GRUPO PLAZA

Este es el caso de la renovación del paseo marítimo en Sagunt que rechazaron por el precio

Lantania renuncia al 25% de las licitaciones de obra pública por el alza de las materias primas  

7/07/2022 - 

VALÈNCIA. El alza de los precios de las materias primas lleva meses poniendo en jaque a la industria y a su actividad. Proyectos en el aire, paros programados y retrasos son solo algunas de las duras consecuencias que están afrontando las empresas. Y para la construcción, y muy especialmente las empresas dedicadas a la obra pública, la situación se ha vuelto tan dramática que se ven obligadas a rechazar proyectos. Esto es lo que está pasando con muchas licitaciones que saca la Administración y que están quedando desiertas porque los precios no se ajustan a la actual coyuntura. Y, para evitar riesgos, las compañías prefieren no ofertar.

Así lo reconoció el CEO de Lantania, Federico Ávila, en rueda de prensa, quien admitió que la constructora ha dejado escapar algunos contratos públicos por "el desfase de precios" y la imposibilidad de hacer viable el negocio. De esta manera, la compañía, dedicada a infraestructuras, agua y energía, propiedad de Máximo Buch a través de su fondo Stator Management, está sufriendo el impacto del escenario inflacionista actual y ya renuncia a una de cada cuatro licitaciones.

"Existe una gran incertidumbre por la evolución de los precios de las materias primas y la energía. Nosotros de cada cuatro licitaciones al menos una dejamos sin ofertar. Antes lo hacíamos como algo puntual en una de cada veinte, pero ahora al 25% de las obras no somos capaces de presentarnos porque no nos encajan por la subida de materiales y los precios por los que salen", admitió Ávila.

Una de esas actuaciones que decidieron no optar fue la que licitó la Autoridad Portuaria de València (APV) para las obras del nuevo paseo marítimo en la zona norte del Puerto de Sagunt. Un desarrollo con un presupuesto base de 5,7 millones de euros y que rechazaron por "el riesgo" que detectaron para la compañía si lo hacían , manifestó el CEO de Lantania. 

El presidente de Lantania, Federico Ávila

Y es que, como explicó Ávila, muchos de los proyectos que salen a concurso público se han redactado meses atrás y cuando se publican por parte de todas las Administraciones -local autonómica y estatal- "sus precios están desfasados". Y, en el escenario actual, ese desajuste puede poner en serias dificultades la actividad de una firma. "Es cierto que materiales como el acero o el cobre están moderando sus subidas, pero el betún, la cerámica o el hormigón siguen al alza", remarcó.

De este modo, explicó que la compañía valora el impacto obra por obra, aunque apuntó que de media, entre enero de 2021 y mayo del 2022, los proyectos en materia de carreteras han subido un 43%; los ferroviarios un 24%; los de obras aeroportuarias un 29% y la edificación, un 16%. "Se trata de un impacto relevante, que ha provocado una preocupación constante en la construcción", subrayó.

No obstante, la situación de la compañía no es un caso aislado. De hecho, entre 2021 y los dos primeros meses de este año, solo en la Comunitat Valenciana se quedaron desiertas 133 obras públicas valoradas en 79,4 millones de euros. En concreto, fueron 118 las licitaciones que se quedaron sin adjudicarse el pasado año y en 2022 son ya 15, de las 392 licitaciones lanzadas por las diferentes Administraciones públicas: Estado, Generalitat Valenciana, Ayuntamientos y Diputaciones, según datos de la Federación de Contratistas de Obra Pública de la Comunitat Valenciana (Fecoval).

En cualquier caso, la constructora cerró el pasado ejercicio de 2021 con una facturación de 254 millones de euros, lo que supuso multiplicar por más de dos los ingresos de 2020, cuando llegó a los 117 millones y rebasar el objetivo marcado para el periodo 2018-2022. Además, alcanzó un Ebitda de 15,7 millones, un 60% más, a pesar del impacto de la crisis de las materias primas y del aumento del precio de la energía. 

Un crecimiento consecuencia del aumento del volumen de su cartera de obras, que rozó los 540 millones el pasado año, un 54% más, impulsado por su área de agua. Además, la firma que controla el exconseller de Economía se ha fijado un nuevo Plan Estratégico para el periodo 2022-2026, con el que prevé llegar a los 500 millones de euros en ingresos y un Ebitda de 25 millones. Y, para ello, su foco está en los negocios vinculados con el ciclo integral del agua, el transporte sostenible y las energías renovables.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme