GRUPO PLAZA

entrevista al director general de la cooperativa de crédito oriolana

José Víctor Guillén (Caja Rural Central): "Ganamos rentabilidad con mucha creatividad y eficiencia"

28/06/2021 - 

VALÈNCIA. Hablar de Caja Rural Central de Orihuela es hacerlo de una de las grandes cooperativas de crédito de la Comunitat Valenciana... y no son pocas las domiciliadas por estas tierras. Una entidad que sigue creciendo en beneficio, pese a estar dentro de un sector -el bancario- maniatado por los 'tipos negativos' del Banco Central Europeo (BCE). José Víctor Guillén, director general de la entidad oriolana que hace dos años celebró su primer centenario, volvió a atender amablemente la llamada de este diario. A continuación la charla mantenida:

-¿Cómo valora los resultados obtenidos durante el primer trimestre de este año?
-Nuestra valoración de resultados durante el primer trimestre de 2021 es muy positiva, nuestra generación orgánica de resultado está creciendo con fuerza en todas las líneas de negocio, y eso nos ha llevado a cerrar el trimestre con un resultado de explotación superior a los 5 millones de euros, y un resultado neto de 3,1 millones de euros. Pero este resultado lo hemos logrado manteniendo un perfil alto de prudencia, con coberturas voluntarias importantes para que la covid-19 no afecte a la calidad de nuestra cartera de inversión crediticia, dejando cubiertas cualquier contingencia futura posible motivada por esta situación.

-¿Qué esperan para el conjunto de 2021?
-Las perspectivas de resultado para el cierre de este ejercicio también son muy positivas, en línea con lo realizado en este primer trimestre, el objetivo fijado para el ejercicio 2021 es alcanzar un resultado neto superior a los 12 millones de euros, realizando además coberturas muy significativas para que esta situación económica provocada por la pandemia no tenga consecuencias en la calidad de nuestra cartera crediticia.

-¿Qué datos nos puede aportar de la marcha de la entidad que dirige?
-Durante 2020 alcanzamos un volumen de activos totales de 2.596 millones de euros con un aumento de 623.603.000 euros, lo que supone un incremento relativo del 31,62%. También hemos alcanzado una cifra de recursos de clientes de 2.190.000 euros, con un crecimiento del 18,77%, al igual que el crédito a la clientela creció un 34,85%, hasta los 1.773.000 euros. Asimismo contamos con una base de clientes muy amplia, superior a los 235 miles de clientes, y durante estos últimos meses ha reforzado su vinculación con nuestra entidad, ya que nos hemos volcado en atender sus necesidades en un escenario complejo y difícil, que es cuando se demuestra el compromiso, reforzando la atención de los colectivos con más dificultades como las personas mayores, implementando líneas de financiación para autónomos y empresas, y facilitando el acceso a la vivienda a todos los segmentos de particulares, adaptando en todos los casos nuestra propuesta de valor a sus necesidades concretas, y la respuesta ha sido formidable.

-¿Y en cuanto a la plantilla?
-También hemos crecido en plantilla hasta las 312 personas, reforzando a los equipos y su formación para prestar a nuestros clientes el mejor servicio posible, y el asesoramiento más profesional, honesto y cercano para superar sus expectativas. Por otro lado, durante este primer trimestre de 2021, y lo que llevamos del segundo que está a punto de concluir, nuestro crecimiento en todas las líneas de negocio sigue avanzando a dos dígitos, motivado fundamentalmente por la confianza de nuestros socios y clientes, que durante este periodo de pandemia se ha reforzado todavía más, y hemos estado muy cerca de sus necesidades.

-El pasado año como publicamos en Valencia Plaza hace tres semanas, el conjunto de las cooperativas de crédito de la Unacc -de la que forma parte Caja Rural Central de Orihuela- creció en socios y empleados, ¿cómo se explica en pleno proceso de despidos en el sector bancario?
-Pues este crecimiento se explica por nuestro modelo de negocio, que claramente es diferencial respecto a nuestros competidores. Nuestra apuesta por satisfacer las necesidades de nuestros clientes, muy centrados en valores, con un modelo de atención directo, cercano, con amplios horarios de atención personal, con asesoramiento profesional y honesto, ha supuesto un impulso muy importante en la percepción de los clientes como su principal proveedor financiero, como un socio de referencia. Y todo ello cumpliendo con nuestros valores, para nosotros ningún objetivo comercial está por encima de nuestros valores, y esto es un principio irrenunciable. Todo esto ha hecho que las cooperativas de crédito sigamos creciendo en empleados y oficinas cuando los demás cierran, ya que son los clientes los que demandan nuestros servicios y modelo de atención, y eso nos obliga a seguir abriendo nuevas oficinas y contratando personas para incorporar a nuestros equipos, evitando además la exclusión financiera en poblaciones pequeñas.

