GRUPO PLAZA

entrevista al nuevo alcalde de rocafort

Rafael Ferrando: "Presentar la moción de censura junto a Cs fue una cuestión de números"

7/04/2022 - 

VALÈNCIA. La semana pasada el Ayuntamiento de Rocafort cambió de colores gracias a la moción de censura que presentaron el PSPV-PSOE y Ciudadanos para echar del gobierno municipal al Partido Popular y Vox, que se habían quedado en minoría tras el abandono de sus exsocios de gobierno, Cs, el pasado mes de febrero. Así, al salir adelante la moción, los dos ediles naranjas se han unido al PSPV y de esta forma vuelven a la casa consistorial, esta vez con la agrupación socialista al frente, que ya tuvo la alcaldía entre 2011 y 2019.

No obstante, hay caras nuevas en la cúspide desde la última vez que los socialistas estuvieran liderando el gobierno local, ya que esta vez quien ostenta la vara de mando es Rafael Ferrando (Rocafort, 1971). A pesar de tener una trayectoria en la política institucional relativamente corta -formó parte de la candidatura de su partido en 2015 y se incorporó como concejal en 2017 hasta 2019-, le ha servido para estar en la oposición durante los últimos tres años y ahora ponerse al frente del gobierno de coalición entre el PSPV y Cs.

El nuevo primer edil se sienta con Valencia Plaza para relatarnos cómo vivió la moción de censura, qué ritmo ha llevado en esta semana como alcalde y qué planes de futuro inminente tiene para Rocafort, entre otras cuestiones.

- Ha pasado una semana desde la moción de censura. ¿Cuál es la valoración que hace en estos pocos días en la alcaldía?

- Esta semana ha sido frenética, pero pienso que no será el ritmo de trabajo normal, entiendo que por el momento nos estamos ubicando. Nosotros (PSPV-PSOE de Rocafort) llevábamos dos años y medio sin pisar el consistorio, entonces necesitamos recabar mucha más información que Cs, que se acababa de ir, para reubicarnos. Yo como alcalde debo tener una panorámica de todas las áreas, entonces estoy muy ajetreado y todo el tiempo ha sido muy intenso, pero quiero pensar que es cuestión de semanas y que pronto podré estar en el día a día y centrarme más en mis áreas.

- ¿Qué tipo de información cree que es más necesaria y urgente que recabéis?

- Lo primero que necesitábamos saber era el estado de las arcas municipales para ver qué presupuesto nos quedaba, porque nosotros lo aprobamos el año pasado, pero no sabíamos el estado de ejecución. Sí teníamos unas ideas y unos proyectos en mente, pero evidentemente depende del dinero que tengamos para abarcar más o menos. Después ya cada concejal o concejala ha visto cómo están sus áreas y se han reunido con los técnicos para ubicarse y para tener información de los problemas que puedan tener.

Foto: MARGA FERRER 

- En varias ocasiones, tanto ustedes como sus socios de gobierno han puesto el foco de la moción de censura en la incapacidad del PP, incluso del ya exalcalde, Agustín Aliaga, para gobernar, pero también se han centrado en su discurso en la "necesidad de echar a la extrema derecha de las instituciones de Rocafort". ¿Qué ha tenido más peso? ¿Echar al PP por la "incapacidad" de liderar un gobierno o echar a Vox?

- Al final eran un equipo. Aquí había un problema de gestión. Había que tirarlos porque las personas que estaban, llevaran las áreas que llevaran, no hacían una gestión eficaz. Es verdad que el peso de las delegaciones del Ayuntamiento de Rocafort las llevaba Ciudadanos y, de hecho, era algo que no entendíamos, pero con dos concejales Cs llevaba muchas más áreas y de mucha más importancia que el resto del equipo. El problema ya explotó cuando esta parte trabajadora se fue, se quedó un gobierno incapaz de afrontar esa gestión.

- Cuando Aliaga pasó a la alcaldía (agosto de 2021), al fin y al cabo quien lideraba el proyecto era el PP. ¿A partir de ese momento no visteis la incapacidad que habéis comentado o planteaseis actuaciones para echarlos?

- Nosotros nunca mantuvimos contacto con Ciudadanos porque ellos tenían un pacto con PP y Vox y lo respetábamos porque era legítimo. Es verdad que en 2019 nosotros lo intentamos con Cs, porque aquí hay algo que se le escapa a alguna parte de la ciudadanía, que es que Cs era necesario para el gobierno fuese con quien fuese, era la llave de gobierno y no había otra opción. De hecho, ha habido gente que nos recriminaba no haber pactado con Guanyem Podem y era una cuestión de números porque no sumábamos para la mayoría.

- Tanto en ese momento como ahora con la moción se trata, entonces, de una cuestión únicamente de números...

