Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Hacienda incluirá los 1.300 millones reivindicativos en los Presupuestos de 2021

Foto: CORTS/I.CABALLER
28/10/2020 - 

VALÈNCIA. El Consell incluirá en el Presupuesto de la Generalitat de 2021 los ingresos que le corresponderían a la Comunitat Valenciana si se reformase el sistema de financiación autonómico, caduco desde 2014. Una partida de carácter reivindicativo de 1.300 millones de euros que la Conselleria de Hacienda insertará por quinta vez consecutiva en las cuentas valencianas, según confirman fuentes del propio Gobierno valenciano.

En este sentido, para el próximo ejercicio fuentes del Ejecutivo del Botànic II aseguran que también se mantendrán otras partidas que son reclamaciones de obligaciones pendientes que tiene el Estado con la Generalitat Valenciana, como por ejemplo el FOGA histórico o la financiación del 50% de la dependencia por parte de la Administración General del Estado, tal y como indica la Ley 39/2006.

Un porcentaje que actualmente el Gobierno no cumple, ya que solo aporta el 12% del pago, y que el tripartito espera que aumente en los nuevos Presupuestos Generales del Estado como ya planteaban las cuentas de 2019 que fueron rechazadas por PP, Ciudadanos y los partidos independentistas.

Con estos mimbres, cabe apuntar que en las últimas semanas se había especulado con la probabilidad de que este año el Consell no incluyera esta partida en las cuentas autonómicas. A pesar de la aportación del Estado, la Conselleria quería ajustarse lo máximo posible a los ingresos reales y no desbocar el déficit.

Asimismo, los acercamientos entre Ciudadanos y el PSPV -en particular entre Puig y Cantó-, principalmente, pusieron también en tela de juicio la incorporación de esta partida en las cuentas, ya que el partido naranja siempre ha criticado esta partida tildada por sus portavoces de Economía en el Parlamento valenciano de "ficticia". 

Puig y Cantó. Foto: GVA

De hecho, estos fondos incluidos en las cuentas año tras año por el Gobierno valenciano para compensar la infrafinanciación que sufre la autonomía -el Consell calcula que es lo que necesitaría la Comunitat para corregir el desfase entre lo que percibe y lo que debería recibir con una "financiación justa"-, han servido cada ejercicio al partido que ahora dirige Cantó para votar en contra de los presupuestos. "Lo único que hacen es engañar a los valencianos", argumentaron antaño los naranjas.  

Los avances en las negociaciones entre Cs y Presidencia, por tanto, cuestionaban que esta partida fuera a estar incluida en los Presupuestos de 2021. No en vano, si Cantó accedía a que estos "millones ficticios" se incluyeran supondría renunciar a un discurso que su partido ha hecho valer reiteradamente para votar en contra de las cuentas botánicas. Lo contrario, sin embargo, habría significado que el jefe del Consell -y Hacienda- renunciaran a poner de manifiesto en el presupuesto el primer problema de la agenda valenciana: la infrafinanciación. Con todo, la Conselleria de Hacienda volverá, según confirman fuentes del Consell, a incluir esta partida en las cuentas del próximo ejercicio.  

Cabe apuntar que se trata en realidad de unos recursos no asegurados, ya que a pesar de que Compromís y PSOE alcanzaron un acuerdo para que Joan Baldoví apoyara la investidura de Pedro Sánchez a cambio de que el Gobierno presentara un borrador de nuevo modelo de financiación a los ocho meses de la constitución del Ejecutivo, de momento sigue sin existir este borrador del nuevo modelo. 

Un retraso justificado por el estallido de la pandemia, en cuya gestión el Gobierno ha debido volcarse, pero que deja en el aire cualquier expectativa de reforma a corto plazo del sistema que caducó hace ya seis años. 

Baldoví y Sánchez juntos en el Congreso. Foto: EFE

Los PGE y los impuestos que plantea Compromís

La presentación de las claves del anteproyecto de ley de PGE para 2021 por parte de Sánchez e Iglesias este martes fue recibido con especial optimismo en las filas valencianistas. No en vano, en la coalición entienden que con la subida del IRPF que plantea el Gobierno a aquellos que ganen más de 300.000 euros, los socialistas valencianos no tendrían por qué cerrarse en banda a negociar un incremento de este impuesto a las rentas más altas en la Comunitat en el tramo autonómico. 

En este punto, conviene recordar que el síndic Fran Ferri trasladó al jefe del Consell, Ximo Puig, una propuesta de reforma tributaria: la iniciativa planteaba desde una subida del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a las rentas más altas, hasta la creación de nuevos tributos como el que se impondría a los grandes tenedores de viviendas vacías o el impuesto a las bebidas azucaradas.

Un paquete de impuestos que Compromís tenía intención de negociar con sus socios del Botànic II -especialmente con el PSPV- en el seno del Consell para incluirlos en el proyecto de ley de Acompañamiento a los Presupuestos de 2021. Sin embargo, esas negociaciones no se han producido tres semanas después, por lo que la coalición valencianista daba por hecho este mismo lunes que el debate sobre esta cuestión ya no tendría lugar en el Ejecutivo y debería abordarse en Les CortsApenas 24 horas después, en Compromís confían que la medida adoptada por el Gobierno central en los PGE del año que viene, cambie el escenario autonómico. Sin embargo, por el momento, este sigue siendo actualmente el principal escollo entre los dos socios en el Consell. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email