GRUPO PLAZA

entrevista al presidente del ppcv

Mazón: "Suprimiremos la tasa turística, el requisito lingüístico y reformularemos los tramos del IRPF "

Foto: KIKE TABERNER
24/07/2022 - 

VALÈNCIA. Carlos Mazón (Alicante, 1974) se ve más cerca de la Generalitat que hace un año, cuando accedió a la presidencia del PPCV y las encuestas empezaban a estar de cara. Un tiempo durante el cual su partido ha vivido relevantes cambios, entre ellos la salida de sus grandes valedores, Pablo Casado y Teodoro García Egea, de la dirección nacional, al frente de la cual se encuentra ahora Alberto Núñez Feijóo. Pero también un giro de discurso hacia la moderación en el que resulta evidente que se siente más cómodo. Evita la batalla estrictamente ideológica que llevan otros partidos como Vox y mantiene una línea liberal que ahora pretende que esté centrada en las propuestas, sobre todo económicas. Recibe a Valencia Plaza en la nueva sede del PPCV en Embajador Vich, donde mantiene un despacho en el que destaca una fotografía del acto multitudinario en la Plaza de Toros de València el pasado otoño y lemas como el de 'Stop tasa turística'.


-¿Cuáles son las primeras leyes del Botànic que se plantearía suprimir en caso de llegar a la Generalitat?
-La tasa turística y el requisito lingüístico. Y en la primera ley de Acompañamiento introduciremos nuestra reforma fiscal que reducirá los impuestos a todo el mundo pero, sobre todo, a los salarios más bajos. Aun así no estoy tan ocupado en lo que derogaría sino en lo que construiría. Aunque la Sanidad sea un desastre, aunque los servicios sociales acumulen listas de espera y aunque no llegue la financiación, no se bajan los brazos en la Comunidad Valenciana. Durante este tiempo he podido estar en contacto con todos los colectivos de todas las provincias y he vuelto a comprobar la extraordinaria capacidad de superación que tiene la Comunidad. Podemos ser referencia del Mediterráneo, nacional y europea, y creo en las posibilidades de este territorio. No hay que conformarse. Las circunstancias van a ser muy complicadas en este otoño y en este invierno. Pero esta tierra, si se le quita el tapón fiscal y si se le permite crecer, es capaz de mucho. Y todo mi proyecto tiene que ver con esa capacidad. Este es el viaje.

"Hice los deberes con Casado en la cuestión de la financiación y me resultó muy fácil, y he hecho los deberes con Feijóo y me ha resultado muy fácil; estoy muy tranquilo"

-Presentaron esa reforma fiscal hace varios meses, pero el panorama económico actual es diferente a entonces. ¿Cambiarían algo con el escenario de ahora?
-Hemos sido los primeros, incluso dentro del PP, en proponer como progresivo el impuesto de Transmisiones Patrimoniales, conocido popularmente como el impuesto de la Vivienda. En la Comunitat está en el 10% y proponemos rebajárselo a todo el mundo para reactivar el mercado, pero especialmente a tipos superreducidos con una rebaja del 70% para menores de 35 años, discapacitados, familias numerosas, viviendas en municipios con riesgo de despoblación y víctimas de la violencia de género. Y ahora creo que deberíamos incorporar ese tipo superreducido a los mayores de 65 años porque hay un problema muy serio de soledad de las personas mayores. 

En cuanto al resto, supresión de los impuestos de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio y rebaja del IRPF hasta el 31% a los salarios más bajos. Si tenemos la confianza de los ciudadanos para gobernar, tal vez debamos reformular los tramos para adaptarlos a los niveles de renta. La pobreza está creciendo.

-¿A nivel nacional instarán a rebajas del IVA?
-Sí. Hemos propuesto una reducción del IVA turístico. Hemos hablado no solamente del gasto de la electricidad, sino de los hidrocarburos. Éste tiene especial incidencia en la Comunitat por el sector industrial si hablamos por ejemplo del cerámico y el automovilístico, que necesitan tener aire para mantener puestos de trabajo sobre todo mientras dure la crisis. 

