GRUPO PLAZA

minuto y resultado de la licitación, a 24 días de su final

Los festivales de la Generalitat frente a su futuro: quién quiere seguir, quién no y las dudas

Cinema Jove, Dansa València, Sagunt a Escena y La Granja podrían sufrir un relevo a principios de 2021

26/11/2020 - 

VALÈNCIA. El pasado viernes, el Institut Valencià de Cultura publicó, por fin, la licitación desde las que se cubrirán las direcciones de Cinema Jove, Dansa València, Sagunt a Escena y La Granja. Un procedimiento que adelantó el pasado mes de julio Culturplaza. Finalmente, el IVC ha optado por externalizar mediante una licitación por lotes, de libre concurrencia, al que se podrán presentar tanto personas como empresas, en vez de funcionarializar el puesto. Las direcciones tendrán un término de dos años, prorrogables a otros dos. Cada uno de los proyectos licitados vive una realidad diferente, y el concurso estará muy determinado por cada uno de estos contextos.

Uno de los casos con más claros es Cinema Jove, al que este proceso pondrá fin a tres ediciones hechas a destajo por diferentes trabas burocráticas que no han permitido una dirección regular ni un proyecto a desarrollar. Carlos Madrid, que ha sido el responsable de la programación durante este impasse, después de la dirección de Rafa Maluenda durante 17 años, se ha presentado a diferentes procesos y ha encadenado contratos de naturaleza diversa. Tanto en una entrevista en mayo a este diario como el pasado martes, en la presentación de la 35º edición del festival, Madrid ya anunció que quiere continuar a cargo de este y se presentará al concurso.

En la posición contraria se encontraría Sagunt a Escena, que casi con total seguridad sufrirá un relevo tras cinco años bajo el mando de Juan Vicente Martínez Luciano. La dirección se eligió sin concurso, a través de un convenio con la Universitat de València, que era quién le abonaba el sueldo al profesor por los servicios prestados al festival. Martínez Luciano ya expresó, también en una entrevista a Culturplaza, que dudaba que le apeteciera presentarse a un concurso: “Así que, para empezar, me gustaría esperar a ver cuál es mi estado de ánimo y mi estado físico cuando acabe el festival. A partir de ahí, ver las condiciones de las que estamos hablando, sobre todo si se está hablando de un concurso.  Yo soy un funcionario, profesor de la Universidad de Valencia, y quizá las propias condiciones del concurso me impidan presentarme... Suponiendo que me interesara presentarme”.

En una situación similar se encontraría el proyecto de La Granja que, formalmente, no ha tenido dirección en ningún momento. El IVC encargó a Mónica Pérez Blanquer un proyecto piloto a desarrollar durante un año, de manera que el centro se activara mientras se licitaba su dirección. Fue el pasado mes de marzo cuando Pérez Blanquer presentó finalmente el documento, aunque finalmente solo se ha puesto en marcha una de sus iniciativas: GOL (Grupo de Observación para la práctica artística Local), un proyecto de pensamiento contemporáneo en el que reflexionar sobre cómo se ve el sector de las artes escénicas a sí mismo, intentando encontrar mecanismos de participación para generar gobernanzas compartidas dentro de la institución pública. Preguntada por este diario, Pérez Blanquer no ha sabido especificar su decisión de presentarse o no, pero se encontraría -como Martínez Luciano- en una situación de incompatibilidad por su puesto en la Escuela Superior de Arte Dramático de València.

Finalmente, Dansa València, que aún acaba de clausurar su última edición, es el único festival con una dirección resuelta tras un concurso anterior. Mar Jiménez fue la persona que salió elegida según el Código de Buenas Prácticas en la Cultura Valenciana que se presentó en 2015, con un jurado mixto, profesional e institucional. El contrato, por tres años prorrogables, finaliza justo antes de que se ponga en marcha la nueva edición, prevista para la primavera de 2021. También preguntada por este diario, Jiménez no se ha atrevido a adelantar su posible candidatura (o no) al puesto, y tan solo responde que “leerá atentamente los pliegos”.

Con todo esto, quedan 24 días para que se cierre la admisión de candidaturas. Abel Guarinos expresó su voluntad de que: “sea un concurso donde se puedan presentar varios proyectos y pueda haber competición para tener las mejores propuestas posibles”. Al ser una licitación y no un concurso para un puesto público, también se pueden presentar empresas. Desde Cultura, señalaron a este diario que pretenden que el procedimiento se resuelva “a principios de 2021”, por lo que la mayoría de festivales sufrirán un proceso de transición durante el año que viene.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email