GRUPO PLAZA

cree que habrá acuerdo y recuerda que puig pidió garantizar el uso de las dos lenguas 

Oltra se enfrenta a Bravo y pide mantener el 'mitjà' a los altos funcionarios. "No podemos empeorar"

Foto GVA
7/05/2022 - 

VALÈNCIA. La vicepresidenta Mónica Oltra entró este viernes en el debate en el seno del Botànic del requisito lingüístico para posicionarse en la opción contraria a la de la consellera Gabriela Bravo y para defender que se mantenga el 'mitjà' (C1) como requisito lingüístico para los altos funcionarios y no se rebaje al Elemental (B2). Sólo así, dijo, se puede garantizar el derecho de la ciudadanía a relacionarse con las administraciones públicas en castellano o en valenciano.

"Ahora mismo, con el decreto 3/2017 se pide a los grupos A1, A2 y B el 'grau mitjà'. Estamos mejor ahora (que con el B2). Uno no tiene que empeorar, tiene que ir siempre por lo menos a quedarse como está", reflexionó Oltra. 

El martes la consellera Justicia, Interior y Administración Pública se había decantado porque el requisito para esos grupos A1 y A2 sea el Elemental (ahora B2), salvo alguna excepción por puestos concretos.  Lo argumentó por ser el nivel que se homologará cuando se acabe el bachillerato con el sistema de educación plurilingüe que se puso en marcha la pasada legislatura y sobre la idea de que proporcionará un nivel suficiente a quienes se gradúen con ese modelo.

Pero tanto en el anteproyecto de Ley de Función Pública que presentó Bravo en su día como el acuerdo con los sindicatos previo incluía mantener ese nivel de C1 o 'mitjà'. Ha sido ahora cuando parte de los miembros de la comisión que se creó para desarrollar el reglamento (incluidos los representantes de la conselleria de Bravo) han creído más conveniente bajarlo al B2. En el resto de categorías hubo acuerdo en qué nivel se debe pedir.

Compromís ha defendido en bloque estos días la conveniencia de no rebajar el requisito para ese grupo más alto, algo que comparten por ejemplo con Intersindical. Pero, hasta ahora, no ha habido un pronunciamiento claro del PSPV, aunque UGT sí que ha mostrado una postura cercana a la de Bravo y el socialista Miquel Soler, secretario autonómico de educación y miembro de la comisión firmó por el B2. En cambio, por Compromís, Rubén Trenzano, director de Política Lingüística lo hizo por el C1 y para que el reglamento se valide hace falta un informe de su departamento que lo avale. 

Los derechos ciudadanos y Puig

Oltra insistió en que para mantener los derechos de los ciudadanos en su relación con la administración autonómica ese requisito no se puede rebajar, al menos para los altos funcionarios. De hecho, subrayó la capacidad que tienen las personas que acceden a esas plazas. "Lo que se exige ahora ese nivel, (así que) parece que sí que es el que toca, el 'mitjà'. No hablamos de un grupo bajo, estamos hablando de altos funcionarios que han  aprobado oposiciones amplias y difíciles y que no tendrán ningún problemas para obtener la capacitación lingüística", subrayó.

Como hizo Bravo, Oltra se mostró convencida de que hay espacio para el acuerdo pero si la consellera se aferró al modelo de escuela plurilingüe de Vicent Marzà para defender su posición, la vicepresidenta reforzó la suya invocando el discurso habitual del president Ximo Puig.

"Estoy segura de que habrá un acuerdo satisfactorio para todos. También (quiero) recordar las palabras del president de que las lenguas son puentes y no muros y de que los valencianos y las valencianas deben poder dirigirse en la lengua cooficial que elijan a la administración pública. Ese es el objetivo y estoy segura de que se llegara a un acuerdo", destacó. "Siempre es una prioridad que haya acuerdo y que los derechos de los valencianos y valencianas se garanticen desde las políticas públicas", deslizó para acabar.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme