Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

VECINOS DENUNCIAN "IRREGULARIDADES" en la modificación del pgou y en la concesión de la licencia

Las obras del nuevo edificio del Colegio Alemán acaban en la Fiscalía

30/03/2020 - 

VALÈNCIA. Las actuaciones para erigir el nuevo edificio del Colegio Alemán han trascendido la mera queja vecinal para adentrarse en el umbral de lo judicial. La tramitación municipal de este proyecto y la modificación del planeamiento llevada a cabo por el Ayuntamiento de València para permitirlo han sido remitidos por los vecinos del Colegio al ministerio fiscal para que investigue si hubo o no irregularidad alguna en todo el proceso.

El escrito enviado a la Fiscalía, al que ha tenido acceso este diario, acusa al consistorio de llevar a cabo el trámite de una manera "inadecuada procedimentalmente, no transparente, y quizás rozando o entrando en la ilegalidad (...) favoreciendo continuadamente (...) la consecución de los objetivos del Colegio Alemán". Así, los vecinos solicitan al ministerio fiscal que investigue si se pudo incurrir en un delito de prevaricación.

El objetivo del centro era, a la postre, levantar la mencionada construcción en una parcela de su propiedad, como ha acabado ocurriendo. "Durante años fue notorio el interés del centro privado, Colegio Alemán, en ampliar sus instalaciones", aseguran las dos comunidades de vecinos denunciantes, recordando que celebró un concurso arquitectónico para tal fin en 2015, resultando ganador el despacho Orts-Trullenque. La parcela del Colegio, subrayan, estaba desde 1988 en el catálogo de bienes protegidos del planeamiento, con nivel de protección 2. 

El primer paso fue la solicitud de licencia de obra por parte del Colegio, que "no debería ni haberse considerado" hasta que no se hubiese cambiado el planeamiento vigente, lo que evidencia que el promotor entendía el cambio de planeamiento un mero trámite, a juicio de los vecinos. Así, sin denegar la licencia, se procedió a la modificación puntual del Plan General (PGOU), con el concurso arquitectónico resuelto -"y por tanto, con la volumetría y situación concreta de todas las instalaciones claramente determinado"-, recuerda el escrito.

Modificación puntual del planeamiento

Según recoge la memoria del proyecto redactada por los arquitectos del colegio, la intención de esta modificación era "aclarar y justificar cuáles son los elementos y espacios que se deben considerar protegidos" para poder hacer la ampliación con el nuevo edificio, movimiento cuyo fin era la "desprotección" de la mitad de la parcela, según los denunciantes. Y para ello, la mejor vía jurídicamente hablando, explican, no era cambiar el Plan General, sino elaborar, como éste mismo explica, un Plan Especial. Al no haberse hecho este, se desprendería que la parcela está protegida al completo.

Otras herramientas como un Plan Parcial, un Plan de Reforma Interior o un Estudio de Detalle, dicen, habrían sido otros caminos viables, y no acudir a ellos muestra, para los denunciantes, que la pretensión municipal era "ocultar la desprotección que estaba acometiendo". Además, señalan indicios de lo que consideran "irregularidades", como que, para desestimar las alegaciones presentadas por los vecinos, el informe del promotor es "aparentemente plagiado o reproducido por el propio técnico municipal" al día siguiente de recibirlo, lo que acreditaría "la parcialidad" de la administración en este caso.

Muchas de las alegaciones presentadas, según las contestaciones municipales, se debían estudiar posteriormente, a la hora de otorgar la licencia de obra, si bien entonces, otro técnico municipal "las desestima con el argumento de que estamos ante cuestiones de planeamiento".

También apuntan numerosas dudas sobre la tramitación de la modificación, subrayando a este respecto que se acogió a un articulado del PGOU concreto que permitía una mayor edificabilidad a la que permiten las normas con carácter general para centros educativos. Y para ello, se desprende del escrito, debían cumplir unos requisitos técnicos que, o no se justificaron en el expediente, o no se comprobaron como debieran, a juicio de los mencionados afectados. 

Edificio en cuestión durante su construcción

Pero asimismo, recalcan, se hizo mediante un procedimiento simplificado, por lo que se prescindió, por tanto, de la necesidad de un Estudio de Paisaje que sí se requirió en otros "numerosos" ejemplos similares. En este sentido, al haber usado este procedimiento, tampoco se hizo ningún Plan de Movilidad, y ningún Estudio Acústico ni sobre la afección en la visibilidad.

Licencia de obra

Por otra parte, se refiere el documento a la licencia de obra posterior a la modificación del plan. Es precisamente la solicitud de esta licencia la que da inicio al procedimiento. "La licencia se solicita en un momento en el que la legislación vigente (el PGOU) no permitía su concesión", denuncia, por lo que debería haberse denegado. Sin embargo, tampoco se cumplió la norma, insiste, puesto que la petición debería haber decaído a los tres meses como máximo, algo que no sólo no ocurrió, sino que se le otorgó este permiso "más de un año después de su solicitud y mientras llevaba a cabo la modificación del planeamiento de forma paralela".

"Anomalías" en la construcción

Más tarde, "durante la construcción se producen múltiples molestias y se detectan anomalías", explican ambas comunidades, referentes a cuestiones como la salida de humos, la instalación de sistemas de extracción de aires y de gran maquinaria, así como el cerramiento de una planta que en el proyecto se consideraba "terraza", por ejemplo.

Circunstancias, muchas de ellas que, tras una inspección municipal, corroboran los técnicos del Ayuntamiento, que emitieron un informe desfavorable en el que explican que muchas de las actuaciones realizadas no se correspondían con el proyecto presentado. Son numerosas las cuestiones que se deben corregir, a juicio de los técnicos. Entre ellas, se debe subsanar, por ejemplo, la instalación de aparatos de preparación industrial de alimentos que no están autorizados. No obstante, fuentes municipales señalaron a este diario que buena parte de las deficiencias manifestadas son subsanables.

Con todo, los afectados también han denunciado ante el consistorio que, desde el día que tuvo lugar la inauguración del aulario, en enero, "se viene utilizando el edificio tanto por personal docente como por alumnos, habiendo resultado el informe de inspección de primera ocupación desfavorable".

Edificio en funcionamiento. Foto: VP.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email