Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El golpe económico de la suspensión de las Fallas, sector a sector

12/03/2020 - 

VALÈNCIA. La crisis provocada por el coronavirus obligaba este martes a las autoridades valencianas a aplazar una de las citas más importantes en el calendario de los valencianos: las Fallas. Una decisión que ha dejado en shock a miles de valencianos y turistas que desde hace días visitaban la ciudad para disfrutar de la fiestas. Pero el impacto de esta medida ha sido aún mayor para todo el ecosistema que envuelve el mundo fallero y que ya habla de perdidas económicas millonarias.

La lista de sectores profesionales que resultan damnificados es extensa. Tanto, que es prácticamente imposible cuantificarla con precisión, ya que, dada la cercanía de los principales actos, muchos de los servicios ya contratados tendrán que ser cancelados y otros nunca llegarán a encargarse. Así, churrerías, hoteles, empresas de transporte o negocios de peluquería y maquillaje recibían el anuncio del presidente Ximo Puig como un jarro de agua fría y mucha incertidumbre sobre el futuro del negocio. Las incógnitas siguen en el aire. Y es que muchas compañías y pequeños comercios miran durante todo el año el mes de marzo con ilusión, esperando la celebración de las fiestas josefinas que suponen un revulsivo para la ciudad.

No obstante, aún existe un pequeño halo de esperanza después de que el Ayuntamiento de València haya anunciado una propuesta consensuada con el mundo fallero para que las Fallas de 2020 se celebren del 15 al 19 de julio. València Plaza habla con algunos de los protagonistas de los principales sectores que viven de esta fiesta del fuego.

Churrerías

Este es el caso de la Churrería Ángeles, un negocio que desde hace 24 años espera la época fallera con ansias. Ubicada en un punto estratégico de la ciudad, en plena calle Colón, para este año habían contratado a nueve personas para sus tres turnos de trabajo, mucho personal procedente de Madrid. Su encargada Loli admite que no sabe cómo lidiar con un escenario al que nunca antes se habían enfrentado. "Esto no lo habíamos vivido nunca.Nos ha tocado y, por desgracia, tenemos que vivirlo", admite.

Una alamar provocada por la evolución del virus que también ha resentido la clientela. "En ventas lo estamos notando muchísimo en comparación con otros años. Tenemos permiso para estar abiertos hasta el día 19 de marzo, pero no sabemos si tenemos que desmontar o podemos permanecer. No sabemos nada", lamenta. Una vez se disipen las dudas sobre qué pasara con este tipo de negocios, tiene claro que será imposible recuperar la inversión realizada entre la licencia, unos 600 euros, los gastos de luz y agua y la materia prima. "El género lo tendremos que tirar a la basura. Abrimos con mucha ilusión y haciendo un importante desembolso, pero si no trabajamos no vamos a recuperarlo", explica.

Foto: EVA MÁÑEZ

Floristas

Amparo Jordá, regente de una floristería también hace frente, como puede, al aplazamiento de las fiestas. Durante más de 25 años lleva al frente de un negocio que en marzo vive por y para los ramos que miles de falleras portan en los diferentes actos, especialmente en la Ofrenda a la Virgen de los Desamparados. "Hacemos 700 ramos para la Ofrenda y ya teníamos elaborados unos 400. La flor con el tiempo se marchita y no vale, habrá que tirarla", lamenta. Y todo ello tras haber acometido una inversión de 3.500 euros, un desembolso que no cubre su seguro.

"Nunca había pasado algo así en los 40-50 años que llevamos. Espero y entiendo que alguien tendrá que echar una mano porque el fallero no sé si está dispuesto a pagar por unas flores que no va a utilizar", reclama. Los floristas estiman unas pérdidas de cinco millones de euros y ya se han alzado la voz para reclamar compensaciones económicas para un sector que tiene en las Fallas uno de los momentos de mayor facturación del año.

Pirotecnia 

Sin lugar a dudas la pólvora es la esencia y el alma de las Fallas. Y las mascletaes, un símbolo de la fiesta. El pirotécnico Ricardo Caballer considera que para las empresas de su sector no se trata solo de un problema coyuntural de liquidez o baja facturación, sino que es directamente una cuestión de supervivencia. Dado que el material pirotécnico no se puede guardar de año en año, la alternativa si se prolonga la suspensión de eventos en los que se disparan fuegos artificiales es el cierre por falta de carga de trabajo. “Y no de forma temporal”, aclaró.
“Llevamos más de un mes con problemas porque están cerrando parques y suspendiendo eventos. Si no me dejan trabajar, tendré que cerrar. No hay más, no puedo continuar, el explosivo no se come ni se puede guardar. Si sigo trabajando con la incertidumbre de que nada se hace, estoy fuera de kilos y tengo que parar”, explica el empresario.

