Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

cómo capturar la ciudad abandonada

Siete lugares en ruinas retratados por 'exploradores' urbanos

27/07/2020 - 

CASTELLÓ. Sabemos que están ahí. Los edificios en ruinas no son una masa de aire que queda escondida entre el resto de elementos que conforman una ciudad. Pero es por su estética desvalida y ruinosa que termina perdiendo el interés de la sociedad. Nos causa extrañeza incluso que alguien pueda interesarse en estos sitios castigados por el tiempo si no es para robar o hacer cualquier acto delictivo. ¿Quién podría encontrar interesante unos cines sin taquilla, unas discotecas sin música o unas fábricas sin maquinaras? Pues es precisamente esta falta de identidad a la que se han visto abocados muchos espacios lo que les resulta interesante a los urbex (acrónimo de 'exploradores urbanos'). No son desvalijadores, hemos dicho. Son un grupo de fotógrafos que se sirven de Google Maps para encontrar esos sitios en los que el resto de mortales no nos fijamos. Cuánto más deteriorado se vea por fuera mejor, más interesante será probablemente por dentro. Aunque no siempre se cumple la "norma". Como cuenta Carlos 'Bydrift3', el responsable de impulsar este movimiento desde Castellón, el abandono de nuestra arquitectura también se vive, de forma intensa, de puertas hacía adentro. 

"Hemos entrado en más de una casa o restaurante que tenía la fachada en buen estado, pero que por dentro estaba totalmente deshabitada, conservaba los platos, las mesas con el mantel, ropa en el armario, las llaves del coche o incluso tenían agua y luz. Muchos sitios abandonados no son como pensamos. Hay incluso algunos edificios llenos de grafitis, que ves bandalizados, pero por dentro actúan como almacén", explica el 'explorador', que nos deja de nuevo claro que entre la comunidad está "mal visto" si alguien roba o rompe cualquier material, así como si dejan su 'huella' en el sitio poniendo su nombre en la pared. "Lo que nosotros queremos es capturar el pasado, esos sitios que están olvidados. Y es una lástima porque a muchos edificios se les podría dar un uso importante, convirtiéndolos en albergues o en un hogar para gente sin techo. De hecho, muchos pertenecen a los ayuntamientos y no les dan uso". 

Hace cuatro años que Bydrift3 empezó a redescubrir lugares en ruinas, principalmente de Castellón y Alicante, aunque también ha ido a otros puntos de la geografía española. ¿Que cómo es ese momento? El fotógrafo explica que lo primero que siente es siempre nostalgia. "Depende del lugar, claramente conectas o no con él. En algunos te sientes como acogido y en otros se respira la tensión o incluso tienes presión en el pecho, como que hay algo que no te deja entrar. Es ese silencio, que incluso en algunos sitios se rompe cuando podemos escuchar voces o puertas que se cierran. Piensas en un primer momento que es la corriente del aire, pero no. También hemos llegado a escuchar ruidos de pasos o de gente y saber que no había nadie. Te quedas atrapado ante estas cosas", confiesa el castellonense, que también lleva un canal de YouTube donde sube sus momentos de exploración. "En algunos vídeos nos han llegado a comentar que se escuchan voces o se puede ver una sombra, aunque nosotros en el momento no lo llegamos a percibir". 

Con un itinerario que fijan previamente, los urbex suelen además actuar en grupo, por una cuestión de seguridad. Primero, porque nunca saben qué se encontrarán. Segundo, porque en la mayoría de los casos son sitios donde no hay ni siquiera cobertura y por inri, si tienen un accidente puede ser peligro. Y tercero, porque sus equipos no son precisamente baratos. "Yo en mi mochila suelo llevar la cámara, un foco de luz -sobre todo últimamente que exploramos de noche-, guantes porque tocamos muchas cosas, y un kit de primeros auxilios por lo que pudiera pasar". 

A partir de aquí, la forma de funcionar siempre es la misma: "Solemos visitar desde fuera el edificio, le echamos una ojeada y nos fijamos en si hay gente, si hay cámaras o alarmas. Después, me informo del nombre de lugar para ver si tiene historia. Igualmente, muchas veces son mis amigos o incluso desconocidos quienes me pasan las ubicaciones". Unas localizaciones que en algunos casos los urbex prefieren no revelar para evitar mayores daños en el lugar. O también porque en alguna ocasión se han jugado multas por retratarlos. 