Carlos Mazón y Carlos Mazón de cartón pluma en la sede del partido. Foto: KIKE TABERNER   

-Existen algunas leyes del actual Consell que afectan a los altos cargos y que durante estos años han generado polémica por su aplicación e incluso incumplimiento. Son las de incompatibilidades y publicidad institucional, que por ejemplo prohíbe que los responsables públicos se dediquen a inaugurar infraestructuras. ¿Qué harían ustedes con estas normas?
-Me dedico bastante poco a profundizar sobre los temas de los fastos y de las fiestas. Pero sí que hay cosas que me llaman la atención, como que Ximo Puig se gaste 23 millones de euros para hacer fiestas mirando a las mascletàs de Hogueras y que lo saque de la partida de creación de colegios cuando hay ambulancias sin médicos en la Comunidad Valenciana. Con respecto a lo que significa un acto protocolario, yo todo lo que hago como presidente de la Diputación lo hago con bastante modestia. En cualquier caso, sí que he dicho que me parece un insulto a la ejemplaridad mantener los asesores que tiene Ximo Puig. Como mínimo reduciré los asesores a dedo a la mitad y más de diez consellerias me parecen una locura. 

-¿Qué planes tiene para la Agencia Antifraude que tanto criticaron y que ahora tanto disgusta al Botànic?
-Analizar lo que está haciendo y maximizar su trabajo en pro de la transparencia.

-No se plantean eliminarla.
-No, a mí me parece que trabajar contra el fraude es positivo. Lo que no me gustaría es que hubiera ni preconstituciones de pruebas ni agentes políticos.

"Me parece un insulto a la ejemplaridad mantener los asesores que tiene Ximo Puig; como mínimo los reduciré a la mitad y más de diez consellerias me parecen una locura"

-¿Eso es lo que cree que hay? ¿Y qué quiere hacer?
-Analizar lo que están haciendo y priorizar la transparencia por encima de cualquier otra reflexión partidaria.

-¿Piensa que las resoluciones de Antifraude han sido partidarias?
-Estoy analizándolo.

-Ha habido para todos los partidos.
-Yo lo que sí que le puedo decir es que nosotros tenemos estudiado que hay grasa en la administración, que hay que reducir la burocracia y los cargos a dedo, y que tenemos un plan de eliminación de duplicidades y de grasa administrativa que supera los 700 millones de euros, porque hay mucho enchufismo.

-Empresas públicas, organismos, agencias... ¿habrá recorte?
-Analizaremos una a una. En cualquier caso, esta semana se conocía que la Generalitat se ha gastado 60.000 euros en analizar el sexo de los pulpos. Creo que merece la pena que estudiemos algunas cuestiones que nos deberían de ayudar a mejorar la sanidad, la educación y los servicios sociales. Insisto, hasta 700 millones de euros son inservibles, es duplicidad, es enchufismo y es grasa administrativa. Eso hay que devolvérselo a los ciudadanos de la Comunidad Valenciana.

Fotografías en el despacho de Mazón. Foto: KIKE TABERNER   

-¿Va a ser usted capaz de elevar el tono en Madrid para reclamar una reforma del sistema de financiación autonómica?
-No sé si el tono, pero lo que hay que elevar es el nivel de resultado. Eso sin duda. Tenemos un presidente de la Generalitat cuya principal promesa cuando fue elegido en 2015 fue conseguir un nuevo modelo de financiación para la Comunidad Valenciana. Yo tengo la suerte de que tengo un presidente nacional del partido que reconoce tres cosas fundamentales: una, que la Comunidad Valenciana es la peor financiada; dos, que en base a las personas tiene que venir el nuevo sistema de financiación; y tres, que tiene que ser rápido y no tiene que haber ni vencedores ni vencidos. Sólo eso es mucho más alentador que todo lo que ha hecho el PSOE.

-Cuando estaba Pablo Casado en la presidencia del PP, usted llegó a afirmar que tenía los deberes hechos con él en la cuestión de la financiación y que había arrancado previamente a su llegada a la dirección del PP valenciano el compromiso de la reforma. ¿Lo ha adquirido ya con Feijóo?
-Hice exactamente lo mismo. Quiero que no haya ninguna duda sobre esta cuestión. Yo, después de unos años en la actividad privada, volví para defender mi tierra y eso está por encima de cualquier otra cosa. Hice los deberes con Pablo Casado y me resultó muy fácil hacerlo porque lo entendió a la primera. Y he hecho mis deberes con Feijóo y me resultó muy fácil hacerlo, porque no solo lo entendió la primera, sino que lo ha vivido en sus propias carnes como presidente autonómico que es. Así que estoy muy tranquilo como afiliado del Partido Popular. Lo que no estaría demasiado tranquilo es como afiliado del PSOE, que lleva prometiendo lo que ni cumple ni propone demasiado tiempo.