- Es que no había otra opción. Como decía, nunca descolgamos el teléfono para hablar con Cs y proponerles nada hasta que reventó y en el pleno de febrero se vio que el gobierno que quedaba era inviable, porque no sacaron nada adelante y no habían pactado nada con ningún grupo de la oposición a pesar de estar en minoría. A ver, en minoría puedes gobernar, pero tienes que asegurarte y hacer un trabajo previo para conseguir el acuerdo de algún otro grupo, y eso es algo que el PP y Vox no hacían. Estábamos abocados a lo que tuvimos que hacer.

Foto: MARGA FERRER 

- ¿Quién llevó la iniciativa de presentar la moción tras el pleno de febrero? ¿El PSPV-PSOE o Ciudadanos?

- Realmente fue a la vez.

- Aunque no os dieran los números con Guanyem Podem, ¿en algún momento se planteó presentar la moción de censura PSPV-PSOE, Cs y Guanyem Podem, que finalmente se abstuvo? ¿Qué papel tuvo el partido morado?

- Esa alianza es bastante más complicada. Las zonas que podemos tener en común nosotros con Guanyem o las áreas que podamos ir en sintonía con Cs son más resolubles que Guanyem con Cs. Ahí nos enfrentábamos a una cuadratura del círculo que era mucho más complicada y el tiempo requería el cambio inmediato. Entonces la opción que planteas era muy complicada. Al final Guanyem en la moción se abstuvo, que es algo que tendrá que explicar a los vecinos y vecinas, es decir, saber por qué no le pareció mejor un gobierno PSOE-Cs que un gobierno PP-Vox.

No hay mayorías absolutas, hace mucho que no las hay y no sé si alguna vez volveremos a ellas, pero tenemos que entrar en una mentalidad más abierta y de coaliciones, y tener claro que nadie en la actualidad puede llevar su programa al 100%, porque todavía quedan algunas mayorías absolutas en depende qué ámbitos y de todos los colores, pero son raras y cada vez son menos. En este contexto hay que saber los programas que puedes llevar a cabo, encontrar zonas comunes y ver socios con los que puedas desarrollarlos.

- ¿Cuál es la hoja de ruta que vais a seguir para lo que queda de legislatura? ¿Qué proyectos concretos tiene en mente para el pueblo?

- Lo primero que está sobre la mesa, tanto por importancia como por urgencia, es el tema de las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) porque hay un remanente de tesorería de casi 3 millones de euros que hay que gestionar antes del 31 de diciembre. Esta también fue una de las causas de la urgencia de la moción, porque veíamos que el gobierno del PP y Vox iba a ser incapaz de gestionar ese remanente.

"Veíamos que PP y Vox iban a ser incapaces de gestionar el remanente de tesorería"

Ellos han puesto una carta a los Reyes Magos diciendo que iban a hacer esto y aquello, pero eso había que traducirlo en hechos y en el pleno de marzo ya haberlo planteado. Un pleno ordinario, además, que convocaron el mismo día que se realizó la moción de censura, lo cual sorprende, porque si no sabes ni siquiera si esa tarde vas a seguir siendo alcalde, no convocas el pleno... Pues bien, el mismo día salió adelante la moción por la mañana y por la tarde tuvimos pleno ordinario, que fue prácticamente vacío de contenido y nadie entendía por qué lo convocaron. Está claro que la ley te obliga a realizarlo cada dos meses, pero si sabes que por la mañana te presentan una moción de censura, nadie te va a recriminar que no convoques el pleno de marzo y quien quede de alcalde ya decidirá y llevará la nueva hoja de ruta.

En ese pleno ya deberían haber ido las IFS porque la mayoría son proyectos urbanísticos que requieren unos plazos y pueden alargarse más de lo que se desea, y además en el Ayuntamiento de Rocafort vamos justos de personal, con lo cual llevar a cabo las IFS era urgente.

De forma concreta, algunos proyectos que prevemos son el nuevo retén de la policía y la ampliación del cementerio. Al aumentar el cementerio, quitamos espacio del depósito donde la grúa deja los coches que retira, y eso también estamos viendo cómo solucionarlo. Es verdad que es de las pocas veces que contamos con tanto dinero para inversiones y queremos aprovecharlo, además de mejorar el asfaltado de las aceras porque es una cuestión que se lleva tiempo reclamando, por eso hemos planteado una primera fase de ese proyecto de pavimentación.

Foto: MARGA FERRER 

- En este proyecto común, ¿cómo ha sido el reparto de delegaciones? ¿Qué peso tendrá su partido y qué peso Cs?

- Mientras planteamos la moción también pusimos sobre la mesa las áreas de cada uno. Cs lleva más o menos lo que llevaba en el anterior gobierno, a excepción de Rosario Marco (Cs) que parte de las áreas de antes se las ha repartido con Paco Marco (PSPV-PSOE). Lo que sí que no lleva Cs que antes sí es la delegación de Igualdad ni Urbanismo, que esta última fue una petición propia de Cs en el pacto.

