GRUPO PLAZA

la decisión de sanidad sorprende al personal en la cola para la inmunización

Cientos de docentes se vacunan con Astrazeneca mientras el ministerio suspendía el proceso

16/03/2021 - 

VALÈNCIA. Docentes y personal de centros valencianos empezaban a recibir este lunes la vacuna de Astrazeneca contra el coronavirus ante lo que se erigía como el primer ensayo de vacunación masiva en la Comunitat Valenciana. Una jornada que empezaba con ritmo adecuado en el hospital de campaña de La Fe y en el resto de puntos habilitados pero que acababa con el desconcierto de muchos, tanto por quedarse sin inmunizar como por hacerlo en medio de la incertidumbre.

Los docentes y personal de los centros estaban citados a partir de las 15 horas, en medio de las decisiones de algunos países como Francia, Alemania o Italia de paralizar la administración de la vacuna por varios casos de trombosis en personas a las que se había administrado esta vacuna. Sin embargo, no era hasta las 17 horas cuando el Ministerio de Sanidad convocaba una reunión urgente del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, media hora después, para decidir qué hacer con las partidas de la compañía británica.

Al tiempo de iniciarse la reunión de órgano que forman el Ministerio de Sanidad y las CCAA, algunos medios de comunicación adelantaban la noticia: la administración de las vacunas de Astrazeneca se suspendía. Sin embargo, al menos en el hospital de campaña de La Fe, la orden de paralización no llegaba y los asistentes se hacían eco de las noticias, primero de la reunión del Consejo y luego de la suspensión, por avisos de sus familiares o por redes sociales. 

El jefe del operativo de vacunación en el hospital de campaña anexo a La Fe, Juan Beltrán. Foto: KIKE TABERNER

La jornada empezaba entre aplausos de compañeros, selfies y sin demasiada reticencia a que la vacuna fuera la de Astrazeneca. A estas sensaciones se sumaban las declaraciones del coordinador del operativo de vacunación en el hospital de campaña anexo a La Fe, el doctor Juan Beltrán, quien apuntaba a un ritmo de vacunación de 300 personas por hora y aseguraba, a las 17 horas, que no había ninguna notificación en firme de la administración sobre un plan B. "Cualquier cosa se irá adaptando a las vacunas disponibles y que sean eficaces y seguras", afirmaba.

No le duró mucho la buena cara al jefe de Medicina Preventiva del centro, quien a las 18:12 aparecía en los pasillos del hospital de campaña con paso acelerado y al grito de "no, no, no, se suspende la vacunación. No pongáis ninguna vacuna más". Una escena que observaban con estupefacción los docentes y personal que estaba sentado en los sillones y que, o acababan de ser vacunados, o estaban a punto de recibir la dosis. 

"He preferido no leer las noticias"

Alegría, monitora de comedor de un colegio de educación especial, explicaba, antes de que empezara el revuelo, que hace una semana les informaron de cuándo recibirían la vacuna. "Estaba muerta de miedo", explicaba sobre las 17:20. "No lo tenía claro, pero me tranquilizaron. He venido súper nerviosa pero me han atendido muy bien". 

Pau, también monitor de comedor, recordaba que el viernes les convocaron. "Yo vi claro el vacunarme. Ya pasé la covid en su momento muy tranquilamente, estoy harto de las restricciones y quiero que nos vacunen a todos lo antes posible". Respecto a las suspensiones de la vacunación en varios países, reconocía que no consume mucho los medios de comunicación por todas las noticias que van saliendo. "Prefiero ahorrarme dolores de cabeza". 

Sandra, directora de un centro de formación profesional, aseguraba que no tenía ningún miedo de ponerse la vacuna de Astrazeneca. "De lo que tengo ganas es de que termine esto", señalaba, aunque reconocía que había preferido no leer las noticias de la suspensión de la administración de la vacuna en otros países, que terminaba por llegar a España media hora después de la conversación. "Me estaba llegando al whatsapp la reunión del Gobierno, pero he preferido no leerlo". De hecho, reconocía haberse emocionado cuando le han puesto la vacuna. "Espero que esto sea el final".

Erika, profesora de primaria de un colegio público, explicaba que hasta la mañana de este lunes no sabían la hora de vacunación. "Estuve dudando desde que me lo dijeron", reconocía, pero al final optó por confiar. También aseguraba no tener "ni idea" de la reunión de la Comisión Interdepartamental que se celebraba en esos momentos para abordar la suspensión de la vacuna. 

