GRUPO PLAZA

EN EL AÑO DE LA COVID-19 llegaron 5.043 personas más de las que se fueron

Un lugar donde quedarse: las salidas a otras CCAA caen en la Comunitat a su nivel más bajo en 2020

Foto: ÁLEX ZEA/EP
27/06/2021 - 

VALÈNCIA. Los habitantes de otras autonomías que decidieron instalarse en la Comunitat volvieron a superar en número, una vez más, a quienes salieron del territorio valenciano hacia otras latitudes del país. Es un escenario que se repite por quinto año consecutivo y que en 2020, en el contexto de la pandemia del coronavirus, arrojó además un saldo migratorio interior de 5.043 personas, el mayor en más de una década. Pero en esta ocasión, no obstante, ello no se debe a un aumento de los retornos o de los cambios de residencia, sino más bien al desplome de la emigración.

Así lo constata la última estadística de migraciones publicada por el INE esta misma semana, en la que se observa cómo el número de residentes que cambiaron la Comunitat por otra región en 2020, unos 25.8621, es el más reducido desde el inicio de la serie en 2008. A su vez, las llegadas a territorio valenciano se situaron por debajo de lo registrado en 2019, lo que evidencia que, pese a las nuevas rutinas profesionales y personales generadas debido a la pandemia, no se produjo un trasvase masivo de habitantes entre comunidades para largos periodos de tiempo. Solo en cinco autonomías, como son Asturias, Cantabria, Galicia y las dos Castillas, se instalaron más personas que en el año precedente.

En este sentido, el propio Instituto Nacional de Estadística reconoce que las restricciones de movilidad han debilitado los flujos migratorios en 2020, tanto exteriores como entre regiones. Algo que podría no haberse reflejado de igual manera dentro de las propias autonomías, ya que en otra de las recientes publicaciones del INE, en la que se analizan las variaciones residenciales, se aprecia cómo las grandes capitales de la Comunitat, como València, perdieron habitantes mientras los municipios de su periferia, como Torrent o Bétera, los ganaron.

En cualquier caso, el balance migratorio de la Comunitat respecto al resto de autonomías solo fue mejorado en 2020 por Castilla - La Mancha (que registró un saldo de 8.752 personas) y se intensificó sobre todo en los últimos seis meses del año. Fue entonces cuando se reactivaron las llegadas, que alcanzaron su máximo nivel tras los meses de estricto confinamiento, mientras que las salidas a otras regiones se produjeron al mismo ritmo que en el último semestre de los ejercicios anteriores y sin incrementos destacados. Así, la Comunitat cerró un saldo migratorio interior de 3.300 personas en la segunda mitad de 2020, casi el doble de lo registrado en el primer semestre.

Por su parte, y al contrario de lo que ocurría en el último lustro, Castellón no fue en 2020 la provincia valenciana con menor saldo migratorio interior de la Comunitat, sino la primera con casi 2.300 personas por delante de Alicante (1.756). Y Valencia, que en los tres últimos años se había erigido como la que más población de otras autonomías atraía, se convirtió en la que poseía el balance menos elevado, aunque igualmente positivo.

Más de 71.000 personas abandonaron Madrid

Pero si el volumen de personas que abandonó la Comunitat fue el más reducido de la serie en 2020, justo el efecto contrario se produjo en la Comunidad de Madrid, una región que dejaron atrás más de 71.000 personas. Se trata de un registro que no se observaba desde los primeros años de la crisis económica, y que condujo a Madrid hacia un saldo migratorio negativo de más de 21.000 personas, el mayor desde el inicio de la serie en 2008. Una situación similar a la que se observa en la provincia de Barcelona, donde el balance interior se saldó con una pérdida de casi 16.300 personas.

Las salidas de autonomías como la madrileña también podrían haber producido otros acontecimientos destacados en materia de movilidad entre regiones, como el hecho de que Extremadura, donde las nuevas llegadas no superaban al número de personas que decidía marcharse desde 2010, obtuviera un saldo migratorio positivo en 282 personas. Este cambio de tendencia se aprecia también en otras regiones, como Asturias o Castilla – La Mancha.

La población de la Comunitat crece un 0,33 %

El buen balance de la migración interautonómica en la Comunitat Valenciana y sobre todo las llegadas desde el extranjero contribuyeron a que la población creciera un año más en territorio valenciano, pese a la baja natalidad y la elevada mortalidad de 2020. De hecho, la Comunitat fue la cuarta autonomía donde más creció la población el año pasado, solo por detrás de Baleares, Murcia y Canarias.

A nivel estatal, la población residente en España aumentó en 61.609 personas y se situó en 47.394.223. Con este crecimiento, positivo por quinto año consecutivo, se alcanza un nuevo máximo histórico desde el comienzo de la serie. Un resultado que se logra por el incremento de la población de nacionalidad extranjera, ya que la de nacionalidad española se redujo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email