Aquí se ha oído de todo, es normal porque es un pueblo pequeño, pero se oían cosas como que Guillermo José (Cs) nos había pedido volver a la alcaldía y que iban a continuar llevando Urbanismo cuando no fue así para nada. De hecho, fue algo explícito, nos dijeron que querían que lleváramos nosotros este departamento, que levantáramos todas las alfombras que hubiera que levantar y que si se encontraba cualquier cosa sospechosa sobre su gestión en Urbanismo, Guillermo ponía su acta a disposición del ayuntamiento.

- Desde el 2011 hasta 2019, el PSPV-PSOE gobernó en la localidad, primero con Amparo Sampedro y después con Víctor Jiménez al frente. ¿Qué similitudes y diferencias habrá en su mandato respecto al de cada uno de ellos? ¿Qué consejo le han dado?

- Tanto Amparo como Víctor me mostraron su apoyo desde el minuto uno. Creo que la gran similitud es que es un gobierno de coalición con todo lo que ello implica. No es lo mismo poder poner en marcha tu programa que tener que sentarte a pactar. Las diferencias se irán viendo sobre la marcha, aún no sabría decir. Yo formé parte del equipo de Víctor Jiménez y sí vi que había una labor de equipo y que así sabíamos funcionar. Esa es la seña de identidad que aporta el PSOE al nuevo gobierno, que era algo que Cs también esperaba de nosotros, porque nos han hablado de una manera de funcionar con el PP y Vox como compartimentos estancos.

En una semana ya hemos hecho dos reuniones de equipo con ellos y entendemos que hay que trabajar así, sobre todo para que no les pase lo que les pasó al anterior gobierno: no lo hablaban en una mesa entre ellos y después todas las discrepancias de repente salían en un pleno o en una comisión informativa, y la ciudadanía se quedan viendo un espectáculo pensando "esta gente está perdiendo el tiempo recriminándose en vez de estar trabajando". Eso al final crea desafección política, que hay que evitarla sobre todo y precisamente en la gestión municipal que es la más cercana, deberíamos ser lo más accesibles posible y que la gente esté involucrada en el proyecto que planteamos.

Foto: MARGA FERRER 

- ¿Y el partido a nivel autonómico y estatal cómo se tomó que plantearais la moción de censura con Cs?

- Se valoró todo lo que había que valorar, y fundamentalmente que había que expulsar al PP y a Vox del gobierno. He de decir que el día de la moción es uno de los que más orgulloso he estado de mi partido porque las muestras que recibí a todos los niveles, hasta los más altos, fueron muchísimas. Había muchas expectativas y en todo momento me he sentido muy respaldado.

- Volviendo a la desafección política, ¿cree que la ciudadanía de Rocafort se va a quedar más con las disputas entre políticos con todo lo que ha pasado?

"Estoy sorprendido con la relación que estamos teniendo con Ciudadanos"

- Ese es un reto que tenemos. Tenemos que conseguir que vuelva la confianza, que vean que existe otra manera de funcionar, que predomine el sentido común y que prime el interés del pueblo más que el de los partidos. Y soy consciente de que no solo vale con decirlo, hay que demostrarlo con hechos y obras, y yo creo que van a ver en los plenos que la relación es distinta entre socios de gobierno, porque yo estoy sorprendido de la relación que estamos teniendo con Cs, y ahora eso tenemos que traspasarlo a los vecinos y vecinas de Rocafort. Insisto, esto hay que resolverlo con el día a día y con los hechos, no vale anunciarlo simplemente.

- Las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina. ¿Considera que un año es tiempo suficiente para que la ciudadanía de Rocafort valore el trabajo del nuevo gobierno? ¿Cómo afrontan los comicios?

- Tenemos tanta carga de trabajo ahora que no estamos pensando en eso. Imagino que luego tendremos tiempo de centrarnos en las elecciones, pero este mes no podemos perder el tiempo ni la energía en otra cosa que no sea la gestión municipal. Queda un año y está por definir el proyecto y la candidatura, pero de momento estamos con las IFS y el remanente de tesorería. Aún no me lo he planteado, pero si tú la gestión la haces bien, le das un vuelco y vienen nuevos aires en el ayuntamiento, la gente verá los resultados porque al final es lo que valora, les da igual si están los suyos o los otros, lo que quiere es ver actuaciones.

Lo que menos me preocupa ahora es mayo de 2023, porque sé que lo que estoy haciendo ahora va a ser en pro del futuro próximo. Lo que tengo que conseguir son unos resultados que valore la gente, luego ya tendremos tiempo de organizar candidatura y demás cuestiones, porque hay que distinguir lo urgente de lo importante: las elecciones son importantes como partido político que somos, pero lo urgente ahora es la gestión, sobre todo porque acabamos de aterrizar y ahora no tenemos tiempo de pararnos a pensar en las elecciones.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme