GRUPO PLAZA

dos grupos de los seis de 2º de bachillerato consiguen la presencialidad completa

La solución de las clases 'online' en el Luis Vives choca con la negativa de algunos profesores

19/11/2020 - 

VALÈNCIA. El equipo directivo del IES Luis Vives ha ofrecido una solución al alumnado de 2º de Bachillerato ante las protestas por recibir menos temario que el estudiantado de otros institutos, debido al sistema de alternancia implantado en el curso a causa de la crisis sanitaria y el elevado número de matriculados -más de 180-. Un sistema que los jóvenes valoran como "una desigualdad" de cara a la realización de las pruebas EBAU y por el que exigen una presencialidad completa para poder ir al mismo ritmo que los alumnos del resto de centros que sí que pueden asistir todos los días a clase.

La solución de la dirección ha consistido en dotar a las aulas de cámaras para que el profesorado pueda impartir clases online a los alumnos y alumnas que no deben acudir ese día a su asignatura. No obstante, hay docentes que no llevan a cabo esta alternativa, ya que la decisión de realizar la docencia de forma telemática les corresponde en última instancia a ellos, según explican desde el instituto a Valencia Plaza.

De este modo, responsables del Luis Vives exponen que mientras algunos profesores sí que han optado por llevar a cabo la solución de la docencia online, otros la han rechazado. Esta última decisión supone una repetición durante dos días seguidos de la misma materia para los diferentes grupos que asisten al centro de manera alterna.

Alumno del IES Luis Vives durante la huelga de hace un mes. Foto: EVA MÁÑEZ

Una estudiante del curso -que prefiere preservar el anonimato- comenta a este periódico que no dar algunas clases telemáticas "no les afecta tanto", dado que considera que con ellas no se podrían consultar las dudas. "Lo único que resolvería el problema y nos pondría a todos en las mismas condiciones sería ir 100% presencial", aclara. Del mismo modo, un padre del curso expone que las cámaras "no son solución porque los medios son de poca calidad y difíciles de usar, además de que se usan o no a criterio del profesorado".

El problema de la presencialidad completa

Con la exigencia de la presencialidad completa, a finales de septiembre el estudiantado junto a las familias propusieron al equipo directivo la habilitación de otros espacios para poder asistir al centro todos los días. Unas propuestas que según el instituto eran "imposibles de asumir por cuestiones pedagógicas o de salubridad, o bien porque iban más allá de las competencias de la dirección y suponían problemas organizativos insalvables como la cesión de espacios por parte del Ayuntamiento". Asimismo, el IES remarca que la decisión de adoptar el sistema de semipresencialidad derivó del "elevado número" de grupos de Bachillerato -seis en primero y otros seis en segundo- con más de 180 alumnos en cada uno de ellos.

Así pues, las familias del alumnado elaboraron una propuesta bajo el nombre de Alternativa ET (Entre Totes) para aportar soluciones "sencillas y sin grandes cambios al centro" con el objetivo de garantizar la docencia completa a sus hijos o hijas a través de la redistribución de las aulas. Las propuestas presentadas a finales de octubre al equipo directivo se redactaron en función a la información recogida sobre las aulas y los diferentes horarios para, por ejemplo, analizar en qué espacios caben todos los alumnos y alumnas sin las particiones realizadas, según expuso ya el padre al respecto.

Sin embargo, la Alternativa ET fue denegada porque "las premisas de las cuales partía la propuesta eran erróneas y la capacidad que le atribuían a las aulas era incorrecta", dado que no se contaba con el espacio inutilizable "que es el que va desde la mesa del profesor a la pizarra", según explica la dirección.

Alumnas del IES Luis Vives durante la huelga de hace un mes. Foto: EVA MÁÑEZ

Ante la negativa, padres y madres declaran que están "seguros de que el alumnado sí que cabe" mediante una redistribución de las aulas y la habilitación de algunos espacios vacantes, por lo que acordaron con el centro acudir a medir las aulas. Finalmente, el equipo directivo optó por cancelar la solicitud después de haber mantenido una conversación telefónica con Inspección y ser informados de que las familias ya habían solicitado una reunión con Conselleria, como expone el IES. "Consideramos que ese el lugar adecuado para dirimir todas estas cuestiones", subraya el equipo directivo.

Las familias han elevado la reivindicación al ámbito judicial porque están "muy hartas de este tema" y de ver cómo sus hijos o hijas "pierden día a día docencia y obtienen peores resultados que antes". Por su parte, el centro asegura que si pudieran acoger a todos los alumnos y alumnas siguiendo las indicaciones de Conselleria lo harían "sin problema".

Dos grupos consiguen la presencialidad completa

Como respuesta a la demanda del Consejo Escolar para aumentar la presencialidad en las asignaturas de modalidad que fueran posibles, la dirección del Luis Vives decidió a principios de mes que los dos grupos de 2º de Bachillerato con menos número de alumnado asistieran todos los días al centro. El resto de grupos, por su parte, recuperan la presencialidad en las optativas en las que se puede mantener la distancia de seguridad.

La primera decisión es valorada por las familias como "un agravio comparativo y una desigualdad generada dentro del centro" con respecto a la parte restante del curso. Actualmente, el estudiantado se encuentra ya en la recta final del primer trimestre.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email