-¿Por qué el PP ha tenido tan poca predisposición en el Congreso para sacar adelante el Derecho Civil Valenciano?
-El PP quiere que haya Derecho Civil Valenciano y vamos a dar la batalla por que haya. No hay medias tintas con esta cuestión. Lo que no le vamos a dar es un cheque en blanco a Pedro Sánchez para que cambie la Constitución de acuerdo con Esquerra Republicana de Catalunya y con Bildu para cualquier cosa menos para el Derecho Civil Valenciano. Mi propuesta es un primer paso serio en el que se nos deleguen las competencias para poder ejecutarlas de inmediato y que cuando sea Feijóo, y no Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno, podamos abordar los cambios constitucionales desde la responsabilidad y no desde la servidumbre a Bildu y a Esquerra Republicana.

"Compromís tiene que pedirle perdón a la Comunidad Valenciana porque decidió apoyar los peores PGE de la historia para la Comunidad Valenciana a cambio de un sistema de financiación que nos dijeron que iba a venir y no ha venido"

-¿Y eso cómo se materializa?
-Instando a la delegación de competencias para poder ejercer el Derecho Civil Valenciano en la Comunidad Valenciana de inmediato. Ratificaremos también el cambio constitucional que es necesario y al que no renunciamos, pero lo activaremos con un volante conducido por Alberto Núñez Feijóo. Tocar la Constitución con Pedro Sánchez al volante es peligroso.

-Dice que no hay medias tintas, pero hubo una enmienda de Compromís a una propuesta de resolución del PP en el último Debate sobre el Estado de la Nación en la que simplemente se añadía Derecho Civil valenciano y el PP no la aprobó. ¿Por qué no lo hicieron?
-Porque Compromís no es creíble. Tanto Compromís como el PSOE hicieron una enmienda que vinculaba no bajar los impuestos nunca en España a poner en marcha el Derecho Civil Valenciano. 

-Esa la conocemos, pero hablamos de lo otro. 
-Pero es que Compromís apoyó aquello. Yo no estoy dispuesto a que el Derecho Civil Valenciano sea un objeto de chantaje. Que Compromís o el PSOE nos quieran hacer elegir es un chantaje. Y en segundo lugar, Compromís tiene que pedirle perdón a la Comunidad Valenciana y Baldoví tiene que pedirle perdón a la Comunidad Valenciana porque decidió apoyar los peores Presupuestos Generales del Estado de la historia para la Comunidad Valenciana a cambio de un sistema de financiación que nos dijeron que iba a venir y no ha venido. ¿Qué le piensa decir a los ciudadanos de la provincia de Alicante que están en el número 50 de 50 en inversiones del Estado, después de que no haya nuevo sistema de financiación? ¿Va a retirar su apoyo Compromís a Pedro Sánchez por haberse dejado engañar como mínimo? Somos la peor comunidad en inversiones del Estado y Compromís decidió apoyar esos presupuestos diciendo que a cambio venía la financiación. Después del insulto del famoso esqueleto, ¿va a retirar su apoyo Compromís?, ¿va a pedir perdón? ¿Va a hacer alguna propuesta para mejorar esos presupuestos? Viendo que nos han engañado con la financiación, Compromís no es creíble ni cuando habla de Derecho Civil Valenciano, ni cuando habla de impuestos, ni cuando habla de presupuestos.

El presidente del PPCV, durante la entrevista. Foto: KIKE TABERNER   

-¿Qué harán con las subvenciones a sindicatos y patronal? Su antecesora en el cargo, Isabel Bonig, planteó en un momento dado que se eliminara el sistema de reparto de ayudas directas a los mayoritarios. 
-Creo que las patronales y los sindicatos nos tienen que ayudar a ejecutar políticas activas de empleo y de formación. Creo en un sistema que cada día más sea finalista en cuanto a los resultados de su gestión y en cuanto a los resultados de su compromiso. Creo en el diálogo social, en el concierto social y en que hay que trabajar con ellos, pero exigiendo los resultados correspondientes, porque se trata de dinero público. Corresponsabilidad.

