Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Entrevista con el presidente de la patronal de las residencias privadas 

Toro (Aerte): "Sanidad no está facilitando material a las residencias y nos quedamos sin stock" 

24/03/2020 - 

VALÈNCIA. La pandemia de coronavirus lleva, a fecha de este pasado lunes, 33.089 contagiados en España y 2.182 fallecidos. Unas cifras que van en aumento y sitúan al país como el cuarto más afectado a nivel mundial. "Y lo peor está por llegar", auguraba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparencia este sábado. Se desconoce cuándo se llegará al pico máximo, pero lo que sí está claro es la mayor virulencia y afección que tiene el virus en personas mayores o con patologías previas.

Y es que según un estudio del Ministerio de Sanidad sobre una muestra de 900 casos, apenas el 1% de los fallecidos tenía menos de 40 años, mientras que los mayores de 80 que perdieron la vida como consecuencia del contagio y sus complicaciones representaban el 67% del total. Un grupo de edad que representa también el 25,1% del total de hospitalizados (1.710 personas) y el 7% del total de ingresados en UCI (34). Y esta vulnerabilidad se acrecienta en los centros de mayores donde trabajadores y residentes conviven a diario. De hecho, en la Comunitat son ya 103 los positivos contabilizados en residencias con 30 fallecidos, con especial incidencia en los centros de Torrent y Alcoi.

Una situación que ha llevado a las residencias a hacer "un esfuerzo ahora mismo titánico de contención", según explica el presidente de la patronal de las residencias de dependientes (Aerte), José María Toro, que urge a la administración a suministrarles el material suficiente para poder ofrecer unos servicios seguros y en óptimas condiciones. "El Ministerio de Sanidad intervino el mercado de mascarillas, gafas y todo tipo de materiales de protección y no lo está facilitando. Se nos acaba el stock que tenemos", advierte.

Asimismo, reclama a la administración que les  proporcione test rápidos para la detección del virus y evitar, lo más pronto posible, futuros contagios. "Hemos pedido a la Conselleria de Sanidad que se tienen que hacer rápido los test tanto para trabajadores como los residentes, pero tampoco llegan", lamenta. En una entrevista telefónica con Valencia Plaza, José María Toro explica la actual situación en las residencias valencianas.

Toro en una foto de archivo. Foto: KIKE TABERNER

-¿Cómo están vivienda esta crisis sanitaria en las residencia? 
-Estamos haciendo ahora mismo un esfuerzo titánico de contención. La clave es que el virus no entre en el centro residencial porque el colectivo de personas que atendemos nosotros es bastante vulnerable, no sólo por la edad sino también por las distintas patologías que tienen algunos como son enfermedades crónicas o defensas bajas. Evidentemente, eso les hace ser más vulnerables. Nuestro esfuerzo está siendo evitar que el virus entre en la residencia porque las consecuencias pueden ser graves.

-Ya hay importantes focos de contagios en centros valencianos ¿Cuentan con los medios y recursos suficientes para evitar la expansión del virus?
-Hemos hecho acopio de material previendo un poco lo que podía suceder pero, por ejemplo, en el caso de aislamientos el gasto en material es muy elevado y nos preocupa que en determinadas residencias necesiten gastar un material muy elevado de protección y no podamos reponerlo. Podemos acabar encontrando residencias que no tenga las mascarillas o los guantes suficientes.

-¿Tienen carencias entonces de material de protección? 
-Sí. absoluta. No quiero decir que no haya ningún tipo de Equipo de protección Individual (EPI), sino que al ritmo que vamos se van a terminar si no son capaces de facilitarlos a los centros. Hay algunos con niveles de existencias en mínimos. Las principalmente carencias que tenemos son mascarillas, tanto quirúrgicas como de mayor protección, como batas, guantes y gafas.

-¿La administración no está facilitando el suministro? 
-Lo que estamos reclamando a la administración es precisamente que nos dé los medios. El Ministerio de Sanidad intervino el mercado de mascarillas, gafas y todo tipo de materiales de protección para este tipo de trabajo y, por tanto, no se pueden comprar. Nos encontramos en una situación en la que las empresas no pueden comprar este tipo de materiales porque es competencia del Gobierno, pero ni el Ministerio de Sanidad ni la Conselleria del ramo tampoco nos lo están facilitando. Además, se va acabando el stock que tenemos y no nos permiten trabajar en unas condiciones de seguridad laboral para los trabajadores y óptimas para poder prestar un servicio como el que necesitan ahora mismo las personas atendidas.

-¿Cree que está siendo poco ágil la respuesta de la administración a este crisis provocada por el coronavirus? 
-Sí. Ellos mismos argumentan que están teniendo problemas hasta en los propios hospitales.

