y autónomos afectados por la crisis y aquí damos 1.000 millones? Pues porque forma parte de nuestra capacidad de autorregulación, pero desde luego hay un compromiso de que habrá un modelo y ese modelo quizá se quede obsoleto en unos meses, pero estoy seguro de que el modelo no nos va a perjudicar porque son conscientes de que somos los que peor estamos. 

"La gente te decepciona cuando te has generado expectativas con ella, y a mí Toni Cantó nunca me ha generado expectativas"

-¿Le ha decepcionado Toni Cantó después de que tanto usted como el president de la Generalitat acercaran posturas con él para los Presupuestos de 2021? ¿Se equivocaron?
-Más que decepcionado, me ha sorprendido. Pero no nos equivocamos. La gente te decepciona cuando te has generado expectativas con ella, y a mí Toni Cantó no me puede decepcionar porque nunca me ha generado expectativas. Pero hay un Cantó entre la llegada de Arrimadas y el resultado de las generales que nos transmitió a nosotros y también públicamente su voluntad de llegar a acuerdos. Y llegar a acuerdos no con el PSPV, sino con el Botànic, que creo yo que fue la mala lectura que se hizo de todo este proceso. Si Cantó firma un pacto de reconstrucción, lo hace con el Botànic y si Cantó vota unos Presupuestos, vota unas cuentas botánicas. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-Pero es cierto que quien más intentó ese acercamiento para que diera el apoyo a los Presupuestos fue el PSPV...
-Porque nosotros somos muy educados y creemos que el frentismo es algo a derrotar. Yo nunca entendí esa beligerancia de Compromís y Podemos, que cuando alguien pasó de considerarlos ser unos "comunistas" casi con rabo y tirando fuego por la boca y unos "separatistas" a estar dispuesto a blanquearlos y a firmar un presupuesto que iban a gestionar, ellos se negasen. Ahí creo que construyeron un imaginario un poco conspiranoico pensando que lo que estábamos era preparando un futuro con Ciudadanos. 

"siempre que sea posible habrá un Botànic III"

-¿Y lo estaban preparando?
-Qué va, en ningún momento. Yo siempre lo he dicho: mi sueño en política siempre ha sido un modelo como el del Botànic I. Y lo he visto. Y siempre que sea posible habrá un Botànic III y IV.

-¿Y el modelo de que Puig gobierne en solitario?
-Eso hubo quien ya lo dijo la noche de las elecciones de 2015. Y quien lo dijo, quien manejase esas hipótesis, es porque no conocía lo que era la historia de 20 años de PP y la voluntad de cambio del pueblo valenciano. Nosotros no podíamos hacer otra cosa distinta de la que hicimos y además ha salido bien.   

"Cualquier invento que quiera hacer el PP de contar con cantó en la Comunitat les puede salir fatal porque huyó de aquí. cualquiera que le coja de la mano no está en sus cabales"

-¿Se alegra de que el Constitucional deje definitivamente a Cantó fuera de la lista de Ayuso?
-No, nunca me alegro del daño ajeno. Además este era un tema delicado en términos jurídicos porque el artículo 4 de la ley electoral de la Comunidad de Madrid dice que si uno reúne las condiciones puede subsanarlo. Yo lo que vi ahí es que hubo una traición clara a su electorado de aquí y la constatación de que él no es de aquí. Eso es un drama. ¿Él dónde se ha ido a refugiar? A su casa. Y cuando alguien dice que vuelve, oye, pues no, porque él ha huido de aquí y se ha ido a su casa. Cualquier invento que quiera hacer el PP de contar con él en la Comunidad Valenciana les puede salir fatal, porque no hay nada peor que huir. 

-Compromís vinculaba esta semana que el rechazo de Cantó a bajar el listón electoral se debe a que ya estaba pensando en irse al PP. ¿Usted también lo comparte?
-Esto es la Navaja de Okham siempre. Las cosas son más sencillas de lo que parecen. Cantó es un artista en muchas cosas, en la primera es en cambiar de camiseta de un día para otro y decir una cosa y la contraria. Cuando llegó aquí era un Cantó agresivo, que pensaba que aquí estaba rodeado de independentistas y soberanistas...

