Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Se presentan un total de 10 ofertas para hacerse con el contrato que licita FGV por 8 millones 

FCC, Bertolín, Pavasal y Dragados pujan por las estaciones en superficie de la L10 de Metrovalencia 

10/06/2020 - 

VALÈNCIA. FCC Construcción, Dragados, Torrecámara, Bertolín y Pavasal son algunas de las empresas que han presentado oferta para hacerse con las obras de construcción y equipamiento de las estaciones en superficie de la futura Línea 10 de Metrovalencia, antigua T2. Un concurso que se ha visto retrasado por la crisis sanitaria y que supone un paso más en la puesta en marcha de una infraestructura llamada a conectar el centro de la ciudad con dos de sus puntos más turísticos: la Ciudad de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el barrio de Natzaret.

El contrato que lanzó hace unos meses Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), por valor de 8 millones de euros, tiene como objetivo la construcción de la superestructura de vía, arquitectura y equipamiento de los tramos que van desde Hermanos Maristas a la zona de Nazaret, es decir, las cinco estaciones que irán en superficie. Y es que la Línea 10 de Metrovalencia combina tramos subterráneos con otros en superficie, con un recorrido de 5,3 kilómetros y ocho estaciones. De ellas, tres estaciones son subterráneas (Alicante, Russafa y Amado Granell), y cinco, en superficie (Hermanos Maristas, Ciudad de las Artes, Oceanogràfic y Natzaret. 

Hace unos meses se adjudicó la construcción de los tres tramos subterráneos, desde la calle Alicante hasta Amado Granell, un contrató por 25 millones que se quedó la UTE formada por las empresas constructoras Copcisa-Vialobra ya que su oferta suponía un 24% de ahorro respecto del importe que salió a licitación, explicaron a este diario fuentes de la Conselleria de Obras Públicas, Política Territorial y Movilidad. Ahora, las obras que FGV saca a licitación son las cinco paradas restantes de la línea, una actuación que contará con 17 meses de ejecución.

Estación de Russafa de la L10 en la actualidad

El plazo para que las empresas pudieran optar al concurso finalizaba el pasado lunes 1 de junio y se han recibido un total de 10 ofertas por parte de diferentes empresas tanto a nivel individual como junto a otras en forma de UTE. En concreto, han pujado Azvi; Comsa en UTE con Levantina Ingeniería y Construcción; Dragados junto a Tecsa Empresa Constructora; FCC Construcción; Ferrovial Agroman; Grupo Bertolín en UTE con Vías y Construcción; Mantenimiento de Estaciones junto a Aldesa; Pavasal en UTE con Lantania; Torrescamara en UTE con Montajes Eléctricos Viñaelectricos y Copcisa en UTE con Vialobra.

El proyecto consiste en la construcción de la superestructura de vía, arquitectura y equipamiento de los tramos en superficie y un taller provisional en Nazaret. Entre las actuaciones previstas están el equipamiento de las paradas en superficie como son las marquesinas, mobiliario, instalaciones eléctricas y de peaje (expendedora y validadora), pantallas de información, alumbrado y comunicaciones. También, el alumbrado de la plataforma tranviaria y la urbanización de las zonas afectadas por las obras.

Asimismo, el proyecto recoge la construcción de un taller provisional para el mantenimiento ordinario de los vehículos en una parcela municipal junto al Camí Canal. En este punto también se prevé un pequeño almacén, vestuarios, cuartos de instalaciones y garita de control.

El importe total para la construcción del conjunto de esta línea asciende a 50 millones de euros cofinanciados por la Unión Europea, a través del programa operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Comunitat Valenciana 2014-2020, que aporta el 50%.

Retrasos por el coronavirus

La previsión, según señalaba en diciembre el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, era que en el verano de 2021 la L10 estuviera en pleno funcionamiento para dar servicio a los más de 3,5 millones de pasajeros que se prevé que vayan a utilizar esta infraestructura. No obstante, la actual situación de crisis sanitaria provocada por el coronavirus no solo paralizó durante meses las obras que se estaban acometiendo, sino también las licitaciones pendientes para poder finalizar esta infraestructura. 

De hecho, el calendario se ha visto trastocado. Según avanzó hace unos días el conseller de Obras Públicas, Arcadi Españalas obras de esta línea se retrasan y finalizarán en el último trimestre de 2021. "La crisis sanitaria ha provocado algún retraso en los trámites administrativos así como la ralentización de los trabajos debido a las medidas de seguridad que se han debido implementar. Tras la finalización de las obras, se realizarán las pruebas previas a la puesta en funcionamiento”.

El mes pasado se retomaron las obras y el proceso de licitación de las actuaciones paralizadas por la declaración del estado de alarma. Una parálisis que afectó a este concurso para la construcción de estas estaciones en superficie y a otro para la instalación de los sistemas de señalización, comunicación y seguridad de la línea, presupuestado inicialmente en 7,1 millones de euros y que se ha adjudicado a la empresa Cobra Instalaciones y Servicios.

Punto de llegada de la línea 10 del tranvía en Nazaret. Foto: KIKE TABERNER

También queda por conocer cómo será la conexión con la zona marítima. La intención de la Generalitat era presentar en el primer trimestre de 2020 la cronología de la ampliación de la red y, en consecuencia, esa posible conexión de la L10 con la Marina de València y el Cabanyal. Pero, de nuevo, el coronavirus ha frustrado los planes del Consell. 

"Confío en que antes del verano ya presentemos ese plan de por dónde queremos que vaya Metrovalencia en el futuro. La intención es acabar la infraestructura y conectarla con el mar", subraya recientemente España en una entrevista con Valencia Plaza.

Lo que sí se ha completado son las obras de construcción de la rampa que conecta los tramos subterráneos y en superficie a la altura de la avenida Amado Granell y que ha incluido, también, la construcción de la parada en superficie de Hermanos Maristas, una obra ejecutada por FCC Construcción por importe superior a los 3,8 millones de euros. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email