Caballer, que recalca que la solución concierne sobre todo a las comisiones falleras porque los servicios que han contratado ”se tienen que pagar”, cree que es temprano para estimar el impacto económico de la suspensión de las Fallas en el sector pirotécnico, pero sí subraya que si se prolonga la suspensión de eventos masivos como ha sucedido en Alemania o Francia “se acaba el sector”. “Ese es el impacto, iríamos de cien a cero en nada”, concluye.

Comercio del centro histórico

"No lo imaginábamos; esto me arruina, estamos como de luto". Pilar es una de las comerciantes del centro histórico de València que ha visto cómo el aplazamiento de las Fallas ha desalojado de un plumazo sus expectativas para los próximos días. Su establecimiento, dedicado a productos valencianos, licores, mermeladas y diferentes tipos de bebidas, se encuentra en la céntrica calle de los Derechos, próxima a la Plaza Redonda, al Mercado Central y a la calle San Vicente. "En cuatro días solemos vender lo mismo que en cuatro meses", explica la comerciante sobre la época fallera.

"Si lo hubieran anunciado antes de que empezaran las Fallas, no habríamos pedido todo el cargamento", asegura. No sabe qué hará con todo el producto que le ha llegado. El proveedor le cobra por devolverlo, por lo que ha tomado la determinación de almacenarlo e ir sacándolo poco a poco. Ahora bien, el auténtico problema al que ahora se va a enfrentar es al de las facturas de las grandes cantidades provisiones que ha comprado. "Lo iba a pagar después de Fallas, pero si no lo vendo, no sé cómo voy a pagar", lamenta, preocupada.

Hoteles

Ya lo notaban y ahora el daño se acrecienta. La crisis del coronavirus lastraba las reservas hoteleras y aceleraba las canciones de última hora. Y ahora a una mayor velocidad. Incluso algunos hoteles ya hablan de expedientes de regulación de empleo temporales. Así lo admitía el empresario José Pastor, propietario del Hotel Primus de València, quien admite que comenzó a notar las cancelaciones cuando el coronavirus se empezó a extender en Italia. A estas alturas solían tener una ocupación de entre el 80-90%, pero actualmente no llegan ni al 40%. 

Según el presidente del Gremio de Hoteles de Valencia y de la Confederación de Empresa Turísticas de la Comunitat Valenciana, Luis Martí, el sector hotelero en la ciudad va a perder 2 millones de euros y ya registra casi un centenar de cancelaciones diarias tras conocerse el aplazamiento de la celebración. Pero, además, la cancelación de los vuelos directos a Italia por parte del Gobierno sumado a la suspensión durante un mes del programa Imserso añade dificultades.

Bandas de música

El aplazamiento de las Fallas también pone de relieve la fragilísima situación a la que está expuesto el tejido musical en la Comunitat Valenciana. La suspensión de los actos afectará de pleno a bandas, verbenas y charangas. Sobre las primeras, desde la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV) se ha calculado que 500 bandas de músicas y más de 15.000 músicos y músicas se verán afectadas al coincidir también con la postergación de las fiestas de la Magdalena de Castelló. 

En este sentido, las sociedades musicales, que aún no han recibido las líneas de ayuda para sus escuelas de música de 2019, esperaban que los ingresos por los actos festivos “pagaran las nóminas del profesorado de los próximos meses”: “el dinero que se gana estos días no suele repartirse entre los músicos, sino que se reinvierte en las propias sociedades. Perder esta esta inyección económica es un golpe duro”, según explica la presidenta de la FSMCV, Daniela González, que aunque tilda la situación de “triste”, asegura que ha de prevalecer “la seguridad y la salud”.

A diferencia de las bandas, a las promotoras de las verbenas el baile de fechas también les afecta de lleno. Montecarlo Promociones, una de las más importantes de la Comunitat, augura que la pérdida económica será “muy gorda”. Este tipo de empresas también suele ofrecer servicios como el alquiler de sillas y mesas y el montaje de carpas y jaimas. Desde Montecarlo no han calculado cuáles pueden ser la pérdida, pero si las fallas se celebran en verano u otro período vacacional, las agendas no cuadrarán y tendrán que elegir; y perder cuatro o cinco bolos, para algunas promotoras, puede ser letal.
Pero son las charangas los artistas más expuestos porque la mayoría de veces los pagos a estas se hacen en B. Esta inseguridad jurídica les afecta especialmente ante situaciones como las que se van a vivir este año, ya que no disponen de ningún documento que pueda cubrir legalmente la posible pérdida de estos ingresos con los que contaban desde hace meses.

Peluquería y maquillaje

El sector de la peluquería es uno de los grandes perjudicados en las suspensión de las Fallas y que tenían ya cerradas sus agendas y su inversión prevista.

La peluquería Álvaro Peris Estilistas, de Burjassot, ha manifestado su frustración por tener que pensar en un ‘plan b’ para poder afrontar los gastos y la inversión que habían realizado. “Teníamos unos 310 peinados y 120 maquillajes, unos 430 servicios apuntados en agenda entre los días 14 y 18 de marzo”, ha destacado el dueño de la peluquería Álvaro Peris, que entre sus clientas tiene a falleras de la corte de honor de València. 

“Esos días íbamos a estar la plantilla al completo con algún refuerzo para la preparación de cabello y cobrar a las clientas, lo que nos supone unas perdidas de unos 7.000 euros aproximadamente. Además de estas pérdidas la inversión que hemos hecho en maquillajes y productos de peinado que serían unos 2.000 euros”, manifiesta Álvaro con tristeza y dolor. “Somos también falleros y la pena es doble porque tenemos el sentimiento por dentro. En cuestión laboral aún nos sentimos peor ya que nosotros para la agenda de fallas abrimos un domingo, un día solamente la agenda y tenemos personas que están más de 12 horas haciendo cola para coger sus turnos”, lamentan los trabajadores de la peluquería, que aseguran que van a mantener los horarios agendados y dando facilidad a todos los clientes en cuanto haya una nueva fecha de celebración de las Fallas.

Por otra parte, está el caso de las peluquerías más pequeñas, con menos renombre o que acaban de abrir este año su negocio. Es el caso de Verónica Herrero Peluqueros, en Patraix, que acaba de abrir su negocio este año y ve como inversión se tiñe de negro al tener que borrar su agenda completa. “Yo abría de lunes a miércoles, y dejaré de facturas unos 500 euros, que para una empresa pequeña como la mía, que abrió sus puertas en septiembre y estaba empezando a ganar clientes, es un palo importante, ya que parte del trimestre lo hacemos siempre con lo facturado en marzo”, afirma Verónica, la dueña de la peluquería, que no le cuadran los números para este mes.

Corridas de toros

La Feria de Fallas abre la temporada de las plazas de primera categoría en España. Propiedad de la Diputación y gestionada por Simón Casas Productions, la empresa sufrirá importantes pérdidas en primer lugar por los derechos televisivos, al no poder emitir Movistar+ las corridas. En segundo lugar, si tiene que devolver los abonos y entradas ya vendidos, algo que ocurrirá salvo que pueda celebrar la feria en otras fechas y con los mismos carteles.

Foto: EVA MÁÑEZ

A diferencia de otros negocios que podrán reponerse al menos parcialmente si finalmente las Fallas se celebran en julio, las nuevas fechas impiden a la gestora de la plaza celebrar la Feria de Fallas puesto que coincide con la Feria de Julio, la otra gran cita en el calendario del coliseo valenciano.

Césped para los monumentos

Aunque menos conocido, también hay negocio para las empresas que producen el césped que rodea la base a los monumentos, que parece poca extensión pero que si se suma equivale a varios campos de fútbol. Este es el caso de la firma Semillas Dalmau, principal proveedor de este material a las comisiones, que advierte del enorme impacto económico que va a tener el aplazamieento en su negocio. "El 70% del material lo tendremos que tirar porque al ser un material vivo no se puede conservar", señalan y lamentan toda la logística invertida en transporte, contrataciones de personal y camiones.

*Información elaborada por Begoña Torres, Ana Ribas, Xavi Moret, Pablo Plaza y Álvaro G. Devís

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email