Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Algunos Ayuntamiento cederán espacios municipales para dar clase

Rutas anti-covid y más inversión en limpieza: los municipios valencianos preparan la 'vuelta al cole' 

6/09/2020 - 

VALÈNCIA. Un nuevo curso aparece a la vuelta de la esquina, y lo hace bajo las circunstancias más atípicas que se recuerdan en décadas. La crisis del coronavirus ha obligado a repensar todas y cada una de las dinámicas escolares, desde el número de alumnos por clase hasta la manera en la que se organizan los comedores. Durante todo el verano, los profesores han trabajado muy duro con una sola idea en la mente: la enseñanza 100% presencial, tal vez la única certeza que se mantiene firme sobre el escenario de confusión.

Para poder alcanzar este objetivo, tanto los centros como las administraciones públicas han puesto en marcha diversas medidas excepcionales: contratación de personal, conversión de espacios poco comunes en aulas, fortificación de las labores de limpieza… En definitiva, un importante esfuerzo destinado a blindar los colegios frente al azote de la covid-19.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, anunció esta misma semana la incorporación de 2.709 docentes nuevos en la provincia de Valencia, una ampliación de personal orientada a atender las nuevas necesidades generadas a raíz de la crisis sanitaria. En esta misma línea, los comedores también acogerán un número más elevado de monitores: 1.359, que reforzarán la plantilla ya existente en los colegios valencianos.

El conseller de Educació, Vicent Marzà. EVA MÁÑEZ

Sin embargo, la medida estrella de la Conselleria de Educación para frenar el avance de la pandemia en las aulas ha sido la creación de la figura del coordinador covid. Esta persona, cuya elección se ha delegado en la dirección de cada centro, deberá velar por el cumplimiento de las normas sanitarias y será también la encargada de ponerse en contacto con los centros de salud ante la más mínima sospecha de un caso positivo.

Ahora bien, con todas estas normas en la mano, ¿cómo afrontan los municipios valencianos la vuelta al cole? ¿Cuáles son las principales medidas de seguridad que han implantado los Ayuntamientos, dentro de las competencias que les corresponden?

Limpieza, el grial contra el coronavirus

Todas y cada una de las instituciones coinciden en algo: al coronavirus se le combate con higiene. Por eso, durante las últimas semanas, no han faltado titulares como: "Xirivella incrementa un 33% la limpieza y la desinfección de sus centros educativos", "Torrent invierte 270.000 euros más en la limpieza de los colegios", "Quart de Poblet aumenta 178 horas los servicios de limpieza, con una inversión mensual de 148.000 euros" o "Carcaixent aumenta un 50% los servicios de limpieza en los colegios".

Cifras que bailan en función de las necesidades y recursos de cada municipio, pero que dejan en evidencia una preocupación generalizada por evitar la propagación del virus dentro de los centros escolares. Así, estas inversiones tienen como fin principal la contratación de más personal, así como la ampliación de las horas de servicio. En este sentido, son muchos los Ayuntamientos que han decretado la presencia obligatoria de al menos un efectivo en cada centro durante las horas lectivas.

Limpieza de aulas en Paiporta

Paterna anunció recientemente que destinará 40 operarios a la limpieza diaria de sus colegios, durante y después de las clases. Paiporta contratará a 8 personas nuevas, y Almussafes 12. Por su parte, Mislata anunció que triplicaría sus servicios de higiene para desinfectar "varias veces al día" los puntos más críticos de los centros educativos. Y así, en esta misma línea, se mueven el resto de los municipios valencianos.  

Calles cortadas, pasadizos seguros y agentes de Policía

La otra gran inquietud que presenta el coronavirus es la de las distancias personales. Por eso, la entrañable imagen de las familias esperando a los niños en la salida del cole tendrá que ser modificada este año para garantizar todas las medidas de seguridad. Algunos Ayuntamientos han recomendado que, a partir de ciertas edades, los alumnos acudan solos al centro. Y, para los que no puedan hacerlo, se han previsto varias opciones: desde cortes de calles, en los casos más modestos, hasta el diseño de rutas enteras.