-¿Pero cambiaría algo del criterio de reparto?
-Yo trabajaría en una mesa permanente en la que nos midamos todos, nos pongamos objetivos y seamos autoexigentes. Pienso que todos podemos serlo aún más. Pero creo en el modelo de diálogo, en el modelo de acuerdo y en el modelo de coordinación con los agentes sociales. Cualquier cuestión en este sentido tiene que ser por la vía del acuerdo y de la eficacia.

-¿Considera que Confederación Empresarial Valenciana (CEV) está demasiado próxima a Ximo Puig?
-Nunca me lo he planteado en esos términos. Creo que la CEV es necesaria, está haciendo una muy buena labor de vertebración de la Comunidad Valenciana y, por tanto, tengo una muy buena imagen de la CEV.

"Tengo una magnífica interlocución con la CEV como la tengo con los sindicatos"

-¿Ha mejorado la relación con el PPCV con usted en la presidencia?
-No sé exactamente como era con mi antecesora. No me preocupa la comparación de antes. A mí lo que me preocupa es cómo podemos mejorar las cosas entre todos. Yo tengo una magnífica interlocución con la CEV, como la tengo con los sindicatos. Insisto, como creo en el diálogo, lo practico muy a menudo y a veces es público y otras privado. Pero creo que tenemos que ser capaces de ser eficaces en los programas que pongamos en marcha. Eso me preocupa más que las relaciones personales, que son buenas. Necesitamos que nos ayuden a bajar los niveles de paro juvenil o a ayudar a los colectivos con difícil inserción laboral. Me importan la lealtad institucional y el trabajo.

-¿Piensa que Francesc Colomer debería dimitir después de decir que lo haría si se aprueba la tasa turística?
-Yo le pido que no dimita, que aguante y que resista, que es el único que queda en el PSPV contrario a la tasa turística. Y mientras se tramita definitivamente la ley, todo lo que pueda hacer para ayudar al turismo será poco. El PPCV le va a apoyar en lo que necesite.

-¿Qué harán con el Palau de les Comunicacions, el antiguo edificio de Correos que ha adquirido la Generalitat?
-Es un edificio que no puede ser la ceremonia de las vanidades. Es un insulto lo que se ha hecho con él. Lo que hay que hacer es que eso lo pueda disfrutar el pueblo de València y María José Catalá y yo tenemos un plan para que sea realmente de las fiestas de Valencia, como anunció ayer ella en EFE. Será un Museo Fallero, un espacio referente de las Fallas, disfrutado por los ciudadanos y no por los invitados 'Vip' de Ximo Puig.

Foto: KIKE TABERNER   

-Las encuestas vaticinan un posible vuelco en el Gobierno, pero en Valencia provincia están por debajo que en Castellón y Alicante.
-A mí una mala encuesta hace que al día siguiente quiera remontarla, y una buena encuesta hace que al día siguiente quiera trabajar para afianzarla y mejorarla. Las encuestas son un instrumento de trabajo. Todas nos dicen que el cambio es posible en la Comunidad Valenciana, pero no les doy mucha más importancia.

-El caso Azud, del que sólo se conoce una parte de la investigación, afecta de manera transversal al PP y al PSPV. ¿Por qué ambos llevan una línea de atacarse mutuamente?
-Azud es el caso PSOE. 

-¿Por qué es el caso PSOE si ustedes tienen a excargos como Alfonso Grau, un representante muy destacado del PP durante años, señalado como uno de los presuntos cabecillas?
-No hay ningún cargo actual del PP imputado ni señalado en Azud. 

"Mi propuesta es un primer paso serio en el que se nos deleguen las competencias del Derecho Civil Valenciano y cuando gobierne Feijóo reformar la Constitución"

-La jueza investiga si el diputado Jorge Bellver pudo recibir regalos para mediar en la supuesta trama.
-El PP no tiene en sus filas a nadie implicado en ninguna cuestión irregular. De lo que tienen que empezar a responder los cargos del PSOE es sobre gravísimas amistades, anotaciones, tesoreros, empresas, comisiones que hemos visto que están en el sumario. El PP no tiene nada que ver con eso. 

-Se acusa a excargos de su partido de una presunta trama de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas. Grau ha ocupado responsabilidades bajo las siglas del PP durante años.
-Si tiene que responder por algo, que responda. Y si alguien ha metido la mano, se le cortará el carnet. 

