GRUPO PLAZA

Aumar desaparece después de 50 años

Foto: RAFA MOLINA
3/08/2021 - 

VALÈNCIA. La histórica firma valenciana Aumar, que construyó y explotó durante más de cuatro décadas la autopista del Mediterráneo a su paso por la Comunitat Valenciana, se extinguirá en las próximas semanas después de 50 años de historia en los que contribuyó al desarrollo de la economía valenciana tanto como dio que hablar a propósito de la prórroga de la concesión y el coste de sus tarifas a medida que, desde los años noventa del pasado siglo, empezaron a construirse autovías libres de peaje.

Abertis, propietaria de la empresa valenciana, anunció este lunes la absorción y extinción de Autopistas Aumar, heredera de la concesión otorgada a Autopistas del Mare Nostrum Concesionaria del Estado (Aumar). La Aumar primigenia, fundada en septiembre de 1971, se fusionó en el año 2000 con Valora 2000, filial de concesiones de Dragados, formando Aurea Concesiones de Infraestructuras, que se convirtió en líder en el sector y que traspasó a la filial Autopistas Aumar sus concesiones de las autopistas AP-7 y AP-4. En 2003, Aurea se fusionó con Acesa, dando lugar a Abertis Infraestructuras.

Aumar, concesionaria de la autopista AP-7 en sus tramos Tarragona-València y València-Alicante y de la AP-4 (Sevilla-Cádiz), fue en los años ochenta y noventa del pasado siglo una de las grandes empresas de la Comunitat Valenciana, considerada clave en el desarrollo económico de la costa mediterránea al contar con una infraestructura de la que carecía gran parte del resto de comunidades españolas, incluida Madrid. Cotizada en bolsa, sus juntas generales de accionistas eran uno de los acontecimientos económicos del año en València. Estaba controlada por el Banco Central -luego BCH- y Dragados, con un 26% cada una, hasta que en 1997 BCH decidió vender sus participaciones a Bancaja, CAM y Unicaja.

Pocos meses después, bajo el Gobierno de José María Aznar, el Ministerio de Fomento y Aumar firmaron un acuerdo por el que se rebajaban los peaje entre un 30 y un 40% -según el tipo de vehículo- a cambio de una prórroga hasta 2019 de la concesión que debía finalizar en 2006.

Foto: RAFA MOLINA

Fueron quince años más que se hicieron muy largos para los valencianos porque desde principios de los años noventa el Estado empezó a construir autovías libres de peaje por toda la Península, provocando una sensación de agravio en los territorios donde los peajes continuaban cobrándose.

El fin de la autopista de pago, no sin incertidumbre por los rumores de que el Gobierno podría optar por implantar un peaje blando, llegó el 31 de diciembre de 2019. Ese último año de concesión Aumar obtuvo unas ganancias de 150 millones de euros, un 2,8% más que el año anterior con una facturación de 328 millones de euros, un 7,1% más que en el ejercicio 2018.

La fusión por absorción anunciada este lunes tendrá efecto con fecha 1 de enero de 2021 y tras inscribirse en el Registro Mercantil tendrá lugar la extinción de Autopistas Aumar.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email