Fusión

Dukala

Juan Pérez y Noreddine Lameghaizi

En 2008, Dukala desembarcó con un barco cargado de especias y exotismo a trescientos metros de la casa de mi niñez. Un local manso, en una de las calles más insignificantes del barrio. Telares en el techo, el rumor del río Oum Er-Rbia —madre de la primavera, en árabe. Noreddine Lameghaizi, uno de los propietarios, nació cerca de su desembocadura—, la luz justa y el trato, tremendamente hogareño. A casa familiar sabe el zaaluk, una versión marroquí del pisto de berenjena, o las croquetas. Después, couscous de verduras o de ternera, cordero al azafrán o aparecer en Casablanca a través de los langostinos en salsa chermoula


¿Qué puedo encontrar?

  • Fusión

¿Qué pido?

Langostinos en salsa chermoula