Fusión

Toshi

Toshi Kai

En la casa de Toshiya Kai, para los amigos Toshi, conviven los dos mundos de este cocinero. El gusto asiático por el trabajo disciplinado y silencioso, pese a que se ejecuta tras una barra con diez taburetes y a escasos centímetros del comensal. El anfitrión calla, las manos hablan. Hasta aquí la artesanía japonesa, porque los platos tiran de esencia mediterránea, con productos de mercado e ingredientes de temporada, que nos trasladan hasta la huerta y el mar. En frío, un bonito sobre ajoblanco, y en caliente, un guiso de manitas de cerdo. Situado en un callejón del centro histórico, es un secreto bien guardado. El cubierto es elevado, sí. La experiencia, también.



¿Qué puedo encontrar?

  • Producto

  • Barra

  • Creativa

¿Qué pido?

Helado de berenjena a la llama con sésamo tostado