Foto: EDUARDO MANZANA

-Bueno, es lo que está vendiendo en sus entrevistas ahora mismo...
-Sí, pero mira. Después de las elecciones nacionales, su primera pregunta en la sesión de control tenía que ver con los cítricos valencianos, y yo pensé: ostras, esto sí que es el cambio radical y habla de las cosas que preocupan a la gente. Y así ha estado meses, casi un año. Recordemos que Ciudadanos quería cargarse el Consell Jurídic Consultiu o la sindicatura de Greuges porque decía que eso eran organismos inútiles que hacían gastar dinero... y hace unas semanas votaron la nueva ley de la Sindicatura de Greuges, han pedido informes al Síndic de Comptes, etcétera, cuando antes querían que todo lo llevase Madrid. Esos cambios son sustanciales y hay que aplaudirlos porque me parece genial que entren en el ámbito estatutario. Cantó llegó a poner un pie en el ámbito estatutario y salió escopeteado. 

-¿Qué le parecería entonces que Cantó volviera a la Comunitat para ser candidato del PP en el Ayuntamiento en las próximas elecciones?
-No sé de la mano de quién. Quien le coja de la mano para ir a la Generalitat o al Ayuntamiento de Valéncia es que no está en sus cabales. 

-¿Ha hablado ya con Compromís para nombrar a Mar Iglesias presidenta de À Punt tal y como pidió el Consejo Rector?
-No. 

-¿Cree que se tiene que reformar el Reglamento de Les Corts para proteger las investigaciones de la Agencia Antifraude tras la sentencia del Supremo?
-Yo creo que esa es una cuestión política. Yo exactamente no sé cómo se defendió la Agencia Antifraude en ese contencioso. Igual la mejor defensa era decir que hay una colisión de derechos fundamentales: el de la presunción de inocencia de la gente investigada y el derecho a la participación política de los diputados. El último ejemplo que tenemos de una cosa parecida es cuando el PP pidió los planes de la Agencia Tributaria Valenciana de inspección y no se les dio. Y el TSJ acabó diciendo que no se les podía dar porque entonces se enterarían los que van a ser investigados y harían trampas. Yo creo que es una cuestión política. El PP está pidiendo información que ya tiene porque está personado en la causa. Pide expedientes que se supone que tiene la Agencia Antifraude cuando la Agencia las ha mandado a un juzgado.

"El PP sus problemas tendrá, pero todos confiamos en la Agencia Antifraude"

-Pero al margen de lo que el PP quiera, ¿existe una voluntad por parte de los grupos del Botànic de blindar las investigaciones de la Agencia? ¿Y en qué se materializaría?
-Si el último recurso es cambiar el Reglamento de Les Corts, supongo que se hará. Pero la reforma reglamentaria requiere mayoría de tres quintos y no es un problema jurídico solo, es sobre todo político. El PP sus problemas tendrá, pero todos confiamos en la Agencia Antifraude. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-El PSPV en la Diputación de Valencia tampoco parece que confíe mucho en la Agencia Antifraude, porque desde el propio grupo se han atacado las investigaciones que está llevando a cabo sobre el proceso de selección de la jefa de recursos humanos de Divalterra. 
-Pero es que eso pasa con los juzgados, tribunales, con cualquier instrumento que tiene acción legal. Una cosa es que la Agencia Antifraude tenga que hacer todos esos informes y otra que estés de acuerdo con todos los que hace. Eso no tiene nada que ver. Yo soy muy crítico con muchas decisiones de la Agencia Antifraude; lo fui cuando alquilaron la sede, por ejemplo. Pero otra cosa distinta es que crea que ellos tienen que hacer lo que tienen que hacer. Igual yo no estoy de acuerdo con la pericial que hagan, pero me parece bueno tener esa Agencia que hace esas periciales. 

-Usted ha criticado en más de una ocasión que se aireen las desaveniencias del Gobierno a través de redes sociales o que en ocasiones algún partido del Gobierno, hace unos meses Compromís, buscase visibilidad. Bajo esa premisa, ¿qué le parece que su propio partido acusara al departamento de Oltra esta semana de "desmantelar" el Institut de Les Dones a través de un comunicado de prensa? 
-Fue una posición del partido. Yo sigo compartiendo que no debemos polemizar, pero yo estaba en esa Ejecutiva y me pareció bien. Hay momentos en los que uno tiene que marcar posición. Y bueno, Compromís tampoco lo oculta y es una posición del partido. Está claro que las políticas de Igualdad las lleva la consellera y vicepresidenta del Gobierno. 

-¿Y eso no es buscar visibilidad?
-Más que buscar visibilidad es tranquilizar a colectivos francamente preocupados. 

-Pero entonces cuando marca posición Compromís, por ejemplo, al estilo PSPV en su Ejecutiva es intentar visibilizar y cuando lo hace el PSPV en su Ejecutiva como posición de partido no?
-Pero es que nosotros no necesitamos visibilizarnos. Somos partido de Gobierno, lo presidimos, somos la primera fuerza política. Nosotros ya somos visibles de por sí. La visibilidad se la pelean los grupos minoritarios.

