X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Nazaret recibe 230.000 metros cuadrados

El Parque de Desembocadura ya está aquí; el Levante tiene más cerca su ciudad deportiva

Foto: AYTO DE VLC
10/01/2019 - 

VALÈNCIA. Lo dijo al acabar la presentación, cuando el presidente de la Autoridad Portuaria de València, Aurelio Martínez, no le escuchaba. Lo dijo mitad en broma, mitad en serio. “Esta gente es muy dura para negociar”. Y señaló a un punto del plano que estaba proyectado sobre la pantalla. “Los vecinos nos habían pedido la recuperación del Camí del Sec”, explicó entonces el alcalde de València, Joan Ribó. “Ha sido sólo moverlo unos metros, ya que el camí es el que separa la zona violeta, donde posiblemente vaya la Ciudad Deportiva del Levante, de la zona verde, la del Parque de Desembocadura; no sabéis lo que ha costado esto”.

Dos años casi después de que presentara el proyecto, allá por febrero de 2017, este jueves de principios de enero se ha oficializado una de las grandes novedades de la legislatura: el Plan Especial Nazaret Este. La aprobación del mismo supone la recuperación de 230.000 metros cuadrados del Puerto para València, de los que más de 86.000 configurarán una amplia zona verde de carácter neurálgico: el futuro Parque de la Desembocadura que conectará con la finalización del antiguo cauce del Túria.

Con la aprobación por parte del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria se ha dado el primer paso para el desarrollo de la nueva zona, un primer paso que el alcalde aseguraba que se podría ver en apenas unas semanas, cuando se abra un ajardinamiento provisional. Porque el proyecto como tal va a ser muy prolijo, complejo, y en él se va a incluir la nueva ciudad deportiva del Levante (por el momento es el único club interesado en participar en el proyecto, tal y como recordó Martínez).

“Se trata de un proyecto muy importante que va a cambiar de forma clara la situación del barrio”, aseguró el alcalde, quien destacó el carácter estratégico del nuevo Parque de la Desembocadura y sus dimensiones, más de 86.000 m2 que, junto a la adecuación del final del antiguo cauce del Túria, lo equiparan a otros espacios verdes principales, como el Jardín de Viveros o el recientemente puesto en servicio Parque Central. “Será uno de los grandes parques de València, conectado con el río y con corredores verdes que enlazarán con el parque Natural de L’Albufera”, afirmó.

La solución de 2017 toma forma

Tal y como apuntaban desde el consistorio, lo que este jueves se aprobó no es sino la descripción de manera pormenorizada de los detalles del acuerdo específico que alcanzó el Ayuntamiento con la Autoridad Portuaria en 2017. El Consejo de Administración de la APV acordó trasladar toda la documentación del Plan al Consistorio para su tramitación, un texto que establece las condiciones de uso y de parcela, y edificación de las zonas de ordenación.

El alcalde ha insistido en la necesidad de conectar toda la zona con el final del parque del río, y ha recordado el compromiso del Ministerio de Fomento de estudiar el soterramiento de las vías férreas en Serrería. Además, reiteró la exigencia de que la futura línea L10 (antigua T2) de Metrovalencia no acabe en l’Oceanogràfic sino que se prolongue hasta Nazaret. Porque “el objetivo último” de toda la iniciativa es “la dinamización del barrio de Nazaret”, uno de los más golpeados por la crisis.

Foto: AYTO DE VLC

Los 230.000 metros cuadrados de superficie se estructuran en 6 áreas: el Parque de la Desembocadura, con un total de 86.296,08 m2; un área dotacional-deportiva de 98.940,17 m2; un espacio de 18.454,04 m2 destinado a uso terciario; otros 8.375,86 m2 previstos para zona verde en el borde meridional del ámbito; los 2.246 m2 correspondientes al equipamiento para uso sociocultural en el antiguo balneario Marblau; y, finalmente, un Corredor Verde ciclista y peatonal  desde el futuro Parque de la Desembocadura hasta La Punta y Pinedo.

El Levante ocupa su lugar

Uno de los elementos esenciales en esa dinamización será la nueva ciudad deportiva del Levante. El club granota, el único que ha presentado una propuesta para la zona, el más interesado en instalarse allí, abandonará Bunyol para ubicarse al costado del Mediterráneo, cerca de su histórico estadio y de sus raíces emocionales: los poblados marítimos. Lo hará en el área dotacional deportiva y de espacio libre de casi 99.000 m2, que ocupará parcialmente la zona verde existente al Sur (Parque de Nazaret Sur) y que se quiere que sea un centro dinamizador de actividades de ocio y deporte. No hay plazos aún definidos pero a la conclusión de la presentación Martínez comentó que en un par de años podría estar terminada esta parte.

El planeamiento ordena el área en dos parcelas diferenciadas: una menor (poco menos de 4.000 m2) para equipamiento deportivo cubierto; y otra amplia (94.999 m2) que alojará instalaciones deportivas al aire libre, toda la cantera del club granota. En ésta se ubica el inmueble protegido edificio Benimar, incluido en el inventario de elementos de interés arquitectónico, por lo que el equipamiento deportivo deberá ejecutar las obras de rehabilitación de dicho inmueble. Además, la ordenación del Plan incluye el equipamiento de juventud en uso en la calle Algemesí, sito sobre el antiguo balneario Marblau. También se recoge en el documento el área de más de 8.300 m2 en el límite sur del ámbito, cuya ordenación de plasmará en dos zonas verdes independientes y separadas por un vial, con el objetivo de superar la percepción de tramo final y cercado del barrio.

Las acciones van a comenzar de manera inminente, si bien de manera provisional, para no tener que esperar a la ejecución final de proyectos de tanta magnitud. En cuanto al Puerto cierre su nuevo recinto, el Ayuntamiento abrirá la valla de Moyresa (fábrica derribada en 2013) para que la gente pueda acceder al nuevo jardín de plantación provisional y zona de deporte, anunció Ribó. El muro de la vergüenza caerá. No será derribado, no por completo, pero se abrirán puertas. Lo más importante es que los vecinos podrán volver a ver el mar. Y eso, insistió el alcalde, es algo que se podrá comprobar en apenas unas semanas.

Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email