-¿Han trasladado estas necesidades de recursos a la Generalitat? ¿Qué respuesta le trasladan?
-Nos dicen que esperan la llegada de material que tiene que venir tanto por parte del Ministerio de Sanidad como de las compras propias que están haciendo, pero que no están todavía. Y no nos han dado ningún tipo de fecha de cuándo llegaran los nuevos suministros. El problema es que sin ellos la gente no puede trabajar en condiciones ni se puede garantizar su seguridad. Sin ese material, entraremos en una fase en la cual no se podrá garantizar un buen servicio. Necesitamos medios.

-Otra de sus demandas es la necesidad de hacer test rápidos. El Ministerio ha comprado 640.000 unidades procedentes de China que se empezarán a distribuir entre las autonomías. Pero antes de este pedido ¿Estaban llegando? 
-Tampoco. Hemos pedido a la Conselleria que se tienen que hacer de manera urgente tanto para trabajadores como residentes con el objetivo de poder tener la mayor información posible para sectorizar una residencia en función de personas que tengan o no el virus. Si un profesional, por ejemplo, llama al médico y dice que tiene síntomas de tos o tiene algo de fiebre y trabaja en una residencia inmediatamente le dan la baja durante 14 días. Si esa persona lo que tiene es otra cosa y no coronavirus, haciéndose la prueba podría volver a trabajar en 4-5 días y no perderíamos durante 10 días esa mano de obra que en este momento no nos podemos permitir perder.

-¿Qué protocolos siguen a falta de poder hacer esa prueba? 
-Hasta ahora hemos ido siempre por delante de la administración en la toma de medidas y establecimiento de protocolos. Lo que se hizo fue reducir al máximo las visitas que se producían en los centros porque entendíamos que las personas que entraban eran posibles portadores del virus. Finalmente la Conselleria nos dio la razón y elaboró un protocolo que restringió al máximo las visitas. Pero hemos ido por delante. 

-¿Cuándo empezaron a establecer esas medidas?
-Hace un mes, sobre el 25 de febrero. Empezamos a trabajar protocolos, a pesar de que la situación era muy distinta a la de ahora. En cambio, desde Sanidad el primer protocolo llegó el 5 de marzo. La Administración siempre tarda mucho más tiempo que el sector privado en tomar decisiones. En todo.

-¿Ve positiva la iniciativa de la Generalitat de abrir la bolsa de trabajo a profesionales sanitarios jubilados o titulados sin especialidad? ¿Podría beneficiarles? 
-La bolsa de la Generalitat muchas veces acaba tirando de personal que está trabajando actualmente con nosotros. Por tanto, sacan personal de nuestros centros para llevárselos a Sanidad y tenemos bastante escasez de personal. Además de que nos cuesta trabajo sustituir a las personas que se dan de baja.

-El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que se las comunidades autónomas podrán disponer de las instalaciones y medios materiales y humanos de las residencias privadas de mayores. ¿Cómo valoran esta intervención por parte de la Generalitat?
-Al final lo que se intenta es homogeneizar la actuación. Lo que pasa que no siempre es fácil porque muchas veces la normativa establece para centros de muy distinta tipología porque no es lo mismo un centro con 25 plazas en una zona rural que otro de 150 plazas en zona urbana. Y sin embargo, el protocolo es el mismo. Algunas veces hay determinadas cuestiones que cuesta más trabajo implantar en unos centros que en otro. En cualquier caso, todo lo que sea que nosotros tengamos herramientas para poder trabajar de manera homogénea, se nos protocolicen y faciliten desde Sanidad siempre serán bienvenidas, pero siempre que estén adaptadas a la realidad de los centros en los que trabajamos. 

-¿Se les ha notificado alguna indicación ya para este lunes?
-No. No tenemos constancia de ninguna instrucción.

-¿Se puede hacer algo más para evitar la propagación del virus?
-Hemos solicitado a Sanidad que cuando una persona mayor vaya al hospital porque tiene algún tipo algún tipo de problema, antes de volver a la residencia se le haga la prueba porque al estar en un centro hospitalario ha podido coger el virus y si se expande dentro de la residencia las consecuencias son graves. La administración nos ha dicho que el protocolo dice que sin síntomas no hay prueba, pero nos parece que esta podría ser una medida de prudencia muy importante porque nos aseguraríamos que la persona que entra al centro no contagia a otras personas. Insisto, lo que necesitamos es proteger a las personas mayores con medios, materiales y una buena coordinación de los departamentos correspondientes de salud pública para que nos oriente y guíe cuando tengamos alguna duda. También que no se lleven al personal que trabaja en nuestros centros y que faciliten más test rápidos. Con todo esto tendríamos mucho avanzado. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email