GRUPO PLAZA

el exministro es el candidato más votado pero tendrá muy difícil ser investido

Illa gana en Cataluña, los independentistas siguen fuertes y Vox arrasa al PP

Foto: EFE/TONI ALBIR
15/02/2021 - 

VALÈNCIA. El exministro de Sanidad Salvador Illa reverdeció este domingo los laureles del socialismo catalán. La arriesgada apuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de sacarle de la gestión de la pandemia en el peor momento de la crisis sanitaria y situarlo como cabeza de lista, se ha revelado como una maniobra estratégica audaz y acertada que devuelve al PSC a una posición relevante en Cataluña tras varios años en tierra de nadie.

Cierto es que en esta cita se han producido algunas situaciones excepcionales: una participación del 53% -25 puntos por debajo de 2017- y una cita con las urnas en mitad de una pandemia, aunque eso no empaña el gran resultado del PSC, formación más votada con 33 escaños -casi el doble que hace cuatro años- y unos 650.000 votos hasta alcanzar el 23% de la representación.


El triunfo de Illa, eso sí, fue muy ajustado y, ni mucho menos, le garantiza la investidura a la que ya ha asegurado que se presentará. ERC, con Pere Aragonés al frente, consiguió este domingo los mismos escaños que el PSC, aunque menor número de votos. En esta ocasión, la formación de Oriol Junqueras se impuso por un diputado de diferencia a su enemigo íntimo en el independentismo, Junts; que consiguió 32 diputados. Así, contando con el ascenso de la CUP (de 5 a 9 escaños), el tridente separatista suma un total de 74 parlamentarios, seis por encima de la mayoría absoluta y una suma del 51,4% de los votos.

Es decir, la victoria de Illa solo implicaría la Presidencia si consiguiera el apoyo, no solo de En Comú Podem, sino también de ERC. Una condición muy difícil, más aún con el pacto firmado por los independentistas antes de las elecciones para no dar respaldo al candidato socialista.  Así pues, todo apunta a que Aragonés, tal y como deslizó este mismo domingo, se incline por optar la Presidencia con los votos de Junts y quien sabe si En Comú Podem o la CUP, aunque tampoco será un acuerdo sencillo.

Foto: MARC PUIG/EP

Cabe destacar también el resultado de En Comú Podem, con la valenciana Jéssica Albiach como candidata, manteniéndose en los ocho escaños logrados en 2017, lo que evidencia la existencia de un suelo de la formación morada. Una fuerza política que ha contado con un apoyo muy específico de Pablo Iglesias durante la campaña, agitando la actualidad con posiciones antimonárquicas y también favorables a los políticos presos, que pueden haber contribuido a la visibilidad de En Comú Podem en unos comicios complicados por la competencia de fuerzas en su espacio.

Irrupción de Vox frente al desastre de Cs y PP

El otro gran triunfador de las elecciones de este domingo, en este caso en la derecha, fue Vox. El partido liderado por Santiago Abascal, con Ignacio Garriga como candidato a la Generalitat, irrumpe en el Parlament con 11 escaños -más que la suma de PP y Ciudadanos- y representación en todas las provincias. Incluso fue el más votado en dos municipios: Vilamalla (Girona) y La Pobla de Mafumet (Tarragona).

Foto: ALBERTO PAREDES/EP


Un éxito que contrasta con la debacle sufrida por Ciudadanos, que pierde 30 escaños respecto a los resultados de 2017, cuando fue el partido más votado con Inés Arrimadas como cabeza de lista. La catástrofe de la formación naranja, similar a la sufrida en las últimas elecciones generales, es especialmente dolorosa por ser Cataluña su lugar de nacimiento y donde históricamente habían cosechado sus mejores resultados. Sin embargo, estos comicios han evidenciado la volubilidad de sus apoyos: todo apunta a que el voto útil del constitucionalismo ha viajado al PSC mientras que sus votantes más conservadores se han inclinado por Vox.

También ha resultado llamativo, en contraposición con el crecimiento de Vox, el flojísimo resultado del PP.  Los populares se quedan con tres escaños -pierden uno- y constatan su papel de fuerza residual en Cataluña como ya les ocurriera en el País Vasco en los comicios de julio. Malas noticias para el presidente de la formación popular, Pablo Casado, que ve cómo aumentan sus dificultades para competir de tú a tú con el PSOE de Pedro Sánchez, no solo por los malos resultados en dos territorios como los citados, sino porque estos comicios pueden darle alas a Vox para ser un competidor más serio aún en el panorama nacional. 

Noticias relacionadas

XEITO I ESPENTA

El tono

Parece que pasadas las elecciones catalanas se ha recuperado el tono negociador de unos y otros. De repente se ha desatado el frenesí del pacto y el acuerdo para renovar las instituciones. Como es habitual en estos casos ha habido tiras y aflojas y el tradicional mercadeo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email