X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Mientras los informes hablaban de la inviabilidad, el Consell vendía las bondades del mismo

El gobierno de Camps ocultó la ruina económica de la Fórmula 1 ante la opinión pública

7/11/2018 - 

VALÈNCIA. El sumario de las presuntas mordidas en la construcción del trazado de la Fórmula 1 en València evidencia lo que era un secreto a voces, que el gobierno liderado por el expresidente Francisco Camps manipuló a su antojo la información real sobre el ‘pufo’ que realmente era este evento deportivo desde 2009 para, a través de información falsa, hacer creer a los valenciano y a la oposición que la adquisición de Valmor era un ‘chollo’ cuando, en realidad, era un agujero sin fondo para el erario.

El método utilizado era simple, manipular la información real omitiendo aquellos datos que reflejaban el estado real de las cuentas y el coste para las arcas públicas. Mientras los informes internos reflejaban que el gran premio dejaba pérdidas millonarias que superaban los 20 millones de euros anuales, el gobierno Camps vendía las bondades.

Según los argumentarios incautados del ordenador de la mano derecha de Camps en el F1, Belén Reyero, a los que ha tenido acceso Valencia Plaza, tras la adquisición de Valmor por un euros por parte de la Generalitat, el PPCV decía que: “el acuerdo al que ha llegado el Consell, Valmor Sports y Formula One Managament convierte a la Generalitat en copatrocinadora del evento deportivo que, junto con el fútbol, más repercusión mediática consigue”. Sin embargo, la realidad no era un copatrocinio, sino que los valencianos debían hacer frente a todos los gastos.

La manipulación era de tal calibre que antes de la celebración del gran premio del año 2010, desde el Consell se decía que la F1 suponía el crecimiento de 27,5 millones en la renta y un aumento y mantenimiento de 1.074 empleos por año, y que “los promotores públicos y privados de todo el mundo siguen apostando por la Fórmula 1 como un gran evento, capaz de promocionar una región y de colocarla en un lugar preferente por su capacidad de organización y gestión”.

Pero la realidad era mucho más negra y ellos lo sabían. De hecho, un informe “confidencial” sobre el pago del canon por parte de Proyectos Temáticos (SPTCV) ya decía un año antes, que la celebración del gran premio era inviable por la imposibilidad de hacer frente a las deudas que iba a generar.

De hecho en el informe se puede leer que “la situación es de enorme gravedad sobre todo porque somos conocedores de que la situación económico-financiera de Valmor arroja serias dudas sobre su viabilidad”. Es decir, el gobierno de Francisco Camps sabía perfectamente el ‘pufo’ que era el evento deportivo pero aun así decidió seguir adelante con él, eso sí, mintiendo a toda la ciudadanía sobre la realidad del asunto.

En este punto hay que recordar que Belén Reyero ya declaró a este respecto en la otra causa abierta por la F1, la conocida como caso Valmor, y que ha terminado con Camps al borde del banquillo en la pieza que investiga la creación del evento. Camps, junto al exconseller de infraestructuras, Mario Flores, también están investigados por las supuestas mordidas en el trazado, pero viendo la documentación obrante en el sumario, no se descarta que se abran piezas separadas para investigar otras ramas.

Estas nuevas pruebas incorporadas al sumario del trazado son otra piedra más en el camino judicial del expresidente, que está centrando su defensa además de en su típico “yo no me enteraba de nada”, en las teorías de la conspiración.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email