X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 26 de enero y se habla de inmobiliario hangry vtc REALITY SHOW MINISO retail
GRUPO PLAZA

Pide que la distancia de las casas de apuestas a los colegios sea de 1.000 metros

Compromís propone vetar la publicidad de la Generalitat en los medios que anuncien apuestas

El grupo valencianista presentará otra enmienda para que los bares no puedan renovar el permiso para máquinas de apuestas deportivas a medida que caduquen las licencias

14/01/2020 - 

VALÈNCIA. El próximo 15 de enero finaliza el plazo para que los grupos parlamentarios presenten sus enmiendas a la Ley del Juego de la Comunitat Valenciana que actualmente se tramita en Les Corts. Un proyecto de ley impulsado por el Gobierno valenciano para actualizar la normativa de 1988 con la intención de poner medidas disuasorias y preventivas para proteger a los menores ante el auge de la ludopatía en la autonomía. 

La ley parte del Consell, pero los partidos que integran el Ejecutivo valenciano llevan días trabajando por separado en su contenido. Un hecho al que tanto socialistas como valencianistas tratan de restar importancia, pero que resulta especialmente significativo si se tiene en cuenta cómo actuan PSPV, Compromís y Unides Podem con cualquier norma del Gobierno: presentando sus propuestas de forma conjunta. Sin fisuras ni diferentes voces. Algo que en esta ocasión se ha quebrado. 

Así, si el PSPV ya anunció antes de las vacaciones navideñas algunas de las enmiendas que estudiaban presentar a la Ley del Juego, este lunes le tocó el turno a Compromís. La coalición valencianista planteó una batería de enmiendas que tiene intención de presentar a la normativa. Entre ellas, la de dar rango de ley a "la exclusión de la publicidad sobre juego y apuestas en los medios públicos valencianos autonómicos y locales", así como "reforzar la prohibición de introducir publicidad institucional de la Generalitat en medios que cuenten con publicidad sobre juegos y apuestas". 

La intención, explican fuentes del grupo parlamentario, es contemplar en la ley el veto a la inclusión de publicidad institucional en medios públicos como À Punt, si bien la radiotelevisión valenciana ya cuenta con un código ético en el que rehusan emitir este tipo de anuncios. 

El segundo apartado, que es el que afectaría a medios privados, resulta especialmente significativo por un motivo: Compromís y PSPV ya pactaron durante la negociación de la ley de Acompañamiento de 2019 una enmienda para modificar la Ley de Publicidad Institucional de la Generalitat Valenciana con la intención de que el Gobierno valenciano dejara de insertar anuncios en medios que llevaran publicidad de apuestas accesible a menores, como ocurría desde hacía meses los que contenían anuncios de prostitución. 

Los síndics de Compromís y PSPV, Fran Ferri y Manolo Mata. Foto: CORTS

El texto se aprobó. Sin embargo, socialistas y valencianistas discrepaban sobre el alcance que tenía aquella modificación legal. Cada partido realizaba una interpretación del contenido de la enmienda que acababan de aprobar. El enredo se centraba en el apartado que especificaba qué podía considerarse una comunicación accesible para menores de edad: "Aquellos que se realizan en las publicaciones de libros, revistas, folletos, diarios (impresos o en formato digital), cubiertas exteriores, portada, contraportada, pasatiempos y secciones dirigidas de manera específica o primordial a menores de edad".

Para el PSPV, esta frase significa que la publicidad institucional quedaría vetada para los medios -cualquiera que fuera el formato descrito- dirigidos "de manera específica o primordial" a menores. Los periódicos no estarían incluidos en ese párrafo, y las revistas, solo las infantiles y juveniles. 

Sin embargo, el alcance para Compromís es mucho más amplio. Para el grupo que lidera Fran Ferri, el texto vetaba a todos los medios descritos, incluidos los periódicos en papel o digitales, si estos contemplan anuncios de apuestas en sus "portadas, contraportadas, pasatiempos y secciones dirigidas de manera específica o primordial a menores de edad". 

Aunque la enmienda fue aprobada, realmente su ejecución e interpretación quedaba en manos de los socialistas, que son quienes gestionan la publicidad institucional en el Consell. Por ello, la ambigüedad del texto deja la puerta abierta a que se realizaran dos lecturas en función de quién lo leyera y tuviera que aplicarlo. 

José Muñoz, portavoz de Economía del PSPV en Les Corts. Foto: CORTS

Con estos mimbres, la enmienda que quiere registrar ahora Compromís tiene la intención de establecer medidas disuasorias para que la Generalitat no inserte publicidad institucional en medios de comunicación privados que incluyan anuncios de apuestas. No en vano, la coalición no puede plantear la prohibición expresa de este tipo de publicidad puesto que esta es una competencia estatal y no autonómica, pero sí excluir a la Generalitat de publicitarse en ese tipo de medios.

Como ejemplo, desde el grupo parlamentario citan la posibilidad de introducir en la Ley del Juego una disposición en la que se modifique la Ley de Publicidad Institucional en el apartado citado para que no sólo se contemplen los medios accesibles a menores sino también las apuestas deportivas, ya que éstas "no van dirigidas a menores específicamente, pero son el tipo de juegos en los que más participan los jóvenes". 

En cualquier caso, queda por ver de qué manera termina resolviéndose esta pretensión y cómo quedará reflejada en las enmiendas: si un texto pactado con PSPV y Unides Podem de forma conjunta, sólo con los segundos, o incluso si la llegan a registrar en solitario. 

1.000 metros

De la misma manera, PSPV, Compromís y Unides Podem deberán acordar qué distancia mínima a los colegios tendrán que respetar todos aquellos que quieran instalar una nueva casa de apuestas. Los socialistas quieren que ningún salón se establezca a menos de 700 metros de cualquier centro escolar, mientras que valencianistas y morados se muestran más ambiciosos y piden que el rango mínimo sea de un kilómetro

Ferran Martínez, portavoz de Economía de Unides Podem en Les Corts. Foto: CORTS

La coalición liderada por Ferri en Les Corts también quiere que se apruebe una moratoria de cinco años para autorizar nuevos locales de apuestas. En la Ley de Medidas Fiscales de 2020 aprobada hace menos de un mes se validó una moratoria para permitir nuevas aperturas hasta que se aprobara la Ley del Juego. 

También quieren que se prohiba la instalación de máquinas de apuestas deportivas en recintos deportivos y bares, aunque la enmienda no haría mención a las máquinas tragaperras. Proponen, además, que aquellos bares que ya cuenten con máquinas para hacer apuestas deportivas y tengan la licencia en vigor, no se les renueve la autorización una vez esta caduque. Así como establecer una Estrategia Valenciana Integral de Prevención y Tratamiento del Juego Patológico y la prohibición de hacer publicidad del juego estática en la vía pública o transportes públicos. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email