Pero como no es lo mismos contarlo que verlo, aquí una muestra de sitie sitios retratados entre el silencio, el chute de adrenalina y las ganas por redescubrir lugares sin vida.

Discoteca Piramide (Cabanes, Castellón)

"La discoteca más grande de España y sin duda de Europa, con más de 80.000 metros cuadrados de párking (aprox 5.000 vehículos). Era la discoteca con más sonido, la iluminación más espectacular, con tres pistas de baile y una sala especial para despedidas de solterxs. Es uno de los mejores sitios en los que he estado, porque he ido alguna vez a celebrar fiestas del equipo de fútbol y cuando me enteré que estaba abandonada me dio lástima verla así. Fuimos de los primeros en entrar y estaba todo intacto. De hecho, nos encontramos con un antiguo trabajador que nos alertó de que solo grabáramos cinco o diez minutos más o la policía nos multaría". 

Base militar de Aitana (Confrides, Alicante)

"La finalidad era proteger las antenas de los radares de las inclemencias metereologicas. Se inició en el año 1957 y finalizo en 1960, su construcción fue un acuerdo bilateral entre España y EEUU de 1953, para contrarrestar el poder de la Unión Soviética. La noche del 21 de julio de 1975 dos soldados observaron como se desprendía un haz luminoso sobre las instalaciones, podría ser OVNIS. En mi caso me impresionó porque nunca antes había estado en una base militar. Impresiona solo el hecho de imaginarse cómo vivían y dormían ahí. Ver el patio de entrenamiento tan grande y esos pasillos tan largos."

Preventorio de Aigües de Busot (Alicante)

"Construido en el siglo XIX, situado frente a los antiguos manantiales termales. Fue un Hotel turístico de lujo hasta el 1930. En 1936 se convirtió en un hospital destinado a niños con tuberculosis. Al extinguirse la enfermedad tras la guerra civil (1936/1939) se quedó abandonado. Lo que me causó más emoción fue el enorme edificio que tenía delante de mi, en medio de la montaña. Aunque tengo que decir que cuando iba por esos pasillos hubo un momento en el que me paré a pensar en los niños que habrían estado allí y se me pusieron los pelos de punta. Tuve además que escalar para acceder a los pisos de arriba". 

Guardería Jardilín (Castelló)

"Actualmente derribada, es el lugar más intacto que hemos podido visitar hasta el momento. Encontramos sillas, juguetes, peluches, juegos de mesa, pinturas... Preservaba incluso los nombres de los nenes que estudiaban allí. Un edificio que llevaba 50 años en construcción y varios años de cierre con todo en su interior. Eso sí que fue conectar con el lugar, pero nos dio lástima pensar en todo lo que se había quedado allí y que se le podía haber dado uso. Incluso nos encontramos con cunas de bebés". 

Discoteca Manssion (Benidorm, Alicante)

"Sus inicios fueron en el año 2000 hasta que en 2014 pasó a llamarse L’arrive, haciendo fiestas que no tenían nada que ver con la antigua discoteca. Entramos por la puerta principal como si fuéramos clientes y vimos como las pistas de baile estaban totalmente destrozadas. Encontramos también una caja fuerte y nos subimos a la zona del dj, algo que nos dio unas vistas totalmente impactantes".

Cine abandonado desde 2011

"Estaba todo lleno de oscuridad, lleno de humedades, pero todavía guardaba el proyector y las butacas. Incluso un letrero que señala donde estaba la 'zona restringida'. Da lástima ver cómo ha quedado un sitio donde tanta gente iba a pasar su tiempo libre". 

Club de alterne

"Me llamó la atención que todavía se conservara la barra de baile de las chicas, pero incluso había fotocopias de los DNIs de las mujeres de otros países que trabajaban allí. Me imagino que muchas llegaron hasta aquí engañadas pensando que se iban a dedicar a otra cosa y terminaron trabajando exponiendo su cuerpo. Me tocó el alma ver que los dueños ni siquiera fueron capaces de quemar o guardar sus documentos... También vimos una máquina muy antigua para poner música que hasta en eso tenía forma de corazón". 

 


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email