Buen producto

Pilsener

Manolo Haro

El Pilsener tiene el estigma de que cierta València ye-ye del nuevo milenio se arreó al placer entre sus muros. Pero oiga, dónde está el mal. Al Pilsener, claro, igual le da. De campos, carnes y mares, fieles al credo de dar producto fetén a cascoporro. En uno de esos días en que La Alameda se empapa tanto de sí misma que parece estar pidiendo que le pongan playa, acudir a su mesa es la mejor manera de sentirse realizado. Los Haro son marchantes del gusto, trasladado del caladero al morro del prójimo. Un oficio bello pero completamente ajeno a la adicción por lo nuevo. Esto va de placeres duraderos.


¿Qué puedo encontrar?

  • Arroz

  • Producto

¿Qué pido?

Chuletillas de lechal