Riba-roja ha sido, sin duda, uno de los municipios más ambiciosos en este aspecto. El Ayuntamiento ha diseñado, con la colaboración de la Policía Local, un entramado de pasadizos seguros que los alumnos podrán seguir a través de las calles de manera fácil e intuitiva. En este sentido, también se han delimitado espacios a la entrada y salida de los colegios para que las familias puedan esperar respetando todas las medidas de seguridad, y evitando de este modo aglomeraciones.

Señalización de las rutas seguras en Riba-Roja

Con este mismo fin, otros muchos municipios han optado por la peatonalización de las calles colindantes a los centros, especialmente durante las horas más concurridas. Por supuesto, aquellas vías demasiado estrechas como para permitir las distancias de seguridad son las que han recibido el foco principal de esta actuación. Así, el espacio recuperado por la calzada facilitará el distanciamiento de las familias y de los alumnos. Paterna, Carcaixent, Ontinyent, Paiporta o Burjassot son algunas de las localidades que han incorporado esta medida.

En lo que tiene que ver con la seguridad, los municipios tampoco han escatimado en gastos. De hecho, la inmensa mayoría de ellos han optado por la presencia policial a la entrada de los colegios para que no se produzcan situaciones perjudiciales. Los agentes velarán así por el cumplimiento de las medidas de seguridad: no más de un acompañante por alumno, evitar los corrillos o reuniones y la prohibición de estacionar vehículos cerca de los accesos al centro. Asimismo, los efectivos de seguridad también ofrecerán ayuda a todas las personas que, durante las primeras semanas, tengan dudas sobre el procedimiento sanitario.

Entrada escalonada: del 7 al 11 de septiembre

La Conselleria de Educación delegó en los centros y municipios la decisión de escalonar la vuelta al cole. Así, aquellos que pudieran asegurar el cumplimiento de todas las medidas de seguridad podrían volver en un único día. Sin embargo, los que presentasen dudas o reticencias también tendrían la posibilidad de dividir la entrada a las aulas en diferentes jornadas. En este sentido, varios municipios han optado por la segunda opción: Puçol, Ontinyent o Mislata son algunos ejemplos de esta iniciativa.

Así, los alumnos serán divididos por cursos y a cada nivel se le asignará un día y una hora para su primer día de clase. Previsiblemente, el proceso se completará entre los días 7 y 11 de septiembre. De este modo, los Ayuntamientos buscan hacer menos brusca esta vuelta al cole tan poco común, y poder dedicar más tiempo a atender las dudas y necesidades de los nuevos alumnos que se vayan incorporando.

Cesión de espacios públicos para mantener distancias de seguridad

Finalmente, algunos consistorios han puesto a disposición de los colegios sus espacios públicos de gestión municipal. Desde auditorios hasta parques, cualquier rincón puede convertirse en un aula durante este curso tan fuera de lo común. Ontinyent, por ejemplo, ha establecido un sistema para que los centros educativos puedan reservar diferentes estancias: teatros, polideportivos, jardines…

Cierre de calles en Paiporta

Exactamente lo mismo ha hecho Quart de Poblet, cediendo a los colegios sus centros culturales, casas de la juventud, aulas de la escuela de música e incluso parques y otros espacios al aire libre. Burjassot también ha tirado por esta línea, mientras que Alboraia permitirá que su polideportivo municipal y algunas plazas de conviertan en espacios de recreo. Carcaixent, por su parte, organizará a partir de enero excursiones y actividades con el medio ambiente como protagonista. Así, los alumnos pasarán más tiempo en el exterior disminuirá el riesgo de contagio entre compañeros. 

Mislata ha ido un paso más allá, y habilitará espacios en la casa de la juventud para que los alumnos con horarios intermitentes puedan ir a hacer sus deberes los días que les tocaría quedarse en casa. Así, los escolares más mayores tendrán acceso a todas las herramientas necesarias para poder seguir sus lecciones fuera de la escuela. Además, en este mismo sentido, se ha contratado personal de apoyo para que les ayude en las tareas y evitar el fracaso escolar.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email