"Compromís es un grupo minoritario. Tienen un diputado en Madrid y nosotros 12"

-¿Y Compromís es un grupo minoritario?
-Pues sí. Tienen un diputado en Madrid y nosotros tenemos 12. Aquí tenemos 27 y ellos 17...

-¿Cómo es su relación con Oltra y con Compromís en este momento? ¿Igual que en la anterior legislatura?
-Con Mónica siempre excelente, y si me apuras un poco mejor. Hablamos más porque igual hay más problemas. Pero creo que también el escenario de hace 3 ó 4 meses no es el de ahora. Las cosas están sustancialmente mejor y llegamos a un nivel de tensión que no era bueno.  

Foto: EDUARDO MANZANA

-El cambio en la sindicatura de Podem parecía obedecer a una búsqueda de mayor dureza con el president de la Generalitat en las sesiones de control. ¿Le parece más exigente Pilar Lima que Naiara Davó? 
-No. Pilar, además desde que es síndica, tengo el pálpito de que va a seguir por la senda emprendida, que no es otra que intentar blindar esto. Yo siempre he tenido muy buena relación con los portavoces de Podemos. Creo que esa justificación iba dirigida más a cómo legitimar o explicar lo que en clave interna iba a hacer. 

"No veo diferencias sustanciales en Podemos con Pilar lima como síndica"

-No ve mayor presión en Pilar Lima que en Naiara Davó, entonces. 
-No, yo no veo diferencias sustanciales en la posición de Podemos. 

-¿Ha percibido diferencias en Podemos respecto a la financiación autonómica respecto a cuando no gobernaban con Pedro Sánchez ni aquí con el Botànic? ¿Percibe una mayor "lealtad" hacia el PSPV?
-No. ¿Cuál es la lealtad de Isabel Bonig al presidente de Galicia? Si es que el presidente de Galicia y de Cantabria defienden lo contrario que defienden los valencianos, los baleares, los murcianos, algo los andaluces y algo los catalanes porque tenemos los mismos problemas con este sistema de financiación. Los problemas los tienen los territorios, no los partidos. Lo que sí creo que ha entendido Podemos es que esto no es un problema de hacer magia, sino que enfrenta a territorios. Y nosotros defendemos aquí posiciones que probablemente los socialistas gallegos o cántabros ven de otra manera. De ahí la complejidad del problema. El sistema al final no tiene que provocar que haya vencedores y vencidos, sino que mejore y el Estado español sea sensible a lo que está pasando. Nosotros somos máquinas de bienestar para los ciudadanos que valen mucho dinero, y nos la tendrán que financiar. 

"La apuesta por la transparencia está muy bien pero tiene que haber cierto margen de discrecionalidad en la política"

-Finalmente los grupos parlamentarios tendrán que justificar con mayor detalle sus gastos tras varias quejas de la Sindicatura de Comptes. ¿Por qué ha costado tanto? Seis años, exactamente. 
-Creo que no hemos sido capaces de convencer que los partidos tienen que tener un margen en el que puedan gastar en lo que ellos crean que es bueno para sus ideas y proyectos políticos. Yo no tendría ningún interés en saber a qué abogados contrata el PP para presentar querellas contra no se sabe quién porque creo que forma parte también del juego de la democracia. O qué empresas de publicidad hacen campañas internas o cosas así. La apuesta por la transparencia está muy bien pero tiene que haber cierto margen de discrecionalidad en la política. Vox es transparente y dicen que le pagan un sobresueldo a Abascal. Aquí costó mucho tiempo saber que se pagaban sobresueldos. Pero yo creo que no le interesa a nadie que si el grupo hace una comida, saber en qué restaurante la hace. A veces por querer hacer bien las cosas acabas metiéndote en un lío. 

-¿Cree que se van a meter en un lío con este cambio?
-No. Creo y espero que no. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Qué le parece que Compromís y Podemos se vayan a personar en la ampliación del Puerto?
-Están en su derecho. Es su posición, pero yo insisto en que la batalla era ver si era necesaria una nueva DIA o no, y esa batalla ha terminado. La Abogacía del Estado dice que no hace falta una nueva DIA. Segundo, si hay una afección en las playas del sur, eso ya se ha hecho. Ya se ha hecho el dique de contención, con lo cual si ha habido una afección, ya se ha producido. Y ya estamos hablando de lo que debe ser la propia terminal de contenedores sobre lo que en teoría tiene una afección medioambiental posible. Pero si ellos creen que eso no está bien, tienen todo su derecho a ir a los tribunales. 