"Nos merecemos una explicación"

De hecho, este no saber causaba revuelo sobre las 17:50, unos veinte minutos después de que empezara a trascender la noticia. "Creo que nos merecemos una explicación", señalaban monitoras que prefirieron no identificarse. "Están reunidos de urgencia y no me parece bien que nadie nos diga nada", señalaban, mientras profesionales de La Fe comunicaban la posibilidad de no vacunarse si así lo deseaban, acción que se saldó con alguna marcha antes de la suspensión.

Tras la situación, dos monitoras se replanteban si vacunarse o no. "Hay miedo. Yo creo que en las noticias si sale algo así es por algo", lamentaban. Sin embargo, temían tener represalias en el centro donde trabajaban en el caso de no hacerlo. Una de estas dos monitoras, que se quedó a un paso de ser vacunada -llegó incluso a estar sentada en el sillón-, reconocía el miedo de los últimos momentos. "He tenido miedo, inseguridad y frustración por si me perjudicaba en mi trabajo", señalaba. A punto de recibir la dosis, llegó la orden de suspensión. "He pegado un grito que incluso ha asustado el personal. Es que va todo un poco a trompicones, pero he sentido alivio de no ponérmela".

Una de las vacunadas: "Me siento afortunada"

Mientras, una maestra vacunada le restaba importancia a la paralización. "Me siento bien, no me siento rara y me siento afortunada", señalaba. "Soy maestra, muchos de mis alumnos la tienen desde hace tiempo y es beneficioso para todos", aseguraba. 

Tras el revuelo, era el secretario autonómico de Educación, Miquel Soler, quien salía a dar la cara ante los asistentes en su particular ruta por los diferentes puntos de vacunación, que le habían llevado de Massamagrell a Benicalap. "El proceso estaba yendo muy bien y a partir de la información de la reunión se ha decidido aplazarlo 15 días. Cuando tengamos una información más completa, os haremos saber cómo están las cosas", señalaba.

Horas después se manifestaba en un comunicado la consellera de Sanidad, Ana Barceló, y destacaba que la suspensión "es temporal y por el tiempo imprescindible hasta que se pueda reanudar" y transmitía un mensaje de "tranquilidad" a las personas que han recibido ya las dosis porque, afirmaba, la paralización "obedece únicamente a una razón de prudencia".

La Conselleria de Sanidad había detallado esta misma tarde de lunes las previsiones que contemplaba para esta semana: la vacunación del 62% del personal de centros en 25 puntos dotados con 235 equipos de profesionales. El proceso de vacunación de este colectivo estaba previsto para los días 15, 16, 17, 18 (festivos por las fiestas de Fallas) y 25, 26 y 27 de marzo. Mientras, todavía no se había empezado a vacunar en Alicante y Castellón, cuyo inicio estaba previsto el día 18.

La decisión, basada en datos del fin de semana

Esta decisión se va a mantener hasta que el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia (PRAC, por sus siglas en inglés), de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), emita una valoración detallada de todos los casos, después de que este fin de semana se hayan notificado casos de trombosis de senos venosos, uno de ellos en España.

"La decisión en el CISNS ha sido compartida por todos en base a un principio de precaución", señalaba la ministra de Sanidad, Carolina Darias, para señalar que la suspensión se podría aumentar, si así se considera oportuno, más allá de los 15 días. Dicho esto, Darias destacaba que la relación "beneficio-riesgo" de la vacuna con AstraZeneca "está ahí" como prueba el hecho de que en España se han administrado 939.534 dosis de esta vacuna y sólo ha ocurrido un caso. 


Mientras, el sindicato FSIE exigía a las Consellerias de Educación y Sanidad una explicación "urgente" y un protocolo "claro" para que tanto los profesionales vacunados este lunes como los que están citados en los próximos días sepan "qué va a pasar y en qué situación se quedan" y ha lamentado la "incertidumbre" tras la paralización de la inoculación de dosis de AstraZeneca.

FSIE lamentaba que tengan que ser "de nuevo" los profesionales educativos "quienes tengan que pagar los vaivenes del plan de vacunación" y mostraba su "sorpresa" por la decisión de suspender la vacunación porque "ha llegado en pleno proceso" de inoculación de dosis, "con numerosos profesionales con la primera dosis y sin saber qué les va a pasar ahora".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email