-Un modelo de negocio comprometido con el desarrollo de los municipios donde están...
-Así es. Nuestro modelo de negocio contribuye al desarrollo de las poblaciones donde estamos implantados, haciendo que gran parte de los beneficios obtenidos reviertan en las comunidades locales, tanto en materia de financiación como de desarrollo social. Al mismo tiempo generamos una mayor vinculación con los clientes mediante nuestro modelo de proximidad combinado con nuestro servicio de banca digital que está contribuyendo decisivamente a la transformación digital de nuestros clientes.

-¿Podemos decir que las cajas rurales han venido a ocupar el sitio que tenían en su día las otrora cajas de ahorros en lo que a proximidad y cercanía con el cliente se refiere?
-No creo que estemos ocupando ese espacio, sino que estamos ampliando nuestro propio espacio. Nosotros tenemos un modelo propio muy diferenciado y con unos valores bien definidos, por lo que más que ocupar el espacio de otros, estamos desarrollando a mayor velocidad nuestro espacio propio, ganando cuota de mercado y sobre todo la satisfacción de nuestros clientes, que ha crecido mucho en este entorno.

-¿A qué achaca que se hayan acallado las voces sobre un proceso de integración de las cooperativas de crédito al que poco menos instó el entonces ministro de Economía y ahora vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, allá por 2014?
-En aquel momento esas voces lo que hicieron fue replicar por mimética un movimiento que se señaló por Guindos en relación a bancos y cajas de ahorros, como finalmente sucedió. Las cooperativas de crédito nunca apuntaron, ni entonces ni mucho menos ahora, ningún problema de solvencia, liquidez o morosidad. Más bien todo lo contrario, siguen contando con balances muy saneados, con una estructura de solvencia y liquidez muy destacada, y con ratios de morosidad por debajo de las medias sectoriales.


-Dos de los términos de los que más se hablan en el sector financiero de un tiempo a esta parte son la digitalización y la sostenibilidad, ¿cómo está respondiendo a ello Caja Rural Central de Orihuela?
-Desde Caja Rural Central estamos muy volcados en estos dos ámbitos. Por un lado, la digitalización con un doble componente: de servicio a nuestros clientes con canales digitales muy potentes y desarrollados; y con una aplicación orientada a mejorar nuestros procesos para ser lo más eficientes posible y repercutir estas mejoras a nuestros socios y clientes, tanto en calidad de servicio como en mejora de propuestas de valor. En relación a la sostenibilidad es un tema que nos ocupa desde hace mucho tiempo, y en nuestros 102 años de historia lo hemos demostrado, incorporando en nuestras actuaciones y decisiones aquellas que contribuyen a mejorar el clima y el medioambiente, a la sociedad, la comunidad y las personas en general, y el gobierno corporativo en cuanto a todo lo que afecta en relación a nuestras decisiones empresariales: socios, clientes, empleados, proveedores...

-Nos consta que Caja Rural Central de Orihuela está en pleno proceso de integración de la sostenibilidad, ¿no es cierto?
-Sí. Actualmente estamos en proceso de integración de la sostenibilidad, de un modo formal a través de planes y programas de desarrollo, en la cultura de la entidad a través de la involucración de las personas clave en los procesos de gestión del cambio, comunicación y formación; en las políticas internas y en las normas corporativas; así como en todos los procesos y operaciones que realizamos en la entidad. También forma parte de un modo muy importante y definido en nuestras decisiones de financiación a clientes, impulsando proyectos sostenibles que estén alineados con nuestra política de sostenibilidad y contribuyan a mejorar el medio ambiente, los entornos sociales y la mejora del gobierno corporativo.