-¿Le parece lógico que Les Corts no hayan creado una comisión de investigación sobre las ayudas a las empresas del hermano de Puig después de que haya habido una sanción por parte de Competencia y un expediente en el que constan unos whatsapps sobre las vinculaciones empresariales entre Francis Puig y los Adell Bover, teniendo en cuenta que hay una investigación judicial al respecto?
-Me parece lógico porque todo lo que hay es lo que tú dices. ¿Qué vamos a investigar si ya sabemos lo que hay?

-Hay muchos casos del PP que se han investigado en Les Corts y estaban judicializados...
-Pero no por judicializados, es que ahí hay lo que hay. Lo que hay es que de las 14 zonas en las que se optó a las ayudas de À Punt, en 12 de ellas hubo un pacto de precios. Eso es lo que pasó de verdad. ¿Cuáles se mandan a Fiscalía? Las que son empresas del hermano del presidente, no las demás. ¿A cuáles se sancionan? A las que llaman socios del hermano del presidente y es porque tienen una relación comercial, como alguien que subcontrata. Pero porque ese mundo es el que es, en las comarcas hay 1, 2 ó 3 empresas que llegan a acuerdos. Si han hecho algo mal, pues oye, que las sancionen. Pero también es curioso que la Conselleria de Economía solo sancione a las empresas vinculadas al hermano de Puig, no a las otras 12. 

"Creo que ser familiar de un político es una desgracia"

-La Conselleria de Economía no, Competencia, que aunque dependa de la Conselleria de Economía es un órgano independiente. 
-Bien, pero es que la televisión valenciana no solo excluyó a esas tres empresas, sino a las 12 y solo sancionan a una. Creo que ser familiar de un político es una desgracia. Tienen que apechugar con esa situación: nuestras hijas no pueden aprobar oposiciones, nuestros hermanos no pueden hacer no sé qué... La empresa donde trabaja el hermano de Ayuso recibe no sé cuántos contratos de adjudicación directa de la Comunidad de Madrid vinculadas a la Covid-19, y ahí no pasa nada. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-Puede ser una desgracia, pero hay una investigación judicial donde sobre unos indicios de delito que se están investigando. No tiene por qué acabar en nada, pero se están investigando...
-Claro, sí. Pero por eso te digo que no hay nada que investigar porque ya saben todo. Si la que más sabe de todo eso es Eva Ortiz porque está personada en todos los procesos que hay. Si tengo alguna duda alguna vez le preguntaré a ella. 

-Lo que no está en fase de investigación, sino que hay ya apertura de juicio oral, es el caso Alquería. ¿Qué le parecen las peticiones de pena por parte de la Fiscalía y cómo cree que pueden desgastar al PSPV?
-Las peticiones de pena me parecen un absoluto dislate jurídico. Y pongo un ejemplo: se dice en el mismo escrito que unas personas fueron contratadas sin acuerdo del Consejo de Administración y en cambio, cuando a otras se les contrata con acuerdo del Consejo de Administración, se dice que ese contrato es falso. Ahí la clave está en determinar si esa gente trabajó o no, que sí que trabajaron, y si hubo una irregularidad administrativa. Creo que fue un tema mal orientado, que hubo una actuación policial muy contundente cuando al final estamos hablando de unos contratos que suponían un menor coste para la empresa, de contratos que son de alta dirección donde las indemnizaciones de los altos cargos son inferiores y que se hacen para evitar despedir a toda la gente que despidió el 'yonki del dinero' que estaban controlando el área jurídica, económica y todo tipo. Creo que ese juicio no va a desgastar al PSPV, al revés; creo que puede desgastar a la instrucción que se ha hecho, a los antiguos gestores de la empresa y muchas otras cosas, pero no al PSPV. 

-¿Usted esto lo dice como síndic del PSPV o como abogado que defiende a uno de los acusados?
-Como las dos cosas. Como síndic del PSPV y como abogado de un inocente que está ahí. 

-¿Cómo valora la disolución de Divalterra y la guerra con Antifraude después de que Toni Gaspar la anunciara tras perder el PSPV el control del área de personal de la empresa?
-Desde la llegada de Gaspar a Divalterra el escenario de la disolución él lo tenía claro. 

-Había hablado de transformación, pero no de disolución...
-No, pero yo creo que no tener una empresa pública también tiene su coste. Porque es una empresa que tenía muchas posibilidades de hacer muchas cosas, pero al final las férulas contaminantes la han contaminado desde su nacimiento. Es muy difícil reconducir su situación. 

Foto: EDUARDO MANZANA

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email