X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la conselleria lo incluye como objetivo pero no da cifras

Sanidad deja sin presupuestar el rescate del Hospital de Dénia 

Foto: EVA MÁÑEZ
1/11/2018 - 

VALÈNCIA. La Generalitat Valenciana sigue a vueltas con la reversión a la gestión pública del departamento de salud de Dénia. Este miércoles el conseller de Hacienda, Vicent Soler, y la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, presentaban en rueda de prensa el proyecto de Presupuestos para 2019 en la que no alumbraron demasiado sobre el asunto tras varias preguntas de los periodistas. 

"Están previstas las contingencias que puede provocar la reversión", aseguraba el conseller de Hacienda sin más detalle. Con todo, la reversión no tiene una partida específica en los presupuestos. La Conselleria de Sanidad ha incluido un punto en el capítulo de gasto donde concreta que, en el caso de proceder a la reversión, "destinarán parte del presupuesto anual asignado a las liquidaciones de Dénia". 

Según explican fuentes del departamento de Ana Barceló, cuando hablan de liquidación se refieren al dinero que la Generalitat valenciana paga a la empresa concesionaria Marina Salud -participada por DKV (65%) y Ribera Salud (35%)- para la prestación sanitaria, lo que es conocido como la cápita -es una cantidad fija per cápita de la población de la comarca-. Esta cantidad anual es de 121 millones el año que viene y de ese total, aseguran, utilizarán lo necesario para realizar la reversión, en el caso de llevarse a cabo. 

Foto: MARGA FERRER

Soler recordaba en su intervención que la Generalitat paga un canon por el mantenimiento de los hospitales privatizados, que supone "mucho dinero", y precisaba que en estos momentos hay dos equipos que están estudiando "el diferencial" entre lo que puede costar la gestión directa y la gestión por concesiones. 

Sin embargo, de ese importe que la empresa concesionaria utiliza para hacer funcionar el hospital, la administración difícilmente podría detraer nada porque en caso de reversión tendría que pagar a la concesionaria -en su día se calculó que al menos 60 millones- y que mantener la actividad con esos 121 millones o probablemente con más fondos, al ser la gestión pública generalmente más barata que la privada. Además, en la hoja de ruta de la Conselleria en los presupuestos se compromete a construir el centro de salud de Pedreguer.

Valencia Plaza preguntó este miércoles tanto en la Conselleria de Hacienda como en la de Sanidad y no obtuvo más respuesta: el rescate se pagará con parte de esos 121 millones.

Varios escenarios

En este marco, el conseller apuntaba a varios escenarios. En primer lugar una "reversión pura y dura" que sea "pacífica", en contraposición del departamento de La Ribera, ya que el socio mayoritario tiene "ganas de vender". Otro podría ser adquirir las acciones del socio mayoritario, pero existen unas "connotaciones legales complicadas". Un tercer escenario sería que los dos socios pongan a disposición de la Generalitat sus acciones. En cuanto al coste, la Conselleria de Hacienda realizó un informe para determinar el precio que supondrá la compra de la empresa concesionaria y que no ha hecho público.

En el mes de septiembre, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunciaba en el Debate de Política General, por cuarta vez, que la intención era la revertir la gestión del hospital de la Marina Alta antes de terminar la legislatura. Un anuncio que ya hizo en el debate de 2016 y que repitió en el de 2017, sin que se hayan comunicado grandes cambios. El pasado mes de abril, con Carmen Montón aun como consellera de Sanidad Universal, Puig ya insistió en que abriría antes del verano "el proceso definitivo de negociación" con la concesionaria para resolver el contrato forma anticipada, pero hasta el momento no se han puesto avances sobre la mesa.

Foto: RAFA MOLINA

La fórmula recogida finalmente por el departamento de Ana Barceló no era la prevista en inicialmente. La Conselleria de Sanidad tenía previsto poner en marcha las liquidaciones anuales pendientes con las concesionarias de las cinco áreas de salud de gestión privada –Alzira, Torrevieja, Elx-Vinalopó, Dénia y Manises– y, en el caso de Dénia, afrontar con estos ingresos la reversión a modo de compensación, que según Sanidad ascendía a 107 millones. 

En el conjunto de la Conselleria de Sanidad, el presupuesto para 2019 se ha incrementado un 3,1% respecto a 2018. Como ya publicó este martes Valencia Plaza, fue la Conselleria de Igualdad la que ganó 150 millones de euros a costa de restarlos a última hora del presupuesto de Sanidad. No son pocas las circunstancias extra que tendrá el departamento de Barceló en la próxima legislatura. Por un lado está el posible personal subrogado en 2019, como el que presta el servicio de resonancias, que irá a la partida de gastos diversos. 

Otra de las cuestiones es el pago de servicios para los concursos que han finalizado, como los meses 'extra' que la UTE Erescanner Salud prestará en resonancias y los que quedaron desiertos en hemodiálisis. Estos se seguirán haciendo a través de enriquecimiento pero, teniendo en cuenta que son muchas más las facturas que se pagan a través de esta modalidad, el pleno del Consell también aprobaba este miércoles aplicar control financiero permanente en estos expedientes. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email