Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Tradición

Milán

Santi Illescas

Paso muchos días por la puerta de Milán antes de que abra, a la hora en que la cocina lleva un rato trabajando y por entre las rendijas de las ventanas se cuela el olor de unas pochas con almejas cocinadas a fuego lento, el aroma de la pierna de cordero o el de ese potaje con manitas que es gloria bendita. Todos esos efluvios me desarman cada vez que paso por la puerta. Si los aromas de la cocina nutrieran, Milán podría alimentar a toda una nación. La familia Illescas ha construido un templo (o el templo) de la cuchara. Solo emplean la mejor materia prima en este restaurante old school donde el amor por las cosas bien hechas de los hermanos y la personalidad de Santi en la sala hacen de este un lugar cálido.


¿Qué puedo encontrar?

  • Producto

  • Vinos

¿Qué pido?

El plato de cuchara del día.