GRUPO PLAZA

opinión

Ya están aquí los 'profit warning'

El analista aborda uno de los factores que menos gustan en el parqué bursátil como son los 'profit warning'. Se trata de revisiones a la baja de las estimaciones iniciales de las empresas cotizadas

31/05/2022 - 

MADRID. Nuestro artículo de la semana pasada suponía un interrogante que llevaba por título ' ¿Estamos ante un punto de inflexión en los resultados empresariales?'. En él dejábamos entrever que es necesario que se produzcan recortes en las guías de las compañías cotizadas para que el mercado -en realidad los agentes que intervienen- comience a sacar conclusiones sobre si los actuales niveles de precios son atractivos o si todavía hay margen de caída.

Aunque en sus comienzos la campaña de resultados, correspondiente al primer trimestre de 2022, pareció mostrar una cierta alteración en la percepción del cambio de tendencia de los resultados empresariales, a medida que avanzaba las sorpresas positivas. Y por qué no decirlo, la tibieza de buena parte de las corporaciones cotizadas a la hora de proporcionar una guía previsional -al menos para el presente ejercicio- volvió a generar un cierto soporte para el mercado. De hecho muchos analistas no se atrevieron a revisar a la baja resultados, ante lo que se entendía una gran capacidad de resistencia por parte de las empresas.

Creo que no hace falta recordar en profundidad las características de los nubarrones que, desde hace meses, mantienen en un gris muy oscuro (tirando a negro) el 'cielo' de los mercados. Pero, ¿por qué en este entorno apenas llegaban avisos de 'profit warning' por parte de las cotizadas? Quizá no se atrevían a dar un paso al frente por algo tan simple como no tener suficiente visibilidad sobre dos asuntos que luego han tornado en seriamente graves durante la segunda mitad de abril y todo mayo, pero que antes no se habían manifestado con la suficiente fuerza: los confinamientos en China y el fuerte impacto negativo que están teniendo para el crecimiento económico y para la inflación a nivel global.

Aunque antes ya había 'sonado' algún aviso, lo cierto es que la 'música de pitos' ha comenzado a hacerse patente hace unos días tras los anuncios de Target y Walmart y muy especialmente hace justo una semana con los 'profit warning' de Snap y Abercrombie. Ahora muchos agentes del mercado vuelven la vista atrás en busca de compañías que -aun habiendo reportado sorpresas positivas- mostraron unos márgenes mucho más tensos y complicados de mantener; y cuando alguna cotizada del mismo sector informe de 'dificultades' seguramente van a ver castigada su cotización con fuerza.


En la estrategia de las compañías se suele tratar de 'moderar' las expectativas de los analistas que las siguen, siendo frecuentes los comentarios o anuncios que provocan ligeras revisiones a la baja de las previsiones por parte de los analistas para luego poder presentar sus resultados con 'sorpresas positivas'. La publicación de guías digamos 'menos optimistas', que no claramente negativas, es lo que ha predominado hasta ahora en los últimos meses, situándose en niveles bajos desde un punto de vista histórico.

Sin embargo, es muy posible que esto cambie y durante los próximos meses, de aquí a la próxima campaña que comenzará a mediados de julio podrían proliferar los 'profit warning', que serían cotizados de forma negativa. Algo lógico por cuanto las estimaciones -tanto de compañías como de analistas- deben ajustarse a la realidad económica -la macro sí que se ha revisado por parte de grandes organismos- y lo normal es los inversores reciban inputs claros de la situación real.

Dos cuestiones importantes

Un mayor volumen de guías negativas podría propiciar otras y, en definitiva, que las rebajas en las estimaciones de resultados por parte de empresas y analistas comiencen a hacerse más evidentes, ya que hasta ahora las escasas revisiones no parecían haber captado la consideración de los inversores. Y si esto se produce sería el momento para plantearse encontrar niveles de valoración realistas y correctos y, por tanto, fijar un suelo a los principales índices.

PD: En las últimas horas se habla con intensidad de dos cuestiones importantes, que pueden añadir más inestabilidad a la economía y los mercados: una crisis alimentaria y el avance imparable de un proceso de desglobalización. Hablamos de ello en esta tribuna en sendos artículos, los pasados 22 de marzo y 27 de abril. En ambos casos se veía venir y causa bastante preocupación.

Antonio Castelo es analista de iBroker

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme