GRUPO PLAZA

los mayoristas apuran reservas para contrarrestar el impacto del paro en el transporte

Mercavalencia empieza a acusar la falta de género y se prepara para más carencias si la huelga se alarga 

Foto: KIKE TABERNER
19/03/2022 - 

VALÈNCIA. En Mercavalencia ya es imposible comprar fresón de Huelva, tomates de Almería, pescadilla de Málaga o marisco de Galicia. Los comercios de fruta y verdura valencianos que se surten del gran mercado de abastos de València ya comienzan a sufrir las consecuencias de la huelga de transporte en forma de falta de productos frescos para sus paradas. Las carencias, por el momento, son puntuales y afectan a productos perecederos que vienen de otros puntos de España en grandes camiones que no han podido ni cargar en origen por la acción de unos piquetes que ha ido en aumento, pero la falta de producto irá a peor la semana que viene porque las reservas se agotan y la producción local no alcanza para cubrir toda la demanda.

Así lo explica a Valencia Plaza un portavoz de Mercavalencia, donde la primera semana de huelga se ha superado sin graves dificultades porque los mayoristas ya habían hecho acopio ante el anuncio de paros y, además, en el caso de Valencia el impacto de los paros se ha visto diluido por la menor actividad asociada a las Fallas o el cierre del Puerto de Valencia por el mal tiempo.

Peor ha sido el caso del pescado fresco, que no ha llegado en toda la semana porque mucha de la flota pesquera se ha quedado amarrada. Como en el caso de las frutas y verduras, los mayoristas de Mercavalencia hicieron acopio la semana pasada en sus cámaras de pescado congelado, por lo que la falta de producto se circunscribe a frescos como el marisco gallego, o gamba y pescadilla de Málaga.

"Si la huelga continúa la próxima semana, sí va a haber desabastecimiento de algunos productos en fresco, sobre todo pescado, y algo de fruta y verdura también porque la huerta de valencia no da para cubrir la demanda sola y las reservas en las cámaras han ido bajando a alrededor del 30 o 40%", advierten desde Mercavalencia.

"Desde el lunes hemos tenido piquetes informativos en los accesos, pero en nuestro caso no ha habido incidentes. El lunes y el martes no faltó de nada porque los mayoristas habían llenado las cámaras, pero desde el miércoles ya ha habido fruta de los invernaderos de Almería que no ha llegado", explican desde Mercavalencia.

Foto: EVA MÁÑEZ

Parte del género que habitualmente llega en grandes tráiler desde Andalucía, una de las zonas donde el paro ha tenido más seguimiento por la acción de los piquetes, se ha sustituido con la llegada de camiones de pequeño tonelaje de agricultores locales que no han tenido ninguna dificultad para circular.

Aunque todas las paradas están abiertas porque no hay mayoristas de un solo producto, lo cierto es que los comerciantes compran en el Mercado central el género para sus paradas llevan un par de días sin poder adquirir los productos en la misma cantidad y variedad habitual. "Siempre compro 40 kilos de fresas para vender durante el fin de semana y el miércoles solo pude comprar 10 porque mi proveedor me hizo el favor de reservármelos", explica a este periódico uno de los comerciantes.

Además, la llegada puntual de algunos productos como el tomate que se produce en los invernaderos andaluces también ha contribuido a elevar su coste habitual, que ha pasado de pagarse alrededor de 1,50 euros el kilo a un euro por encima.

Pérdidas millonarias y empleos en peligro 

El Comité de Gestión de Cítricos (CGC) ha había alertado en los últimos días de que las movilizaciones estaban restringiendo "drásticamente" la llegada de fruta procedente de Andalucía y Murcia a los centros de confección ubicados en la Comunitat Valenciana, desde donde se manipula y comercializa el 70% de la producción nacional. Además, ya avisaban de que se detectaba una reducción "a la mínima expresión" del suministro a los principales mercados mayoristas del país, como Mercavalencia.

Pero en las últimas horas la situación se está agravando. La Asociaciación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc) advierte de que el paro ya ha causado en una semana unas pérdidas de 600 millones de euros en alimentación y están en peligro más de 100.000 puestos de trabajo. 

