X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Buen producto

Trattoria da Carlo

Adelaide Crispino y Carlo d’Anna

En cierta tierra de la abundancia del Decamerón había una montaña de queso parmesano exquisitamente rallado. En la cumbre, varias personas que no hacían otra cosa que preparar macarrones y raviolis. Y venga a preparar pasta. La cocían en caldo de capón y, desde la cima, la lanzaban ladera abajo. Bofetadas por atrapar un par de maccheroni. Hostias habría, si fueran Carlo y Adela los que cocinasen en el relato de Boccaccio. Patadas se darían los famélicos montañeros por pillar una de sus pizzas de los lunes. A puñetazo limpio por unos canelones o por los tallarines ocho quesos. No lo olvidemos, Carlo es de Nápoles, la región en la que la pasta se convirtió en júbilo máximo del paladar italiano.


¿Qué puedo encontrar?

  • Producto

¿Qué pido?

Canelones de foie