Fusión

Bouet

César Lopo y Tono Pastor

La historia entre Tono y César es la demostración de que los encuentros fortuitos son, en realidad, resultado de un plan perfectamente orquestado. César Lopo, en la puerta del primer Bouet, se disponía a abrir su bar. Tono Pastor pasó por delante y vio claro que era el momento, que era el lugar. La energía, la plenitud y la clarividencia del Bouet se ha mantenido desde que se ha hecho mayor. Su paso a la Gran Via Germanies encendió el pálpito cosmopolita de una arteria desaborida. Domado el toro, han demostrado que la multiplicidad de influencias es la buena manera de hilar todos los destinos de Tono. Todos caben aquí.


¿Qué puedo encontrar?

  • Barra

  • Fusión

  • Cócteles

¿Qué pido?

El curry del día