GRUPO PLAZA

viajamos a...

Varsovia, la ciudad Fénix

La capital de Polonia seduce poco a poco, con el encanto de sus casas de colores, sus modernos y altos edificios y barrios en los que las capas de la historia llegan a nuestros días

18/01/2022 - 

VALÈNCIA.- Siempre me llamó la atención que Chopin tuviera como última voluntad dejar su corazón en Varsovia y que sus restos fueran sepultados con un puñado de tierra polaca en el cementerio parisino de Père Lachaise. No soy romántica pero es como dejar tu alma en el lugar que amas y en cierta manera a mí también me gustaría dejar un pedacito de mí en la capital de Polonia. Y más cuando Varsovia parece que sea el patito feo del país. Lo pienso cuando mi pie pisa el aeropuerto de Modlin —en Varsovia hay dos aeropuertos— y busco la parada del autobús ModlinBus (el ticket son unos ocho euros), que llega pocos minutos después. El trayecto hasta el centro dura unos cuarenta minutos, así que aprovecho para leer un poco sobre la historia de la ciudad, más allá de la II Guerra Mundial. 

En mi primer día tengo la intención de visitar la ciudad vieja pero un edificio, alto y robusto, que sobresale a pesar de los edificios modernistas que le rodean, llama mi atención. Incluso me recuerda un poco al Empire State de Nueva York. Es el palacio de la Cultura y la Ciencia, amado y odiado a partes iguales por ser un regalo de Stalin durante la época comunista —el 1 de febrero de 1945 se estableció la República Popular de Polonia, bajo el dominio de la Unión Soviética—. Ha sido tan criticado que incluso se planteó su demolición, pero hoy sigue en pie como un faro (con 44 pisos es el edificio más alto de la ciudad) y alberga varios teatros, museos, cafeterías… Tiene el mirador más famoso de la ciudad pero solo apto para personas pacientes porque suele haber mucha cola.

Las capas de la historia de Varsovia se sobreponen las unas con las otras de tal manera que con solo andar unos pasos regreso a la etapa oscura del holocausto. Lo hago con una estatua del escritor Janusz Korczak, quien rechazó salvar su vida para morir junto con los niños del orfanato en el campo de concentración de Treblinka. Pero es la sinagoga Nozyk la que me ubica en el espacio: estoy en el barrio judío, convertido en gueto durante la II Guerra Mundial y del que poco quedó tras el levantamiento de los judíos el 19 de abril de 1943.

Fue casi un mes de combate en el que los alemanes jamás pensaron encontrar una oposición tan fuerte. Pese a ello, monumentos y ruinas evocan aquel pasado que completo leyendo los episodios históricos. Es el caso de la Ulica Prõzna, la única calle del gueto que se salvó (parcialmente) de la destrucción y que hoy está siendo restaurada. Aun así, algunas casas mantienen sus originales guardacantones y en el chaflán se pueden ver las diferentes placas que han tenido, cada una en el idioma del invasor.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Cambiados los planes, decido seguir con mi paseo por el barrio judío, caminando por calles levantadas desde cero y que me llevan hasta el lugar en el que se situó el búnker donde Mordechai Anielewicz organizó aquel alzamiento. De ahí que se alce en la plaza el monumento a los héroes del gueto (1948). Una historia que profundizo en el museo de la Historia de los Judíos Polacos (Muzeum Historii Żydów Polskich), donde doy respuesta a muchas preguntas. Y es que, no hay que olvidar que en 1914 la población judía de Varsovia ascendía a más de 330.000 personas y en 1946 contaba con unas 18.000. Una visita que me rompe el alma pero recomendable si te gusta la historia. Y más se me va a partir ahora el alma, que cojo el tranvía para ir al cementerio judío, ubicado en la calle Okopowa. 

* Lea el artículo íntegramente en el número 87 (enero 2022) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

emprendedores

La tecnología da la vuelta a la industria deportiva

Por  - 

La transformación digital ha llegado al deporte no solo como entretenimiento, sino que atañe a todas las áreas: la salud y el rendimiento de los jugadores, el equipamiento deportivo, los clubes, los patrocinios o los lazos con los aficionados

el dedo en el ojo

Colomer y la cruzada de la tasa turística

Por  - 

Francesc Colomer, secretario autonómico de Turismo, ha amagado con un portazo si se aprobaba la tasa turística. Al final, el impuesto se ha aprobado pero nadie lo aplicará. Todos contentos

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email