X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

artículo de opinión

Por qué el oro sigue subiendo con tipos de interés negativos

El responsable de estrategia en materias primas de Saxo Bank pone sobre la mesa cuatro argumentos para justificar el repunte del llamado 'oro amarillo' en una coyuntura de intereses negativos

12/04/2016 - 

MADRID. Los movimientos hacia los tipos de interés negativos se encuentran probablemente entre los principales catalizadores detrás del cambio en el sentimiento del inversor visto hasta ahora este año

Tras la oleada de enero, el oro ha estado ahora negociando de forma lateral durante casi dos meses. Durante este tiempo, el mercado ha estado contemplando si la fuerte caída en la demanda del inversor desde el comienzo de año podría llevar a una toma de beneficios. 

Se trata de una preocupación concreta teniendo en cuenta lo que pasó el año pasado, cuando el oro siguió un fuerte comienzo de año con una repentina reversión en abril.  Las ventas continuaron durante el resto del año, haciendo un comienzo falso entre los muchos repuntes en 2011. 

Una de las razones principales para creer que esta vez será diferente se ha puesto de relieve en el mercado por el último informe del Consejo Mundial sobre el oro (WGC, por sus siglas en inglés). La implementación de tipos de interés negativos por los bancos centrales de Europa y Japón ha visto miles de millones de valor de movimiento soberano de la deuda pública a los rendimientos negativos.  Con relación a ello, el WGC escribe "la historia demuestra que, en períodos de tasas bajas, los retornos del oro son más del doble de su media a largo plazo".

Entre las inversiones que están apareciendo como alternativas a los bonos de no-rendimiento son los metales preciosos. El WGC destaca cuatro razones por las que tasas de interés negativas harán estructuralmente aumentar la demanda de oro como activo de la cartera:

  1. Reducen el coste de oportunidad de mantener oro
  2. Limita el conjunto de activos que algunos inversores/gestores podrían invertir.
  3. Erosiona la confianza en las monedas fiduciarias, debido a la amenaza de las guerras de divisas y la intervención monetaria
  4. Aumenta aún más la incertidumbre y la volatilidad del mercado ya que los bancos centrales se quedan sin opciones de políticas eficaces para combatir la inflación/deflación y/o estimular el crecimiento.

Tras encontrar soporte por debajo de 1.210 dólares por onza en numerosas ocasiones, el oro ha hecho un nuevo intento alcista. Esto se ha producido sobre todo con la ayuda de las últimas minutas del FOMC de ayer, donde la precaución sobre el aumento de las tasas de interés de Estados Unidos fue un tema importante de discusión.

Incluso si llegamos a ver mayores tasas de interés en Estados Unido, eso no cambia el panorama de bajas y negativas tasas de interés globales en otros lugares.

La temporada de resultados del primer trimestre de Estados Unidos comienza la próxima semana y, a pesar de ver al índice S&P500 negociando cerca de máximos, el mercado se está preparando para lo peor temporada desde la crisis de 2009.

En nuestras perspectivas y estrategias para este segundo trimestre del año, destacamos el potencial alcista del oro tras un periodo de consolidación. Un dólar más débil (más recientemente frente al yen), el riesgo de que aumente la volatilidad en el mercado de valores, así como la continuada atención sobre los tipos de interés negativos, podría atraer nuevo interés sobre el oro y la plata antes de lo esperado.

Desde una perspectiva técnica, vemos dos niveles de resistencia importantes. El primero de todos ellos se encuentra en 1.245 dólares por onza, que además de ser el reciente techo, también representa un 50% del retroceso de la ola de ventas de marzo.

Una ruptura por encima de la zona más importante situada en 1.255 dólares – el 61,8% del retroceso – indicaría un retorno al alza y potencialmente aún más alto. La zona de soporte clave se mantiene entre los 1.165 dólares y 1.195 dólares por onza.

Ole Hansenes jefe de estrategia en materias primas de Saxo Bank

Noticias relacionadas

opinión

El dólar impulsa al oro

Por  - 

Un dólar más débil no es una solución a largo plazo para las preocupaciones sobre el crecimiento mundial, pero durante los próximos meses podría hacer que todos esos problemas sean mucho más fáciles de ignorar

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email