Lonja de A Coruña, este viernes. Foto: M. DYLAN

"El carácter perecedero y la esencialidad de los alimentos que producen y comercializan está causando estragos en los sectores de frescos y en áreas geográficas con gran arraigo sectorial como Andalucía, Galicia o zona norte del país", subraya la asociación, que señala que sólo en Almería las compañías hortofrutícolas están perdiendo en torno a 10.000.000 euros al día, mientras que en Puerto de Celeiro (Lugo) hay 140 toneladas de pescado que si transportan "se van a echar a perder".  

También está en jaque el sector cárnico y ganadero español. Y es que Aecoc explica que en algunas zonas de España, especialmente en Galicia, no se recoge leche en las granjas, hay graves problemas de abastecimiento de piensos para alimentar al ganado y la "agresividad" de quienes secundan la huelga está impidiendo que muchos otros transportistas autónomos ejerzan su derecho al trabajo. "Esta situación está provocando que las empresas de distribución deban asumir unos sobrecostes diarios de en torno a los 130 millones de euros diarios para poder transportar y redistribuir alimentos a los puntos de venta de todo el país y evitar problemas de abastecimiento", critican.

En la misma línea, la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), alerta de que las acciones de los huelguistas están causando pérdidas millonarias al conjunto de la cadena de valor agroalimentaria y del gran consumo, "poniendo en peligro la viabilidad de miles de negocios y desestabilizando el contexto económico y social de nuestro país", por lo que piden al Gobierno la "máxima contundencia".

La agroalimentación valenciana advierte de posibles paros

También la Federación Empresarial de Agroalimentación de la Comunidad Valenciana (Fedacova) lanza un SOS: "De alargarse en el tiempo esta situación se puede llegar al cese temporal de la actividad de la industria agroalimentaria, ya que no se puede abastecer con regularidad a la distribución de productos básicos", avisa. Ya están sufriendo varios problemas y recuerdan que el transporte terrestre es esencial en la cadena de suministro agroalimentaria, tanto en la fase de aprovisionamiento de las plantas como para la distribución a los clientes finales.

Foto: EVA MÁÑEZ

"La huelga está teniendo un impacto importante puesto que los transportistas prefieren no correr riesgos por la situación que hay en carreteras y polígonos", ha comentado el secretario general de Fedacova, Sergio Barona, por lo que se suma al llamamiento que ha hecho la industria en general pidiendo al Gobierno "contundencia frente a los piquetes que están actuando de manera violenta e ilegal".

1.700 camiones saboteados

Según la patronal de los supermercados valencianos (Asucova) cerca de unos 1.700 camiones han sido saboteados estos días de movilizaciones, lo que está propiciando retrasos en el surtido y que el producto no llegue de los almacenes a las tiendas. Los productos más afectados son los frescos por la rotación que tienen y la dependencia al transporte terrestre de zonas como Andalucía, Galicia y Asturias, donde la situación está siendo más complicada. 

De hecho, Asucova señala que en la Comunitat Valenciana la jornada de este viernes ha sido más fluida que la anterior con una circulación algo más tranquila que el jueves. 

Foto: KIKE TABERNER

Y en medio de esta tensión, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apelaba a la "responsabilidad" de los transportistas autónomos que han secundado el paro, a los que considera una "minoría, para parar la "violencia" que considera que están ejerciendo en las carreteras. Una postura que defendía la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, quien también exigía "calma y la tranquilidad" para  "mantener la cadena de suministros, de que los alimentos lleguen a los supermercados y de proteger a los agricultores y los ganadores, que puedan sacar sus productos y que no tengan que desprenderse de ellos con la pérdidas que eso supone". Pero sin concretar medidas ni si habrá reunión con la Plataforma convocante, como ellos solicitan.

A lo largo de estos cinco días de piquetes, el balance deja  seis detenidos, 34 investigados o denunciados y 595 identificados, según datos facilitados este viernes por el Ministerio del Interior, que ha movilizado por segundo día consecutivo más de 23.000 efectivos policiales ante lo que califica de "paro ilegal".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme