X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

INVIERTE A TRAVÉS DE ANGELS CAPITAL 

Juan Roig entra en el capital del 'take away' de comida japonesa Kento

19/10/2018 - 

VALÈNCIA. La comida japonesa sigue sumando adeptos en el público occidental, entre ellos Angels Capital, el fondo de inversión del empresario valenciano Juan Roig, quien ha entrado como inversor en la cadena valenciana de comida nipona Kento. Su fundador, Eduardo Hijlkema, abrió su primer local hace poco más de un año sin tener experiencia alguna en hostelería y ya se ha convertido en un lugar de paso habitual para los 'adictos' al sushi.

La compañía, que formó parte de la sexta edición de la aceleradora Lanzadera -también impulsada por el presidente de Mercadona-, tiene actualmente tres locales en marcha: San Vicente 36, Cirilo Amorós 18 y San Vicente 100, inaugurado este mismo viernes. En marcha se encuentra Pérez Bayer 9, en fase de reforma.

"La inversión de Angels supone, principalmente, la entrada de un socio que forma parte de un grupo de éxito. Que sabe perfectamente cómo tratar al cliente, cómo emplatar un modelo de negocio de éxito y que, por el grupo al que pertenece, sabe todo sobre neveras y otras muchas cuestiones que compartimos", explica Hijlkema.

Niguiris, makis, donburis, oniguiris, bentos, ensaladas o sopas son algunas de las elaboraciones take away de un espacio que destaca por un producto fresco que se elabora a diario, además de por su precio competitivo. "Kento va muy bien y estoy contento, pero somos muy jóvenes y yo nunca he hecho nada de hostelería, es la primera vez, y tengo muchas cosas que aprender de este sector", reconoce. 

Hijlkema, que se inspiró en sus experiencias en grandes ciudades como Londres, perseguía asociar la comida japonesa sana y de calidad a los restaurantes take away con producto fresco diario. Una hilera de neveras recoge una selección de cajas y packs preparados -tanto para comer allí como para llevar- con el fin de agilizar el proceso de compra del cliente.

El objetivo de Hijlkema es abrir uno o dos locales más en València, pero quiere ir poco a poco. "La idea es entendernos como empresa con estos locales de València y cuando estemos preparados dar el salto a otras ciudades, pero no nos ponemos límites", asegura.

Uno de los secretos de Kento es que todos sus cocineros y cocineras son japoneses. "Bueno, en realidad todos menos uno, que es español pero está casado con una japonesa", ríe. El fundador de Kento reconoce esta tarea como una de las más difíciles para la compañía. "En València hay una comunidad reducida de japoneses, pero hemos tenido la suerte de que cuando necesitado gente han ido apareciendo", reconoce.

"No estamos ofreciendo nada único en València, pero sí que hemos juntado varias cosas. Un buen trato al cliente, una calidad excelente y unos puntos de venta bien localizados", reconoce. Además, desde su primer local han apostado por el diseño, que corre a cargo del conocido estudio valenciano Masquespacio.

"Hemos tenido que defender nuestra inversión en diseño porque desde el principio pensamos que, si tu intención no es hacerlo mejor que toda la competencia, no lo hagas", asegura. "En ese punto el diseño del local forma parte de la experiencia de compra y de consumo".

El fundador de Kento explica que, pese a la entrada de Angels, no tiene pensado buscar más inversión a corto y medio plazo. "Lanzadera nos ha ayudado a definir nuestro foco y nuestro modelo de negocio. Con el modelo de calidad total nos ha ayudado a centrarnos más aún y como líder me han mentorizado para entender mejor cómo tomar una decisión".

Parte de la buena acogida de Kento se debe a la puesta en marcha un concepto de negocio de restauración que encaja con la filosofía de las nuevas generaciones: para llevar, con opciones veganas, sano, con buen producto y diseño, además de una oferta de platos que se actualiza. Un modelo para llenar València de comida japonesa de calidad y a precio asequible de lunes a domingo y que, a partir de las 10 y media de la noche, recoge la costumbre nipona de bajar los precios para vender las elaboraciones del día que les quedan. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email