-¿No le preocupa la posición en la que queda el partido?
-Creo que debemos de hacer compatibles dos cosas: la ejemplaridad y la tolerancia cero con la corrupción con evitar los juicios paralelos. Estos últimos años nos han enseñado a lo segundo, a no juzgar por adelantado a la gente. 

-¿Comparte la defensa de Eduardo Zaplana que hacen diputados como Luis Santamaría?
-Yo defiendo la gestión del PP y los resultados de la gestión del PP durante muchísimos años. Me siento muy orgulloso del circuito de Cheste, de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, de haber culminado la A-3 o incluso de haber llevado el desempleo juvenil a tasas por debajo del 10%. Si Luis Santamaría ha hablado en ese sentido, yo estoy absolutamente de acuerdo con él. Estoy en contra de juicios paralelos.

   

-¿Cómo valora la evolución de su grado de conocimiento en la Comunitat Valenciana?
-Mi prioridad no es ganar un concurso de popularidad. Es que todo el mundo sepa que el PP va a traer libertad educativa, va a luchar por la financiación, va a bajar los impuestos y va a acabar con las listas de espera. No me cabe ninguna duda de que todo el mundo sabe que lo vamos a hacer, independientemente de los niveles de conocimiento según las encuestas.

-Sería normal que el PPCV aspirara a que la gente conozca a su candidato.
- A lo que aspiramos es a que la gente quiera cambiar las cosas, y cada vez vemos a más gente con esas ganas de abrir una nueva etapa. Que no quiere conformarse ni bajar los brazos con cómo está la sanidad, la educación, los servicios sociales, la vivienda, las infraestructuras, la financiación o el agua. Me parece mucho más interesante y mucho más productivo que los niveles de popularidad, que, por cierto, creo que tampoco van tan mal. 

-¿Qué van a hacer con la personación en el caso Oltra?
-Lo analizaremos después de su comparecencia en septiembre.

-Lo anunciaron pero parece que finalmente surgieron dudas y han tardado en decidirse.
-Ha habido una evolución en la situación procesal y en función de ello hay un análisis que tenemos que realizar. No es tan importante que el PP se persone o no. Lo verdaderamente importante es que hay un presidente que se llama Ximo Puig que ni ha reconocido un error ni ha pedido perdón. Lo importante en este asunto es que la tutela de los menores sigue estando bajo el auspicio de Puig, que mantiene a una directora general que está imputada por tapar a Mónica Oltra. Y lo verdaderamente grave es que tengamos, gracias a que Puig la mantiene y la ha nombrado, a una nueva vicepresidenta del Consell que reconoce que no se sabe ni los protocolos de su Conselleria. 

"Analizaremos la personación en el caso Oltra después de su comparecencia en septiembre; la situación procesal ha cambiado"

-Contrasta , sin embargo, esta duda a la hora de personarse en la causa de Oltra con la personación en casos como el del hermano de Puig. ¿Qué ha pasado ahí exactamente? ¿Ha habido algún temor a que se vincule al PP con las otras acusaciones de Vox y España 2000?
-Son causas procesales distintas. En el caso de los hermanos Puig, el PP en su momento llegó a la conclusión de que había una serie de irregularidades sobre las que nadie iba a pedir explicaciones menos el PP. En el caso de Mónica Oltra sí que hubo una denuncia sin la cual no nos hubiéramos enterado nadie de nada y lo que hemos hecho es pedir comisiones de investigación en Les Corts, explicaciones e información. La personación es una decisión procesal, nada tiene que ver ni con ni con la política ni con las estrategias de partido. Ha habido cambios, ella ha dimitido, y decidiremos cuando declare. 

-Para algunos organismos como la Sindicatura de Comptes la transparencia en el destino de las subvenciones públicas que reciben los grupos parlamentarios de Les Corts –y que ascienden a 4 millones de euros– es una asignatura pendiente. ¿Se plantea hacer algo la próxima legislatura?
-Tengo la sensación de que hay algunas polémicas que son más artificiales que reales. Creo que los partidos somos necesarios, creo en la participación política, creo que un país sin políticos es una cosa muy peligrosa y creo que eso tiene que tener herramientas y recursos necesarios para poder representar a los ciudadanos. Haremos las cosas con transparencia y con sentido común. Pero no quiero alimentar polémicas artificiales.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme