Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

La otra crisis: vender las joyas para poder comer

Foto: KIKE TABERNER
17/05/2020 - 

VALÈNCIA. La pandemia global del coronavirus tiene dos vertientes diferenciadas: la crisis sanitaria y la económica. La primera mata, la segunda puede llegar a hacerlo. Las cifras del paro o de personas afectadas por los ya famosos expedientes de regulación de empleo temporal son escalofriantes. A eso hay que sumar los datos macroeconómicos a largo plazo, como la caída del Producto Interior Bruto prevista para 2020 que ronda el 13,6% según las estimaciones del Banco de España y el ocho según el Fondo Monetario Internacional.

Se prevé que el paro podría superar el 20,8% este año también según las estimaciones del FMI, dejando así las cifras globales de la anterior gran crisis, la del 2007, donde el PIB nunca tuvo una caída superior al 4% como una gran crisis, sí, pero no del tamaño de la que se avecina por la covid-19. Y mientras la economía y el empleo se desploman a los peores datos de la serie histórica desde 1970, millones de españoles se las ven y se las desean cada día para poner un plato de comida en la mesa.

Para salir del paso, pues aún hay miles de ciudadanos afectados por ERTE que no han cobrado nada, muchas personas han optado por vender los objetos de valor que tienen para poder tener algo de liquidez. Las espeluznantes cifras han llevado a que la venta de oro se haya incrementado alrededor de un 30 por ciento, y la compra en un 15. El oro es lo que se conoce como valor refugio, así su precio ahora se encuentra en máximos históricos, aunque ese precio varía constantemente.

"Se me parte el alma cuando viene una persona a vender lo único que le queda de su madre porque no puede comer, o pagar el alquiler"

David Mellado sabe muy bien de lo que habla, desde 1966 su familia regenta un negocio de compra venta de este preciado material en el centro de la ciudad de València. Mellado explica que “la joyería, y en este caso el oro, es un reflejo absoluto de la sociedad y la economía”. Es decir, “cuando no hay crisis, la venta de este metal así como la del resto de joyería de precio razonable se vende bien. Sin embargo, cuando llega una crisis, esa joyería se deja de vender y lo único que tiene salida es la alta joyería, ya que en esas situaciones los únicos que pueden comprar son los ricos”.

En su negocio, David Mellado notó el cambio un mes antes del decreto del estado de alarma. A mitad de febrero comenzaron los movimientos de personas que querían comprar, pues no se fiaban de los bancos y preferían tener sus ahorros en oro que en dinero; pero también de personas que acudían a vender joyas para poder tener dinero ante la crisis que se avecinaba.

Foto: KIKE TABERNER

Vender lo que se tiene

Los datos no han mejorado, la falta de liquidez de muchos valencianos les han llevado a tener que deshacerse de las piezas de oro que tienen. “Se me parte el alma cuando viene una persona a vender lo único que le queda de su madre porque no puede comer, o pagar el alquiler. En esos casos les damos tiempo por si mejora la situación y quieren recuperar el objeto vendido”, dice Mellado.

Nos cuenta que el lunes, el primer día que podía abrir tras el confinamiento, atendió a una clienta que vendió lo que tenía de valor “porque su hija necesitaba una tablet para poder estudiar telemáticamente. La chica no ha cobrado todavía nada del ERTE y estaba muy agobiada”. Historias como la de esta mujer son el pan nuestro de cada día en este negocio.

En su tienda se observa perfectamente como los primeros en caer durante una crisis son las personas de clase obrera. Ellos llevan lo que en joyería se conoce como “chatarrería”, es decir, anillos, esclavas, collares etcétera. Pero también sabe que después de ellos van los que sí que tienen dinero. Ya lo vivió en 2008, cuando su tienda pasó de atender a los obreros a atender a los constructores que venían de los chalets situados en zonas como Santa Bárbara o El Plantío. “Ya lo vimos en 2008, pasamos del chatarrero a las joyas nobles en un periquete”, asevera a este respecto.

En su tienda se puede observar la realidad soterrada de esta crisis. Entre lágrimas, muchos de sus clientes se desprenden de las reliquias familiares para poder hacer la compra diaria. Pero mientras algunos lloran, otros compran, algunos para invertir, otros, por miedo a que Europa intervenga España y se produzca un ‘corralito’.

El dinero es un bien tan volátil que puede variar, e incluso caer, en cualquier momento, por eso en oro invierten los ricos, pero también países enteros como China que compra cantidades ingentes de este material preciado aunque, según cuenta la leyenda, la mayor parte de esa compra se hace con contratos militares, ya que dichos contratos no son públicos. El motivo es sencillo, evitar que el precio del oro se dispare.

Como en todas las crisis, el que es pobre termina más pobre, y el que es rico se hace más rico porque como dijo Warren Buffet, "en tiempos de crisis, unos lloran y otros venden pañuelos".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email