Hablando de sostenibilidad, en marzo pasado se aliaron con Grupo Enercoop -cooperativa eléctrica de Crevillent- para lanzar Luzem Energía e impulsar el autoconsumo, ¿qué tal está funcionando?
-Como contamos en la presentación de nuestra alianza, el Grupo Enercoop y nosotros somos viejos conocidos, con una relación de muchos años y siempre a plena satisfacción de ambas partes. Cuando iniciamos las primeras conversaciones para trazar la base estratégica de nuestra alianza no partíamos de cero, nos basamos en la confianza y relación mutua que habíamos desarrollado durante todos esos años, estableciendo pilares de gestión que puedan perdurar muchos años. Nuestra relación la puedo calificar de excelente, tanto en lo personal como en lo profesional, y todo el desarrollo que nos propusimos está evolucionando muy positivamente. Tenemos mucha ilusión y esperanza puesta en este acuerdo, ya que nos va a permitir a ambos facilitar productos y servicios a nuestros socios y clientes que amplían nuestra propuesta individual, multiplicándola y aportando sinergias de dos grupos cooperativos aportando lo mejor de ambos para mejorar la satisfacción de sus clientes en propuestas combinadas que les permitan acceder a servicios energéticos y financieros de calidad, con sostenibilidad y con los valores propios de empresas cooperativas.

-¿Alguna alianza más a la vista?
-Tenemos en cartera muchos proyectos y también alguna alianza más, pero es pronto para comunicarlas puesto que no están lo suficientemente maduras aún. Cualquier proyecto en el que podamos aportar valor junto con un socio que comparta nuestros valores lo vamos a estudiar.


-¿Cómo logra la entidad que dirige ganar rentabilidad en estos tiempos de 'tipos negativos' para la banca?
-Ganamos rentabilidad con mucha creatividad y eficiencia. Estamos desarrollando todo nuestra creatividad en generar productos de valor para nuestros clientes en un entorno de tipos negativos sostenido durante los últimos cuatro años y medio, aportando soluciones eficientes que mejoren la vida de nuestros socios y clientes, al mismo tiempo que realizamos un esfuerzo tremendo por ajustar la base de coste asociada a los mismos, revisando procesos y procedimientos para ser lo más eficientes y eficaces posible dentro de un escenario muy complejo y con mucha incertidumbre. Hemos diseñado una combinación de propuestas de servicio ajustadas a las necesidades de nuestros clientes eliminando las ineficiencias de los procesos de servicio asociados a los mismos para ganar eficiencia y mejorar la satisfacción de nuestros socios y clientes al mismo tiempo que el resultado asociado a nuestra cadena de valor.

-Por cierto, ¿cuándo sitúa la primera subida de tipos de interés por parte del BCE?
-No tenemos claro cómo se van a comportar los tipos de interés, tanto en el corto como en el largo plazo. Muchos analistas y organismos internacionales están avisando de un efecto de subida de tipos impulsado por el escenario actual y futuro de la inflación. Pero en nuestra opinión aun tendremos tipos bajos durante un periodo amplio de tiempo, y lo que hacemos es ajustar nuestra planificación como si esto fuese algo permanente, sin estar condicionados por ese movimiento que tarde o temprano se producirá. Eso sí, gestionamos muy activamente nuestros riesgos para que no se vean condicionados por cualquier movimiento brusco que se pueda producir.

-¿Cómo se ha adaptado a la pandemia Caja Rural Central de Orihuela?
-Pues nos hemos adaptado como todos, muy rápido y condicionados por la situación que se creó de la noche a la mañana por una situación no prevista que nos ha cambiado la vida a todos. En cuestión de horas tuvimos que adaptar nuestro modo de trabajar, el sitio desde el que hacerlo, con conexiones disponibles a cualquier hora y lugar, pero manteniendo el servicio a nuestros clientes. Además, gestionamos líneas de financiación a clientes para posibilitar liquidez suficiente para mantener sus negocios en un cortísimo espacio de tiempo, siendo una de las entidades más activas en este sentido.

-¿Y cómo se ha volcado la entidad con la gente más necesitada?
-También hemos gestionado con nuestro fondo de Obra Social emergencias y necesidades de colectivos desfavorecidos que a consecuencia de esta situación han quedado más desprotegidos que nunca, y es algo de lo que nos sentimos especialmente satisfechos, de poder contribuir a mejorar la vida de nuestro entorno en todos los sentidos: económico, social, cultural y deportivo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email